Donald Trump y una parte de sus aliados políticos está preparando el terreno, a través de una estrategia de relaciones públicas, para iniciar una confrontación bélica contra Irán sin el consentimiento explícito del Congreso, algo que está obligado por ley.

Para ello, los asesores principales del presidente —entre ellos el belicista John Bolton quien, tal y como informó Diario16 en 2018, solicitó un informe al Pentágono sobre una posible intervención militar contra el régimen iraní—  pretenden utilizar la ley que se usó, en exclusiva, por parte de la Administración de George W. Bush para iniciar la invasión de Afganistán en el año 2001 tras el 11S.

La semana pasada, el asesor de seguridad nacional de Trump, John Bolton, advirtió a Irán de que «estarían cometiendo un gran error» si dudaran de que Trump no era capaz de iniciar un  conflicto armado. Por su parte, el secretario interino de Defensa, Patrick Shanahan anunció que Estados Unidos había desplegado 1.000 soldados adicionales en la región para “propósitos defensivos”. Además, el secretario de Estado, Mike Pompeo viajó a Tampa para reunirse con altos cargos militares con la finalidad de discutir sobre cuestiones relacionadas con la seguridad en el Golfo Pérsico y recibir un reporte de las operaciones que ya están en marcha.

Esta escalada de las acciones contra Irán ha encendido las alarmas en los demócratas y en buena parte de los republicanos, sobre todo tras las declaraciones de los asesores de Trump sobre su «legitimidad» para saltarse la autoridad del Congreso. De momento, estos movimientos sólo tienen el amparo de senadores y congresistas proclives a cualquier acción de guerra como, por ejemplo, Tom Cotton, senador republicano por Arkansas, quien es partidario de una invasión a Irán inmediata y de la autorización presidencial de esa acción bélica sin la autorización de la Cámara de Representantes. Esta actitud ha generado el enfrentamiento con, por ejemplo, la senadora también republicana Lisa Murkowski quien cree que la legitimidad de estas acciones tiene que ser discutidas en el Senado.

Los demócratas, por su parte, se han mostrado absolutamente contrarios a esta estrategia y a iniciar un conflicto bélico con Irán. La presidenta de la Cámara de Representantes, Nanci Pelosi, ha afirmado que «no pueden llamar a la autorización, AUMF, la autorización para el uso de la fuerza militar que fue aprobada en 2001, como cualquier autorización para atacar Oriente Medio».

¿Se atreverá Trump a iniciar una guerra contra Irán sin la autorización del Congreso? Todo dependerá de lo que sus asesores belicistas le dicten y de lo que necesite una guerra para desviar la atención respecto a sus problemas con la investigación sobre la intrusión rusa en las elecciones de 2016 y sobre sus declaraciones de impuestos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Siempre preparando nuevos asesinatos. Europa no debe estar con los criminales que crean guerras. Ilegales? el crimen no necesita legalidades, se bastan con sus armas de destrucción masiva. Iraq no tenia armas de destrucción masiva y fue «barrido» por el terrorismo americano. Corea del norte vivirá mientras tanga armas que amenacen el mundo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 + quince =