El coronavirus hace a la Generalitat reducir presupuesto para hacer frente a la Covid-19.

Información de calidad

En estos momentos se juntan dos sentimientos que hacen difícil la gestión en la televisión pública catalana: por un lado, la necesidad de mantenerse como altavoz de una corriente política y de una defensa de la lengua y la cultura catalana  y, por otro, la necesidad de adaptarse a una situación de emergencia sanitaria en la que los recursos van a ser más limitados. Las pérdidas en publicidad y los previsibles retoques en un presupuesto cada vez más reducido, ya que en el 2013 superaba los 265 millones y en el 2019 pasaba a los 230, complican la situación de TV3. Mantenerse como punta de lanza de la información y defensa del procés requiere presupuesto. Apostar por informacion de calidad y documentales como Las cloacas de interior supone una inversión para muchos necesaria y para otros un capricho separatista, pero lo que está claro es que ni el procés ni Cataluña serian lo mismo sin TV3.

El share anual de 2019 sitúa a TV3 a la cabeza en Cataluña con una cuota de pantalla del 18,4%, lo cual, en estos tiempos en los que las cadenas de televisión se han multiplicado de manera exponencial, es todo un logro. La siguiente televisión autonómica más vista es la televisión pública vasca EiTB con una cuota del 11% durante el 2019. Si nos vamos ya a otra televisión autonómica importante como Canal Sur nos encontramos con que sus menores aspiraciones nacionales se traducen en una menor cuota de pantalla que ronda el 8%. En cuanto a los presupuestos, EiTB gasta145 millones en informar y entretener a algo más de dos millones de habitantes; Canal Sur gasta 150 millones  para 8 millones y medio de habitantes y TV3, 230 millones con 7 millones y medio de habitantes. Habría que preguntarse si este mayor gasto en la televisión pública catalana le otorga una mayor cuota de pantalla o, es al revés y, el gasto es mayor porque hay una mayoría de la población que reclama una televisión pública íntegramente en catalán.

Hooligang del independentismo

La televisión pública catalana está sometida, constantemente, al severo escrutinio de una mentalidad nacional a la que le cuesta aceptar la existencia de los  medios de comunicación gestionados por las autonomías. Algo que para las nacionalidades históricas de nuestro país supone una pieza clave del desarrollo de su cultura, y de su realidad política, parece molestar  a aquellos que encuentran que este tipo de medios son un gasto superfluo. Las críticas hacia TV3 se han ido intensificando a medida que el procés iba ocupando más importancia dentro de la agenda mediática. De este modo, se acusaba al ente público de ponerse la camiseta de hooligang del independentismo mientras que, desde el ente público, defendían la necesidad de representar a una mayoría de catalanes que no podían ver reflejadas sus aspiraciones políticas en ninguna otra parte.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre