Lo llamaron ‘paguita’ y, desde el PP y VOX despreciaron el IMV, pero hoy la ayuda social más importante desde la Ley de Dependencia sale adelante con mayoría absoluta y con la única abstención de la ultraderecha.

Al final ni PP ni VOX ser atrevieron a poner ruedas de molino a este avance social sin precedentes, que finalmente ha sido aprobado con 297 votos a favor, 52 abstenciones, la de los diputados de Vox y ningún voto en contra. Ningún grupo del Congreso se ha querido retratar, ni siquiera la derecha más ultra que desde el principio le negaba su apoyo.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez se ha congratulado en Twitter donde ha escrito: “Gracias a los grupos que han apoyado en el Congreso la convalidación del Ingreso Mínimo Vital”.

El vicepresidente Segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, ha  dado las gracias a “todos los colectivos que han peleado durante muchos años, contra viento y marea, para que haya sido posible este avance histórico de los derechos sociales en España”.

La secretaria de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Social de UGT ha mostrado su satisfacción por la aprobación de la medida. “UGT celebra la aprobación de la Renta Mínima Vital en el Congreso”.

Durante la convalidación del Real Decreto ley que establece el Ingreso Mínimo Vital, el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, afirmó que esta nueva política social “nos hace un país un poco mejor”.

En su discurso ante el Pleno del Congreso de los Diputados, el ministro destacó el problema estructural de desigualdad y pobreza que tiene nuestro país no solo en épocas de crisis sino también en periodos de bonanza. Un desequilibrio que ha sido destacado por las autoridades europeas de forma reiterada y por analistas independientes. En España, afirmó Escrivá que, “a diferencia de lo que ocurre en los países vecinos, no tenemos una red de último recurso sólida y potente”. 

Escrivá hizo hincapié en que la sociedad del siglo XXI exige políticas del siglo XXI y el Ingreso Mínimo Vital es innovador en el sentido de que “pone a los posibles beneficiarios en el centro”. Por ello, la prestación se adapta a las características de cada tipo de hogar al estar definidas cuantías para 14 tipologías de hogares distintas. Por este motivo, es a la vez “una herramienta para luchar contra la pobreza y una palanca para la inclusión social”.

Sobre el proceso de diseño, el ministro de Inclusión dijo que, aunque la urgencia de la situación, provocada por la pandemia mundial, ha acelerado la puesta en marcha de esta medida, “no había alternativa para no diseñar esta política con el rigor y análisis que merecía”.

En este sentido, el ministro se congratuló de que la novedad del Ingreso Mínimo Vital no es solo su contenido y diseño sino también el modo en que se ha llegado a configurarlo. En ese punto agradeció la colaboración, entrega y profesionalidad de los funcionarios de la Seguridad Social, la Agencia Tributaria y el Instituto Nacional de Estadística a la hora de hacer todos los cálculos empíricos que han acompañado a la medida.

Una política, además, “perfectamente asumible” por su coste fiscal, según ha destacado Escrivá. Otra de las novedades del Ingreso Mínimo Vital es que será evaluado de manera continua antes, durante y después de su despliegue por lo que “será una medida que mejore con el tiempo, gracias a la colaboración de todos” y será una política “viva” pues estará “permanentemente aprendiendo de la realidad en la pretende incidir”.

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones recordó dos aspectos muy novedosos. Por un lado, en el Ingreso Mínimo Vital es la política pública la que se adapta ha puesto de relieve la centralidad del objetivo de inclusión, que vertebra toda la norma a las necesidades de los receptores, no al revés. Por otro lado,. “Para algunos, la inclusión implicará acceso a nuevas oportunidades educativas, para otros, la solución a una condición sanitaria determinada. Pero para la mayoría, la inclusión implicará la incorporación al mercado de trabajo, o una participación más intensa y estable en él”.

El Ingreso Mínimo Vital, según manifestó el ministro, se ha diseñado con el mejor espíritu de diálogo “del que hemos sido capaces”, con el firme propósito de corregir el problema de desigualdad y pobreza estructural que afecta a los más vulnerables y con el deseo de adaptar las políticas públicas a la realidad económica y social de nuestro tiempo. Dado que es una norma con vocación de desplegar sus efectos durante varias legislaturas, el ministro ha resaltado que “la cooperación de todos no solo es deseable, sino que es indispensable”.

Apúntate a nuestra newsletter

3 Comentarios

  1. Es curioso antigüamente cuando un partido politico se oponia y votaba en contra de lo que decia un grupo parlamentario que se suponia que era para el bien comun no decian nada, ahora esta Vox y cualquier cosa que el grupo Parlamentario Vox se oponga enseguida sacan a la luz sus desiciones. El que quiera entender que entienda.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre