La Secretaria Confederal de UGT, Adela Carrió, y la responsable del Departamento Confederal del sindicato, Gemma Ramón, han presentado la Guía Sindical de la Discapacidad en el Empleo, coincidiendo con la celebración el día 3 de noviembre del Día Internacional de las Personas con Discapacidad.

Carrió ha destacado que “el empleo de las personas con discapacidad es una de las prioridades de nuestra acción sindical en las empresas y como interlocutores sociales, pues el empleo es un factor clave para la participación e inclusión social de este colectivo, especialmente para su desarrollo personal y profesional”. Ha señalado que este compromiso se recoge en el Manifiesto de la UGT con motivo de su 130 Aniversario.  Y en el ámbito del diálogo social, más concretamente en el ámbito del Acuerdo por el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) se recogen medidas específicas para promover la igualdad de trato y oportunidades y la contratación de las personas con discapacidad.

Sin embargo, más allá de que nadie ponga en duda que las personas con discapacidad tengan el derecho a acceder a un empleo en igualdad de condiciones, sin discriminaciones, y con los mismos derechos y las mismas oportunidades que el resto de las personas trabajadoras, lo cierto es que los datos constatan una realidad preocupante.

Persisten las discriminaciones en el ámbito laboral

Adela Carrió ha recordado algunos datos del INE relativos a 2017 (los últimos disponibles): hay un 1.860.600 personas, en edad laboral con certificado de discapacidad, el 6,2% de la población en edad de trabajar. De ellos el 57,5% son hombres y el 42,5% mujeres. La mayor parte se sitúan en edades comprendidas entre los 45 y 64 años, mientras que los menores de 25 años sólo representan el 5%. Por tipo de discapacidad, la más representativa es la física que sobrepasa al 44,8% del total.

“Más de la mitad de las personas con discapacidad son inactivas, sólo 1 de cada 4 personas está trabajando y cerca del 90% son contratos temporales”.

Datos que revelan que “las personas con discapacidad no están accediendo al empleo”, lo que hace que muchas de ellas sigan dependiendo económicamente de sus familias y de las ayudas sociales.

La negociación colectiva es fundamental

La Secretaria Confederal de UGT ha puesto en valor el trabajo del sindicato en las empresas para evitar las discriminaciones que sufren las personas con discapacidad y ha dicho que la Guía Sindical proporcionará “a nuestros delegados y delegadas las herramientas necesarias, para que en la negociación de los convenios colectivos se posibilite la incorporación de las personas con discapacidad, junto con el cumplimiento legal de la obligación de contratar a las personas con discapacidad en el empleo ordinario, la promoción en el trabajo y el mantenimiento del mismo, en caso de una discapacidad sobrevenida”. En este sentido, se han definido un conjunto de buenas prácticas y posibles cláusulas a tener en cuenta en la negociación colectiva.

Carrió ha precisado que es necesario “fomentar y establecer la igualdad de trato y no discriminación en las empresas, vigilar que no se genere desigualdad o se limiten los derechos laborales; asegurar que las condiciones de acceso al empleo, la promoción y ascensos se realicen en las mismas condiciones que el resto de las personas trabajadoras; implantar un marco equitativo donde se desarrolle la actividad laboral eliminando obstáculos y, garantizando la igualdad; e implementar acciones de información y sensibilización”.

Asimismo, ha defendido la necesidad de que se realicen los ajustes necesarios para mantener en el empleo a las personas con discapacidad, establecer mecanismos de quejas, promover un entorno de trabajo libre de estigmatizaciones y prevenir cualquier tipo de violencia y acoso en los centros de trabajo.

Replantearse las políticas de inclusión

Por su parte, Gemma Ramón, ha manifestado que, a la vista de los datos, “urge un replanteamiento global de todas las políticas de inclusión para garantizar el derecho de las personas con discapacidad”.  UGT pretende conseguir que las políticas atiendan las necesidades de las personas con discapacidad en todos los ámbitos.

Actualmente, la negociación colectiva y la acción sindical “son el único instrumento válido para combatir las desigualdades que se producen en el empleo, así como ejercer de función correctora a la hora de aplicar la legislación”, ha destacado.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

7 + nueve =