Las difusas conclusiones del informe Mueller sobre la responsabilidad de Donald Trump en la intrusión rusa en las elecciones de 2016 han dado pie a interpretaciones que han servido para que el presidente y si equipo se lanzara a una lluvia de mensajes en redes sociales, sobre todo en Twitter, que podrían exponerle a una acusación por intimidación de testigos, obstrucción a la Justicia e, incluso, por impedir una investigación del Congreso.

Una serie de ataques verbales contra Don McGahn, un ex abogado de la Casa Blanca y testigo clave de Mueller, generó mucha controversia, a la vez de que corrieron rumores de que el equipo de Trump estaba intentando hacerse con la documentación y el testimonio del ex letrado. Según uno de los abogados defensores de Richard Nixon: «Esto es arriesgado. Me parece sorprendente porque está tomando estas fotos a los testigos que le dieron información a Mueller, y creo que debería tener cuidado porque hay un estatuto federal explícito que castiga las represalias contra los testigos».

Trump ignoró el consejo de sus abogados y respecto a sus mensajes en Twitter sobre la investigación. Hubo muchas discusiones en la Casa Blanca sobre este tema entre los principales asesores de la Casa Blanca y el propio director del FBI. El propio autor del informe, Robert Mueller, dejó claro que esas declaraciones en redes sociales podrían utilizarse como prueba para la apertura de un procedimiento penal. Sin embargo, el presidente no ha hecho ni caso.

Donald Trump ha tuiteado sobre la investigación de Rusia más de 50 veces desde la publicación de una versión redactada del informe Mueller. Los ataques de los últimos días se han vuelto enérgicos contra McGahn, a quien se menciona más de 500 veces en el informe de Mueller y que emitió testimonios dañinos sobre los intentos de Trump de cerrar la investigación de Rusia. La Casa Blanca señaló el jueves que invocarían el privilegio ejecutivo para bloquear la citación de los demócratas a favor de McGahn, y el presidente Jerry Nadler respondió que la medida «representa un acto más de obstrucción por parte de una Administración desesperada para evitar que el público hable de ello».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 − dos =