El Tribunal Supremo retomó esta mañana las sesiones del juicio a los acusados por el ‘procés’. El siguiente en prestar declaración ha sido el ex conseller de Presidencia, Jordi Turull, a quien se imputa organizar la logística para poder celebrar el referéndum de autodeterminación del 1-O. Turull aseguró que desde algunos sectores del Estado se ha faltado al respeto a Cataluña. “Los ciudadanos catalanes no son ovejas, la gente tiene criterio. Estamos en el siglo XXI. En Cataluña, se sea independentista o no independentista, de extrema derecha o de extrema izquierda, la gente es libre. Se habla sin conocer a la gente y se desconoce lo que es Cataluña y el movimiento independentista”, aseveró. Turull trató de convencer al tribunal de que la mayoría de los catalanes está a favor de una consulta sobre su futuro político. Para la Fiscalía, sin embargo, hubo una concertación para emprender una vía ilegal, delictiva. “El movimiento incluía a más de 4.000 asociaciones, había partidos políticos, ayuntamientos, entidades juveniles, las cuatro diputaciones provinciales; había una concertación que salió del Parlament de Cataluña a través del diálogo y el acuerdo y que expresa a través de las urnas cuál debe ser el futuro de Cataluña”.

Para Turull, el movimiento independentista va de “abajo arriba” y luego hay partidos políticos que tratan de dar una “salida pacífica” al conflicto, aseguró. “¿Pero las resoluciones de desconexión salidas del Parlamento catalán eran una hoja de ruta hacia la vía unilateral?, insistió el fiscal. “Nuestro partido se llamaba Junts Pel Sí a la independencia, nos presentamos así a las elecciones; Juntos para el Sí. No éramos Juntos porque sí. No es una anormalidad hacer por la vía pacífica aquello a lo que nos comprometimos con la gente”, alegó.

Turull recordó que el Congreso de los Diputados “despenalizó convocar referéndums porque no tiene la competencia para ello y porque no existe un reproche penal desde 2005”. Según el exconseller, el Gobierno del Estado ha incumplido más de 25 sentencias del Tribunal Constitucional, como en el traspaso de las competencias del 0,7 por ciento. “Sistemáticamente las ha incumplido, cada día el Gobierno español incumple todas las sentencias del TC y de la Constitución y aquí no pasa nada. Y por incumplir un auto, no una sentencia, un auto, ya llevo más de un año en prisión. Y luego dirán que no nos persiguen por nuestras ideas. No, no, ya lo veo…”, dijo Turull.

El fiscal hizo hincapié en las reuniones que se mantuvieron en los meses previos al 1-O para trazar la supuesta hoja de ruta hacia la independencia. “El señor Rull dará todas las explicaciones sobre quién estaba y quién no estaba en aquellas reuniones, no querría tirar de memoria, no lo podría recordar con exactitud, él lo explicará”, puntualizó.

Manuel Marchena, presidente de la Sala, llamó la atención a Turull en varias ocasiones: “No aproveche para hacer juicios de valor sobre las preguntas del fiscal, sobre el escrito de acusación, sobre la mesura, la desmesura, las noticias de prensa… Usted puede rechazar la pregunta, contestar o no, pero no haga juicios de valor sobre lo que le parece el escrito del fiscal”.

Turull declaró que no conoce la agenda Moleskine de Josep Maria Jove, secretario general de Vicepresidencia, Economía y Hacienda, que fue requisada por la Guardia Civil y donde supuestamente se recogen, a modo de diario, los contactos y reuniones de la hoja de ruta, ni tampoco el documento Enfocats, donde se trazan las líneas maestras del independentismo. “La Generalitat siempre ha buscado el acuerdo, la negociación. Niego que hubiera una estrategia de conflictividad. Como decía Machado, antes de hablar hay que escuchar”, alegó.

Sobre los informes de la Guardia Civil asegura que le ha hecho “mucha gracia” porque se habla de una reunión bautizada como El último intento donde supuestamente los líderes independentistas decidieron dar el paso definitivo hacia la desconexión con el Estado español. “Si el 7 de enero no había investidura el 9 habría elecciones. ¿Qué tiene que hacer un político? Que su candidato sea investido?” El fiscal está convencido de que en otra reunión los líderes soberanistas acordaron ir a la vía unilateral en junio de 2016. “No se debió decidir eso porque al cabo de un mes el president dijo ‘referéndum o referéndum’ pactado con el Estado. Yo fui a muchísimas reuniones y se apostó por el referéndum. Desmiento que en junio de 2016 se apostara por la vía unilateral”. “Y en caso de no llegar al pacto con el Estado, ¿se iría a esa vía unilateral?”, persistió el fiscal. “Yo estaba preocupado por la estabilidad parlamentaria. La CUP nos había tumbado los presupuestos, se había agotado el acuerdo de legislatura. Mi tarea en el Parlament era no perder votaciones”, añadió Turull.

Otra cuestión espinosa es si se decidió que la policía autonómica catalana se pusiese al servicio del ‘procés’. Turull lo niega. “El president siempre dijo que la policía cumpliría con su tarea y con la legalidad y las decisiones judiciales. Cumplirían con su deber. ¿Sabe usted lo que costó conseguir que los Mossos fuesen policía judicial? Nunca estuve en una reunión que se hablase de los mossos d’Esquadra”, concluyó. Además, Turull negó que se destinaran fondos públicos al 1-O. “Ni un euro se gastó en el referéndum”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

3 Comentarios

  1. en un país un poco más serio éste y toda su banda estarían en prisión a menos 30 años y en otro país estarian a 2 metros bajo el suelo.

  2. No estoy en contra de lo ocurrido en Cataluña por los hechos acaecidos con las elecciones independientista que ahora se están juzgando, pero veo que hay en las declaraciones de los investigados un cierto “canguelo en parlar catala” sus alegatos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

quince − cuatro =