La Unión de Técnicos y Cuadros de UGT  (UTC-UGT) ha pedido que se acabe con los excesos del teletrabajo y también con las bondades que las empresas intentan transmitir a través de sus anuncios. Por eso se pregunta: ¿Quién asume los gastos derivados de esta forma organizativa de trabajo? Sin duda hasta ahora los trabajadores y trabajadores en sus casas.

Desde la UTC-UGT se reclama una regulación urgente, para que los convenios colectivos comiencen ya a normalizar sus condiciones laborales y también las compensaciones derivadas del mismo.

El teletrabajo ha demostrado ser un mal negocio para los trabajadores, no así para las empresas que han visto un aumento de la productividad y una reducción de los costes fijos.

Paula Ruiz, Coordinadora de la UTC-UGT, ha reivindicado que si el teletrabajo se impone, tras las restricciones de la Covid-19, este debe ser regulado mediante la negociación colectiva.

Los convenios colectivos correspondientes deben fijar compensaciones a los trabajadores, “ya sea una tarifa fija mensual o prorrateada, por la utilización del espacio por uso, conexión, energía, calefacción, limpieza y otros costos de mantenimiento” y, además, en el caso en el que la empresa no proporcionara el equipo de trabajo adecuado, reivindica “que el profesional tenga derecho al reembolso de los gastos asociados con el establecimiento del lugar de trabajo, incluyendo el coste de la compra de muebles, ordenadores o suministros de oficina, así como la posibilidad de deducción fiscal por los gastos de teletrabajo siempre y cuando éste se realice de manera permanente y con un máximo anual que se negocie en el convenio colectivo”.

La coordinadora de la UTC-UGT, exige que la negociación colectiva de los teletrabajadores recoja el derecho a la desconexión, al control horario y el pago de horas extras. “Estamos hablando de organización del trabajo no de una fórmula de conciliación”, ha señalado.

“No podemos permitir que los empresarios aprovechen la oportunidad para imponer el teletrabajo como medio para ahorrar en costes a cuenta de las trabajadoras y trabajadores, socavando sus condiciones de trabajo y vulnerando el derecho a la desconexión digital”, ha denunciado Paula Ruiz.

El mes pasado desde la UTC-UGT se publicó un sondeo en el que un 44,2% denunciaba un incremento de su jornada laboral no justificado, un 45,7% no tenía medios para registrar su jornada, como es preceptivo según el Real Decreto-ley 8/2019, de 8 de marzo. Además, el 31% ni tan siquiera tiene garantizado el derecho a la desconexión recogido en la Ley Orgánica de 3/2018 de 5 de diciembre de Protección de datos personales y garantía de los derechos digitales (LOPDGDD).

Por eso paula Ruiz ha pedido que “reflexionemos sobre las ventajas e inconvenientes de un modelo organizativo que está en punto de no retorno”.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre