Durante la tarde de ayer los medios de comunicación de todo el mundo, Diario16 incluido, hicieron pública la noticia sobre que el estado de salud de Donald Trump era «preocupante». Fue el pool de prensa de la Casa Blanca quien transmitió la noticia, cuya fuente era, nada más y nada menos, el jefe de gabinete, de la que se hizo eco todo el mundo.

Ante la avalancha de reacciones que surgieron, Donald Trump se vio obligado a publicar un vídeo para hacer ver que su estado de salud no era tan preocupante, pero sí que admitió que las próximas 48 horas serán clave para determinar su evolución.

En el vídeo, Trump, sentado ante una mesa, ha asegurado que regresará pronto y ha justificado su ingreso en el hospital. «No tenía elección. Me dieron la opción de quedarme en la Casa Blanca: enciérrese allí, no vaya siquiera al Despacho Oval. Quédese arriba y disfrute. Pero no puedo hacer eso, debo estar al frente. Esto es Estados Unidos, este es el país más poderoso del mundo. No puedo encerrarme en una habitación, quedarme seguro y decir: ‘Que pase lo que tenga que pasar’. Debemos afrontar problemas, un líder debe afrontar problemas».

El parte que dio el médico de Trump ante las puertas de hospital ya generó dudas y aumentó la suspicacia sobre el estado de salud del presidente, puesto que el doctor Sean Conley afirmó que aún era pronto para determinar la evolución, puesto que «estamos sólo a 72 horas del diagnóstico». Esto indica que el positivo de Trump fue confirmado el miércoles, tras el debate con Joe Biden. Ese día, por ejemplo, el presidente estuvo en Minnesota en un gran mitin y el jueves un acto con donantes.

Por otro lado, New York Times y AP, publicaron que el traslado de Trump al hospital se produjo a causa de los problemas respiratorios que sufrió el viernes, hecho que obligó a que le tuvieran que poner oxígeno.

¿Qué está pasando en realidad?

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre