El Gobierno de Donald Trump derogará en agosto las protecciones contra la discriminación para las personas LGTBQ en referencia a la atención médica. Esta decisión condicionará gravemente todo lo relacionado con los procedimientos quirúrgicos para el cambio de sexo.

La ley estableció claramente que es ilegal la discriminación por raza, origen nacional, sexo, edad o discapacidad. Durante la Administración Obama se incluyó una norma adicional en las que se precisó que las protecciones respecto al sexo abarcaban también a aquellas basadas en la identidad sexual. Esto es lo que va a derogar Donald Trump, lo que implica claramente una vuelta a los argumentos creacionistas basados en el género biológico.

En un momento de extrema debilidad del presidente, Trump se quiere reconciliar con el ala más fundamentalista del Partido Republicano y con los estados más cercanos a la extrema derecha o al supremacismo religioso y racial con medidas que recortan derechos civiles a las personas que esos colectivos ultrarreligiosos consideran contrarios a la Biblia.

La guerra de Trump contra el colectivo de personas trans viene de lejos. Hay que recordar cómo, según un documento del Departamento de Justicia, se clasificaba a estas personas dentro de la categoría de animales, puesto que se les negaron sus derechos civiles respecto a la discriminación laboral.

Trump, además, tuvo la irreverencia de anunciar estos cambios legales en el aniversario de la matanza del club gay Pulse, donde un descerebrado radical asesinó de manera indiscriminada a 49 personas.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. Este artículo lo argumentan en la siguiente norma: “La ley estableció claramente que es ilegal la discriminación por raza, origen nacional, sexo, edad o discapacidad.” Me parece muy bien, pero es que entonces en EEUU estarían discriminados todos: blancos, negros, mujeres, trans, etc. porque realmente allí o tienes un seguro o te quedas en la calle. De hecho, un seguro de cambio de sexo casi nadie lo puede pagar. Por lo tanto, me parece un artículo absurdo que no tiene que ver con Trump, sino más bien por el sistema social y de vida americano, que tampoco corrigió Obama.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre