Apoyar el movimiento independentista Catalán me costó un trabajo, me echaron por apoyarlo teniendo un hijo de dos años en ese entonces , justamente después del referéndum del 1 de octubre del 2017 y no solamente ello. También me costó el divorcio, perder amigos y ganar amigos.

A día de hoy mantengo mi voluntad de seguir apoyando el movimiento catalán independentista, a pesar que muchas personas , incluidas de mi más próximo entorno familiar siempre me dicen :

– Pero tú qué ganas con esto!
– Ese estúpido proceso te importa más que tus propios hijos!

Estas son las frases más suaves que puedo escribir.

Y es que cuando perdiste todo ya no tienes miedo a nada.

Ayer tuve la experiencia de participar en la cobertura de la toma del Aeropuerto el Prat Josep Tarradellas . Fue emotivo, impactante, difícil de describir todas las emociones que logras sentir.
Quizás esa pasión por informar, la fotografía y filmación de eventos importantes, es herencia de mi padre quien fue un periodista reconocido en Perú de un diario importante en su momento.

Recuerdo que a la edad de 17/18 años me ofrecieron la oportunidad de ser auxiliar de cámara para un medio informativo importante en Perú y al decírtelo a mi padre, se negó rotundamente ya que al ser menor de edad necesitaba su autorización. Me dijo, estudia.

Momento que un grupo de manifestantes lleva un herido hacia la columna de los Mossos y estos no le permiten el paso para recibir asistencia sanitaria.

La única manera de dar cobertura a los eventos iniciados el día de ayer con el Tsunami Democrático son nuestros móviles y las redes sociales dada la inacción de la mayoría de medios de prensa españoles. Así llamaremos la atención de agencias de noticias internacionales.

Depende de nosotros se sepa lo que sucede en Cataluña.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorMarlaska investiga a Tsunami Democràtic
Artículo siguienteHacia la sexta extinción
Prácticamente soy un parado de larga duración, hace poco saliendo de una entrevista escuché decir, cerca a los 50 años están para el desguace. Pero aquí estoy sigo luchando y me siento como un chaval de 20 años mirando el futuro de una república catalana con optimismo y paciencia. Ahora con nuestro segundo hijo de 4 años y el primero de 20 años , quiero para ellos un buen futuro y que vivan en un país con futuro.

1 Comentario

  1. Gracias Víctor, mientras existan personas como tú nos queda un resquicio para la esperanza de que algo pueda cambiar en esta IBEXcracia y que se logre dar algún paso, por pequeño que sea, hacia la democracia y la libertad. Y gracias a los catalanes a quienes teme principalmente la monarquía borbónica. Sí, se puede.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × uno =