Hoy se cumple el tercer aniversario del fallecimiento en accidente de tráfico de Ángel Nieto, una de las figuras más importantes del deporte español, uno de los pioneros que triunfaron a nivel internacional en una disciplina alejada de las que practicaban en España. Nieto abrió las puertas a otras grandes figuras de las dos ruedas: Marc Márquez, Jorge Lorenzo, Alex Crivillé, Dani Pedrosa o Sete Gibernau son grandes campeones que entraron en la gloria gracias a la puerta que abrió Ángel Nieto.

Hace tres años una ciudadana alemana embistió por detrás al quad que conducía Ángel Nieto. El golpe provocó que el campeón saliera despedido con la mala suerte de golpear el suelo con la cabeza, lo que provocó una lesión cerebral muy grave que, finalmente, fue la que le causó la muerte. A partir de ahí se inició una batalla judicial en la que la familia vio cómo un juzgado de Ibiza sobreseyó la causa porque, a interpretación del juez, Ángel Nieto no llevaba el casco bien abrochado. Sin embargo, la familia entendió que este argumento no era válido porque el accidente se produjo por culpa de la ciudadana alemana que colisionó con el quad, además de alegar que el propio atestado de la Guardia Civil contenía incorrecciones y deficiencias.

Sin embargo, tal y como publicó Diario16 pocos días después de la muerte de Ángel Nieto, hay otras causas que la Justicia debe tener en cuenta y muchas preguntas aún por responder. ¿Por qué no se trasladó, por ejemplo, al campeón en un avión medicalizado a Barcelona? En la capital catalana habría dispuesto de un servicio de neurocirugía en el que, según fuentes consultadas, se le habría salvado la vida.

Por otro lado, el fondo de la situación médica que vivió Ángel Nieto se encuentra en el escenario en que se encuentra la sanidad en Ibiza. No es de recibo que no haya un servicio de neurocirugía en el servicio público de salud de una isla como Ibiza porque los accidentes son constantes. Han pasado tres años y aún nadie se ha responsabilizado de que todos los accidentes con lesiones neurológicas no puedan ser tratados en el hospital de Can Misses porque no dispone de una unidad de neurocirugía, a pesar de que existan convenios de colaboración público-privada.

En la muerte de Ángel Nieto supuestamente se pudieron haber tomado decisiones médicas equivocadas y, por esta razón, la Justicia debe aprovechar la investigación abierta para indagar, sobre todo, lo ocurrido después del accidente y depurar las responsabilidades que correspondan, si las hay, tanto a nivel médico como a nivel público o político.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre