UGT y CCOO piden al Gobierno un subsidio extraordinario para los 550.000 desempleados sin derecho a prestación durante la crisis. Ambos sindicatos han confirmado que se está negociando la ayuda para proteger a las personas que han visto extinguido o suspendido su trabajo durante el estado de alarma.

La secretaria de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Social de UGT, Mari Carmen Barrera, ha confirmado que “en el seno del diálogo social hemos comenzado la negociación de un subsidio extraordinario para proteger a aquellas personas que bien han agotado su prestación durante la pandemia o habiendo quedado en desempleo no tenían derecho a prestación”.

Y es que Mari Carmen Barrera venía denunciando reiteradamente, desde el inicio de la crisis de la Covid-19, que “estas personas sufrían un agravio comparativo con los derechos reconocidos a las personas acogidas en ERTE, a quienes no se les exigía requisitos previos para el cobro de la prestación”.

Mari Carmen Barrera ha señalado que “es ahora cuando vamos a abordar la situación para este colectivo con una negociación que está aún en fase de propuesta y en la que no hay nada cerrado aún”.

La secretaria de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Social de UGT ha recordado que en el sindicato “no nos olvidamos de 1.600.000 personas, que estaban sin protección por desempleo antes del inicio de la crisis y que es absolutamente imprescindible abordar la negociación del sistema de protección por desempleo en nuestro país para que nadie quede sin protección. Ese es el verdadero objetivo de UGT, que todo el mundo tenga protección para que la salida de la crisis no deje a nadie atrás y nuestro país no pague una factura en términos de igualdad, como ya ocurrió en la crisis anterior”.

El secretario de Políticas Públicas y Protección Social de CCOO, Carlos Bravo, en declaraciones a los medios ha recordado que la prioridad de CCOO ha sido y es proteger a las personas que han visto extinguido o suspendido su trabajo durante el estado de alarma, evitar despidos y la destrucción de empleo en una situación tan dramática como la provocada por la pandemia. Y al mismo tiempo, proteger a las personas desempleadas que estaban consumiendo la prestación por desempleo sin posibilidad alguna de encontrar trabajo.

Para responder a esta situación, sindicatos y empresarios y Gobierno han acordado un abanico de medidas, como los ERTE, prorrogados hasta el 30 de septiembre, y ahora están procurando cerrar un nuevo acuerdo para permitir que las personas que han visto extinguida su relación laboral desde el 14 de marzo hasta el 30 de septiembre, reciban una prestación por desempleo adicional que permita compensar el periodo en el que han estado consumiendo desempleo sin posibilidad de encontrar trabajo.

“Esta medida, que beneficiará a 550.000 personas y a otras 150.000 más, de ellas el 75% mujeres, que verán mejoradas sus prestaciones por suspensión de contratos a tiempo parcial, se debe mantener hasta el 30 de septiembre y más allá, tanto para los ERE como para las personas que vean extinguir la prestación posteriormente, en la medida que no se recupere la normalidad en el mercado de trabajo”, afirma Carlos Bravo.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre