miércoles, 19enero, 2022
6.4 C
Seville

Tus ‘miraítas’… me están matando

Cruz Galdón
Escritora
- Publicidad -

análisis

Complot contra Donald Trump

Donald Trump, candidato en principio totalmente refractario a la disciplina de partido y devenido en la “bestia negra” del establishment acabó finalmente siendo elegido...

Los expertos advierten a Sánchez de que gripalizar la pandemia es «un craso error»

Hace apenas una semana, Pedro Sánchez apostaba por “gripalizar” la pandemia, un feo palabro que ni siquiera se encuentra en el diccionario de la...

El Repaso del 18 de enero: situación de los bloques EEUU-UE y Rusia, la gestión de los recursos naturales y los partidos políticos

En El Repaso de hoy hemos analizado la situación actual de los bloques de Estados Unidos, Europa y Rusia, en una tensión creciente que...

Putin, el delirante megalómano que amenaza la paz mundial

Cada época de crisis y descomposición tiene a un personaje siniestro como gran protagonista. Napoleón se alzó al poder cuando el sueño de la...
- Publicidad -
- Publicidad-

Mirar fugazmente, de lado, de soslayo para no ser visto. O mirar fijamente agudizando la vista y barriendo con los ojos. Miradas que arponean, que hechizan, que comen en cada parpadeo. Miradas que se despiden, que esquivan y eluden, que hacen bajar los párpados hasta que la luz desaparece. Miradas que, como en una película, se pierden en el recuerdo de quienes fueron o estuvieron. Y miradas huecas, austeras, llenas de ira o rencor que atraviesan como un puñal afilado, hincándose hasta el esqueleto.

Quién al pasar por delante de un grupo de personas no ha dejado volar el pensamiento hacia espacios que nadie ve. Quién no ha pensado alguna vez: «¿Y si doy un traspiés?» Da igual, pues quién tropieza y no cae, adelanta camino. O «y ahora qué hago si está Fulanito/Cetanita que tanto me gusta», debo sacar pecho con pasitos cortos para que las inseguridades no desdibujen lo que se desea ver en la mirada del otro. O bien, «justo ahora que no me arreglé me encuentro contigo cuando mi lema es antes muerta que sencilla». Miradas que según qué casos, nos ponen inquietos y aceleran el corazón.

Esas miradas que ahora se pegan a la pantalla del móvil sin despegar el cuello hacia el cielo, ese lugar tan bello que nos hace soñar. Más ciegos que un topo, ignorando lo que pasa a nuestro alrededor se deja pasar la vida, no se aprecian las emociones y de puntillas, se pisan los días. ¿Dónde quedaron las tardes de domingo cuando con amigos o nuestros padres nos sentábamos en un banco de la plaza o de un parque y disfrutábamos viendo a todo tipo de viandantes que, osados en sus conversaciones o juegos, deleitaban los tiempos callados? 

Son inmensas esas tardes de sol otoñales cuando al saborear una taza de café en un rincón apartado del bar de siempre, se observan esas miraítas de desconocidos que sin hablar se dicen cosas tales como:  «Si me dejaras te comería esa boquita» o «para y detén tus ojazos en mi», emociones que sin ser propias se insertan en los sentidos deseando ser respondidas. Me enervan esas miradas quietas e inexpresivas de dúos que únicamente sonríen a sus móviles.

Me gustan tus ojos cuando sonríes, cuando los guiñas por rozarlos el sol; me gustan tus miradas perdidas en pensamientos tan intensos que te hacen perder la noción de tiempo y espacio; me gusta ese brillo acuoso cuando la emoción te inunda o cuando brillan en el fragor del deseo. 

Échame una de tus miraítas y siente qué siento por dentro. 

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

2 Comentarios

  1. Si no me miras, mueren mis afanes. Si no te veo la tristeza me domina. Y, viceversa claro. Aunque se que algunos, pocos, no se percaten de la sutil -no tanto – diferencia entre mirar y ver.
    Mirar como se debe, es hacer que te vean como quieres logrando así, que en ese primer encuentro, el projimo te mire como vos, yo y todos, necesitamos que lo hagan. Cruz, la contundencia de tu prosa, profunda pero sencilla a un tiempo, permite que los ojos que te leen amplíen su perspectiva visual. Un abrazo grande, pequeña escritora.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

00:00:21

Ayuso: “El gran hospital de Madrid está en los domicilios de los madrileños”

“El gran hospital de Madrid está en los domicilios de los madrileños”. Esa ha sido la frase que ha delatado a la presidenta de...

Sánchez Galán niega tajantemente el espionaje a Florentino Pérez y afirma que él fue el espiado

Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola, ha asegurado de manera tajante hoy en su declaración ante el juez instructor del caso 'Tándem',...

Deportistas y atletas que dejaron de serlo

La deportación de Novak Djokovic es el símbolo de la presión a la que se está sometiendo a la sociedad, y especialmente a los...

Javier Corpa: «Estamos hartos del pasotismo de Ayuso»

Javier Corpa, alcalde de la localidad madrileña de San Fernando de Henares, ha vuelto a denunciar hoy la grave situación generada por la Línea...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

00:00:21

Ayuso: “El gran hospital de Madrid está en los domicilios de los madrileños”

“El gran hospital de Madrid está en los domicilios de los madrileños”. Esa ha sido la frase que ha delatado a la presidenta de...

Sánchez Galán niega tajantemente el espionaje a Florentino Pérez y afirma que él fue el espiado

Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola, ha asegurado de manera tajante hoy en su declaración ante el juez instructor del caso 'Tándem',...

Deportistas y atletas que dejaron de serlo

La deportación de Novak Djokovic es el símbolo de la presión a la que se está sometiendo a la sociedad, y especialmente a los...

Javier Corpa: «Estamos hartos del pasotismo de Ayuso»

Javier Corpa, alcalde de la localidad madrileña de San Fernando de Henares, ha vuelto a denunciar hoy la grave situación generada por la Línea...