Vuelve a fallar el tren en Extremadura, que ha dejado tirados la pasada noche en medio del campo a 162 personas que volvían a Madrid tras la Nochevieja en su tierra. Han llegado a la capital con cinco horas de retraso y en autobús.

El presidente de Extremadura ha pedido explicaciones en Twitter al Gobierno: “Ante los acontecimientos de esta noche en los trenes extremeños exijo al gobierno respuestas, explicaciones y acciones concretas”.

El ferrocarril convertido en la unión de todas las fuerzas políticas ha comenzado el año como lo acabó, con averías y retrasos. La primera se registró por la mañana, en el Talgo que partía de Badajoz a las 8.45, a la altura de Mérida. La segunda por la tarde, en el media distancia que une Badajoz con Madrid. Esta avería mecánica fue más grave que la ocurrida horas antes, ya que se tuvo que trasbordar a los pasajeros a otro tren.

El Talgo que se averió en Mérida llegó a Madrid con 42 minutos de retraso. Ese mismo Talgo, que se tuvo que revisar y preparar en Madrid, salió por la tarde de la estación de Chamartín en dirección a Badajoz con una demora de 24 minutos. El media distancia de la tarde ya acumulaba en Mérida un retraso de 61 minutos. Este tren quedó parado en Navalmoral de la Mata por un fallo eléctrico, según denunciaron indignados varios viajeros.

“Ya llevamos horas de retraso y no hay ni maquinista en el tren”, lamentaba otro pasajero. Tras horas de espera con un técnico de Renfe tratando de arreglar el problema al final los pasajeros han tenido que viajar de madrugada en otro tren y en varios autobuses. A Madrid debería haber llegado a las once y diez de la noche, pero la última odisea del tren extremeño ha terminado casi a las cuatro menos de la madrugada.

En total 162 pasajeros que realizaban el trayecto entre Badajoz y Madrid han pasado dos horas por la noche, parados a la altura de Navalmoral de la Mata. En total, el viaje acumuló un retraso de cuatro horas y diez minutos.

Al filo de la medianoche, a los pasajeros se les traspasado a un autobús para poder ir hasta la estación de Atocha, en Madrid, con más de cuatro horas de retraso.

A causa del retraso del Talgo, en la estación de Cáceres se produjeron incidentes por la mañana. Los agentes tuvieron que intervenir para calmar los ánimos de los viajeros que se vieron afectados en Cáceres. Tenía que salir de la ciudad a las 10.25, pero no lo hizo hasta las 11.15.

Y por la tarde medio centenar de usuarios afectados por un retraso de más de una hora a causa de otra avería. El tren tenía que llegar a las 19.09 horas y lo hizo al filo de las 20.00 horas para continuar su camino a Madrid. El convoy se paró en Monfragüe y bajó a todos los pasajeros que tenían destino en Plasencia, que terminaron el viaje en autobús. “No hay derecho”, se quejaban los pasajeros.

“Me decía la familia que era una temeridad irme en tren, pero quería evitar el atasco de la entrada a Madrid y al final tengo el atasco aquí”, ironizaba una viajera sobre el retraso que acumulaba el tren. Otros usuarios mostraban hartazgo: “Nunca vengo en tren. Uso BlaBlaCar, pero por las fechas en las que tenía que viajar no me quedaba más remedio y he tenido problemas en los dos trenes que he cogido en esta Navidad”.

“Mucha manifestación, pero estamos igual que siempre, con trenes viejos y que se averían. Es indignante lo que pasa aquí. Y con la hora que es (al filo de las 20.00 horas) y encima irán sin cafetería, ni máquina de comida”, decía otro viajero. “Un 1 de enero no hay más opción que el tren para los que tienen que volver a Madrid, y mira el tren que tenemos, no hay derecho”, se lamentaba una viajera.

Este hilo en Twitter es muy explicativo:

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here