El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJEU) ha dictaminado este lunes que el Reino Unido puede revertir el brexit unilateralmente y frenar así su salida de la UE sin el permiso de los Veintisiete.

El fallo llega la víspera de que la Cámara de los Comunes vote el acuerdo sobre el brexit, que ha sido negociado entre Londres y Bruselas, pero requiere de la ratificación del Parlamento británico y el europeo para ser efectivo. La primera ministra birtánica, Theresa May, no tiene garantizados los apoyos necesarios en la Cámara de los Comunes para sacar adelante la votación.

El TJUE precisó en su sentencia que la revocación de la notificación en la que se informaba al Consejo Europeo de la decisión de abandonar la UE, llevada a cabo de acuerdo con los requerimientos constitucionales británicos, tendría el efecto de que el Reino Unido seguiría en la Unión Europea sin cambios en su estatus como Estado miembro. Para Luxemburgo, la posibilidad de retirar el artículo 50 existe mientras el acuerdo de retirada pactado entre Londres y Bruselas no haya entrado en vigor.

Hace una semana, el Abogado General del TUE, Manuel Campos Sánchez-Bordona ya avaló, en un dictamen, el derecho a cambiar de opinión de un Estado miembro que ha notificado su «intención» de abandonar la UE y revertir así el proceso de desconexión. Lo contrario, razonaba el abogado, implicaría en la práctica la «salida forzada» de la UE de uno de sus Estados miembro.

La Justicia europea emite el fallo como respuesta a una consulta del más alto tribunal escocés. Si no hay cambios, la salida del Reino Unido será efectiva el 29 de marzo de 2019.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

10 + 15 =