La Audiencia Nacional ha determinado hoy la inocencia del major de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluis Trapero, de la intendente Teresa Laplana y de los que fueran altor cargos de la Consejería de Interior de la Generalitat: César Puig y Pere Soler respecto de los delitos de sedición y desobediencia que se les imputaron en relación al referendum del 1 de octubre.

La sentencia absolutoria ha generado un intenso debate entre los miembros del Tribunal. El ponente, Ramón Sáez Valcárcel y Francisco Javier Vieira han votado a favor de la absolución. Sin embargo, la presidenta del tribunal, Concepción Espejel (Concha, para los amigos, según dijo Dolores de Cospedal en su día), ha emitido un voto particular donde considera que el major debería haber sido condenado. Se espera que el voto particular salga a la luz mañana, miércoles.

Decae con esta sentencia la postura defendida por la Fiscalía, que a su vez se sustentaba en el testimonio del coronel de la Guardia Civil, Diego Pérez de los Cobos y del teniente coronel Daniel Baena (conocido por su supuesto alias en Twitter «Tácito«). El primero ha comparecido durante el juicio como responsable de la coordinación del dispositivo policial del 1-o y el segundo, fue el responsable de la redacción de los atestados sobre el procés. Ambos afirmaron en todo momento que Trapero actuó colaborando con el Govern para que se celebrase el referéndum ilegal. Eso sí: una afirmación que no pudieron contrastar con pruebas, y que quedó en meras opiniones de los dos Guardias Civiles.

La Fiscalía pedía 10 años de prisión para Trapero, Puig y Soler. Cuatro años para Laplana. La sentencia no ha estimado ninguna de las consideraciones al respecto. Una petición que venía a modificar la anterior solicitada, puesto que se trataba de poner en paralelo la actuación de la Audiencia Nacional con la sentencia del TS a los líderes del procés. De este modo, el pasado 8 de junio, el fiscal Miguel Angel Carballo explicó que «La Fiscalía de la Audiencia NAcional aquilata su calificación a la señalada por el Tribunal Supremo (sentencia al procés), de manera que se modificaría la petición de imputar un delito de rebelión y se sustituiría por la imputación de un delito de sedición«.

Por su parte, el major Trapero siempre alegó su postura como responsable de los Mossos: presentó como pruebas los escritos que él mismo había enviado a distintas instancias, donde se ponía a disposición de las autoridades en el instante en que se declaró unilateralmente la independencia por parte del Govern. Incluso durante el juicio llegó a explicar que existía una opción de detención del President Puigdemont y de los Consellers y que él había estado informado en todo momento y dispuesto a actuar en cuanto se recibieran las órdenes pertinentes.

La sentencia por el momento no es firme, puesto que la Fiscalía puede recurrirla ante la sala de Apelaciones de la Audiencia Nacional y también, después, ante el Tribunal Supremo.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre