El personal laboral de las embajadas españolas, se ha levantando en pie de guerra para que la administración vaya acondicionando los sueldos tanto a los destinos, como a la adecuación deficitaria de estos, ya que se encuentran congelados desde 2009.

Dentro de las embajadas españolas existen diferentes tipos de empleados públicos: el funcionario de carrera, personal laboral, funcionarios interinos o personal eventual. En concreto las quejas proceden del laboral, quienes solicitan una equiparación y un aumento progresivo de su salario, que trate de paliar las pérdidas que sufren desde hace más de 8 años, llegando a alcanzar un montante cercano al 40%.

El proceso de repulsa a esta situación se inició en la embajada Argentina. Las reivindicaciones procedían del plano de pérdida de poder adquisitivo, en concreto y citando a la actualidad vivida en el país sudamericano, la gran inflación que sufre este, provoca que los empleados laborales españoles, hayan visto mermado su capacidad económica.

A la cabeza de estas reivindicaciones están CC.OO y CSIF, quienes solicitan una serie de medidas que atajen los problemas que sufre el colectivo con contrato laboral de las embajadas. Ambos han puesto sobre la mesa, que de no modificarse tal situación, se acudirá a la huelga el día 8 de septiembre, Día del Cooperante.

Según las fuentes consultadas por este medio, la FSC-CCOO, muestra que el panorama que se vive es alarmante, debido a que un total de 7000 trabajadores, han visto como su salario no se incrementaba. Se nos informa, de que surge un agravio comparativo entre el personal funcionario, y el laboral, ya que el primero se ciñe al Decreto 6/1995 que dice así: “les serán de aplicación las mismas normas sobre retribuciones establecidas para los que prestan servicios en territorio nacional y aquellas otras específicas que, como adecuación a las peculiaridades de dichos destinos” ya que además este cuenta con un “derecho a percibir la indemnización por equiparación del poder adquisitivo y por calidad de vida”.

Estos son los principales pretextos que llevan no solo al personal laboral de las embajadas a acudir a la huelga, sino también los Responsables de Programas y Responsables de proyectos.

Las quejas que comenzaron a surgir en Buenos Aires, se han ido extendiendo poco a poco a otros países como Canadá, Australia o Nicaragua, siendo este último la estela en la que debe fijarse el gobierno, ya que el próximo día 5 de septiembre en Managua, se iniciará un proceso que va camino de convertirse en efecto dominó para el resto del personal español de representación en el exterior.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre