martes, 24mayo, 2022
24.1 C
Seville

Tristeza democrática y dictadura de la empatía

Francisco Tomás González Cabañas
Licenciatura en Filosofía (USAL) (1998-2001). Licenciatura en Psicología (UP) (1998-1999)- Licenciatura en Ciencias Política (UCA)(1999-2000) y Licenciatura en Comunicación (UCES) (2000-2001) Desistió de culminar los mismos y continúo formación autodidacta. Publicó su primera Novela “El Macabro Fundamento” en el año 1999. Editorial Dunken. Publica su segundo libro “El hijo del Pecado” Editorial Moglia. Octubre de 2013. Publica su tercer libro, primero de filosofía política, “El voto Compensatorio”, Editorial Ediciones Académicas Españolas, Alemania. Abril de 2015. Publica su cuarto libro, segundo de filosofía política, “La Democracia Incierta”, Editorial SB. Junio de 2015.
- Publicidad -

análisis

El Repaso del martes 24 de mayo: Foro de Davos, Zelenskiy, el Rey y el virus de la viruela del mono

Analizamos en El Repaso las principales portadas a nivel mundial y nacional. Si quieres escucharlo en formato audio pulsa aquí. Si quieres verlo, aceptando...

La inflación, puñalada oligárquica

La inflación es una puñalada -una puñalada trapera- de la oligarquía nacional-extranjera. No te rebajan la cantidad de euros que ganas. Pero puedes adquirir...

¿Cómo está compuesto el Uribismo?

El uribismo está compuesto por varios grupos muy definidos, familiares de personas dedicadas al narcotráfico, clanes de corrupción, patrocinadores y miembros del paramilitarismo y...

El Repaso del lunes 23 de mayo: viruela del mono y los expertos, Estados Unidos y Taiwán, y las no disculpas del rey

En El Repaso analizamos la actualidad. Puedes escuchar El Repaso del 23 de mayo en audio pulsando aquí. Verlo en video a continuación aceptando...
- Publicidad -
- Publicidad-

“Las alegrías del odio son alegrías extrañamente compensatorias, es decir indirectas. Lo primero en el odio, cuando usted tiene sentimientos de odio, es siempre buscar la tristeza de base, es decir el hecho de que su potencia de actuar ha sido disminuida, impedida. Si usted tiene un corazón diabólico, usted tendrá a bien creer que ese corazón se ensancha en las alegrías del odio. Pero esas alegrías del odio, por inmensas que sean, no suprimirán nunca la sucia tristeza de la que usted es parte. Sus alegrías son alegrías de compensación. El hombre del odio, el hombre del resentimiento es aquel, para Spinoza, del que todas las alegrías están envenenadas por las tristezas iniciales. Finalmente, sólo puede sacar alegría de la tristeza, tristeza que experimenta en virtud de la existencia del otro, tristeza que imagina infligir al otro para su placer. Son alegrías calamitosas.” (Deleuze, G. “En medio de Spinoza”. Cactus. 2006, pp.  83).

“¿Qué puede querer decir que la tristeza es un asunto de Estado?

La Ética es una verdadera denuncia: la gente que es totalmente impotente es la más peligrosa. Son los que van a tomar el poder. La gente del poder son impotentes que sólo pueden construir su poder sobre la tristeza de los otros. Tienen necesidad de la tristeza: sólo pueden reinar sobre los esclavos (Deleuze, G. “En medio de Spinoza”. Cactus. 2006, pp.  85). El tirano y el sacerdote, escribe Spinoza, cultivan la tristeza. Agreguemos: el Estado gestiona la tristeza; y no sólo a ella si no al conjunto de nuestros afectos; los manufacturan como si se tratase de la energía eléctrica o el petróleo. El inconsciente es estatal, como ya lo afirmaba René Lourau (2008), y su función no es otra que la de curvar nuestras representaciones, nuestras acciones e incluso nuestros sueños. Nos piensa, piensa por nosotros, piensa en nosotros y dentro de nosotros… el Estado promueve la tristeza entre sus ciudadanos porque nada parece resultarle más efectivo que gobernar bajo el signo de esa afectación, gubernamentalizar la tristeza. Se logra así una suerte de extensión espacial de la tristeza (en todo un territorio) que se pretende no debe extenderse demasiado en el tiempo (hay que volver rápido a los afectos alegres) so pena de la patologización. En esto, como en otras cosas, se trata de lo que advirtiera Alicia Fernandez, acerca de la sociedad hiperkinética y desatenta que medica lo que ella misma genera. Hacer reinar la tristeza, según la expresión de Deleuze, implica ambas cosas: patologizar la tristeza por un lado (no es posible no estar alegre) y, al mismo tiempo, generalizar ese afecto en la sociedad toda. Ya que sólo en una sociedad donde reina la tristeza, es decir una tristeza social generalizada, resultan aceptables ciertas medidas para el bien común”. (García, D. “Alegría y tristeza en el siglo de los Derechos”. Revista Crítica Año I N.o I, Agosto 2016, Rosario. ISSN: 2525-0752, pp. 77-78.)

La posibilidad de la alegría constituiría una suerte de fuga, en el sentido de posibilidad de ir en el más allá de las alegrías del odio, de las tristezas generalizadas, las frustraciones y las alegrías que no son.

Forjar una alegría desde la individualidad, desde la realización personal, es en definitiva el objetivo que dispone el sistema en general para, procedimiento mediante, constituir un sinfín de unidades producidas, homogeneizadas que logre el todo como suma de estas partes robotizadas.

Seremos algo en la medida que dejemos de ser, es la promesa que se proyecta desde aquella alegría del odio, en virtud de que la tristeza es un asunto o peor aún, una finalidad de estado.

La democracia al imponerse en el número, determina a través del poder de tal mayoría el nudo letal de lo legal y lo legítimo.

Vaciados de conceptos y por ende, de significados, en el cementerio de lo estadísticos reinan índices e indicadores que establecen la supuesta felicidad de los pueblos.

En una de las pocas porosidades en que se filtra aquello de una libertad inmanente, en un brutal como heroico acto de superación existencial como anímica, entender y comprender a modo Leibziano del “mejor de los mundos posibles”, tal vez se constituya en la ruptura necesaria del nudo gordiano que perpetúa la cadena entre amo y esclavo.

La hegemonía buenista o soft, del primado de la empatía, es el síntoma de época que no debemos dejar de soslayar.

El deseo siempre es de un otro y si no dislocamos que la felicidad de cada uno, no puede estar en la infelicidad de aquel, entonces el triunfo electoral y por ende democrático de lo empatico, no será más que el cadalso de nuestras almas.
El otro, en el que supuestamente debemos ubicarnos como para sacar lo mejor de nosotros (empatía) no precisa de esto mismo, lo que precisa es que le demos su lugar y el lugar de la interacción (el nosotros), de lo contrario, la empatía no será más que la supresión de la alteridad en razón de una buena intención o de lo políticamente correcto.

En caso de que persigamos la felicidad, sin que esta implique la no posibilidad de lo mismo para otros, iremos seguramente construyendo un sendero en que finalmente pueda surgir, o así lo sentiremos que era lo mejor que estaba a nuestro alcance, y números más o números menos, consensualmente y por sentido común y no por mayorías que aplastan u opriman minorías, tendremos sí un sistema que nos organice bajo este principio de placer o de alegría colectiva, así entendida.

(QED). Quod erat demonstrandum.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -

últimos artículos

El mago y sus 43

Estábamos en El Escorial, celebrándolo. ¿Celebrando qué? Esencialmente que exista alguien como él. Éramos 43. Los 43 del Mago. Los que habíamos escrito homenajeándolo...

El gran triunfo de Florentino: media España se ríe del Real Madrid

A pocos días de poder obtener la decimocuarta Champions de su historia, Florentino Pérez ha conseguido justo lo contrario de lo que siempre ha...

Moncloa autoriza al CNI a informar a la justicia sobre el espionaje a Sánchez y de dos de sus ministros

El Consejo de Ministros ha autorizado a los miembros del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) a compartir la información a los tribunales. Esta fue...

5 consejos para invertir en criptomonedas y no fracasar en el intento

En el último lustro ha aumentado hasta límites insospechables el interés de los españoles por las criptomonedas. De hecho, es probable que tú también...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

José Antonio Zorrilla, embajador de España retirado, imparte una conferencia sobre la guerra en Ucrania: «Lo siento si os quito la inocencia»

José Antonio Zorrilla cuenta en su currículo con una larga experiencia en el ámbito de las relaciones internacionales. Ha sido diplomático y cónsul general...

El próximo 22 de mayo, las corporaciones tecnológicas y farmacéuticas, a través de la OMS, pretenden poder anular las soberanías nacionales

El pasado lunes día 9 de mayo (Día de Unión Europea y Día de la Victoria para Rusia) tuve el honor, como Presidente de...

Rusell Blaylock, neurocirujano sobre la pandemia de COVID-19 «¿Cuál es la verdad?»

En la revista internacional de neurología quirúrgica, SNI por sus siglas en inglés, se ha publicado recientemente un editorial firmado por Rusell Blaylock, neurocirujano...

BionTech reconoce ante la Comisión de Bolsa y Valores de EEUU no poder demostrar suficiente eficacia y seguridad de la vacuna de Pfizer y...

El informe anual que la compañía BionTech ha presentado ante la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos, fechado en el pasado 30...

Estados Unidos compra millones de dosis de vacunas para el «nuevo virus» de la viruela del mono

Las autoridades sanitarias de Estados Unidos acaban de firmar un acuerdo por 119 millones de dólares que se destinarán a la compra de vacunas...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

El mago y sus 43

Estábamos en El Escorial, celebrándolo. ¿Celebrando qué? Esencialmente que exista alguien como él. Éramos 43. Los 43 del Mago. Los que habíamos escrito homenajeándolo...

El gran triunfo de Florentino: media España se ríe del Real Madrid

A pocos días de poder obtener la decimocuarta Champions de su historia, Florentino Pérez ha conseguido justo lo contrario de lo que siempre ha...

Moncloa autoriza al CNI a informar a la justicia sobre el espionaje a Sánchez y de dos de sus ministros

El Consejo de Ministros ha autorizado a los miembros del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) a compartir la información a los tribunales. Esta fue...

5 consejos para invertir en criptomonedas y no fracasar en el intento

En el último lustro ha aumentado hasta límites insospechables el interés de los españoles por las criptomonedas. De hecho, es probable que tú también...