La secretaria de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Social de UGT, Mari Carmen Barrera del sindicato se reúne con los grupos parlamentarios a los que ha solicitado que, a través de enmiendas, mejoren la regulación del Ingreso Mínimo Vital y les solicita a que apoyen sus propuestas y les recuerda que, a pesar de las mejoras, todavía hay medio millón de personas con derecho a esta prestación que quedan excluidas.

Y es que el Congreso de los Diputados aprobó en el momento de la convalidación del RDL 3/2021 su tramitación como Proyecto de Ley. Un RDL que incluye, además, el complemento para la reducción de la Brecha de Género o el Reconocimiento Covid como enfermedad profesional del personal sanitario.

Precisamente, los sindicatos han iniciado hoy una ronda de reuniones con los diferentes grupos parlamentarios para que recojan, a través de enmiendas, sus propuestas para enriquecer y mejorar este RDL3/2021 

Respecto al Ingreso Mínimo Vital, Mari Carmen Barrera destaca que, “aunque no renuncia a una futura revisión de este Ingreso con un carácter más estructural, es prioritario ahora impulsar una serie de reformas para mejorar el alcance de la prestación y su mejor integración en el sistema de protección social preexistente”.

Para mejorarlo, la secretaria de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Social de UGT propone: 

“Rebajar la edad de acceso a los 18 años”.

“Que se considere la situación de vulnerabilidad en el momento de la solicitud, en base a los ingresos declarados y que posteriormente se regularice la prestación en base a los ingresos realmente percibidos.  Se trata de ajustar esta prestación, de manera semejante y conforme a lo establecido por el Tribunal Supremo en otras prestaciones no contributivas del Sistema de Seguridad Social”.

“Poder acceder de manera automática desde las prestaciones de desempleo al IMV, siempre y cuando las personas hayan agotados todas las prestaciones de desempleo a las que tengan derecho y cumplan los requisitos del IMV”. 

“Garantizar la gestión pública directa respecto de la certificación de la situación de vulnerabilidad que determina el acceso a la prestación”.

No obstante, Mari Carmen Barrera advierte que, “a pesar de estas reformas prioritarias, el IMV presenta una serie de limitaciones que hace que sea incapaz de responder a situaciones de pobreza severa”.

La responsable de Políticas Sociales de UGT destacó que, “la renta garantizada por el IMV está 40 euros mensuales por debajo del umbral de pobreza severa”.

Además, “no incluye las deudas en el cálculo del patrimonio” y “deja fuera a los extranjeros, lo que contraviene la Carta Social Europea”.

Mari Carmen Barrera, destacada que “el IMV no calcula bien la renta real de las familias beneficiarias, dado que no se restan los gastos de alquiler, ni los intereses pagados a los bancos como consecuencia de préstamos para la adquisición de la vivienda habitual. Esto supone una importante desigualdad entre las personas que dispone de alojamiento y las que no, porque ambas reciben las mismas cuantías. Una situación que se agrava para las personas que tienen que pagar alquileres y/o créditos para la compra de vivienda. En este caso el IMV se convierte en una transferencia de rentas de la prestación de pobreza severa a los arrendadores y los bancos”.

“Todas estas cuestiones dan lugar a que en torno a medio millón de personas que deberían tener derecho al IMV quede excluido del mismo” les recordó a los diputados y diputadas presentes. 

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre