La Sanidad privada catalana va a hacer el agosto con la pandemia. Según informa hoy la Cadena Ser, la Generalitat de Cataluña abonará a los hospitales que funcionan fuera de la red sanitaria pública más de 43.000 euros por cada paciente de coronavirus que ingrese en una unidad de cuidados intensivos (UCI). La cifra llama poderosamente la atención, ya que el modelo de Salud catalán, en buena medida privatizado desde hace años, preveía hasta ahora un coste de 23.000 euros por enfermo cuando se recurría a esa fórmula consistente en derivar pacientes a la concertada. Es decir, el coronavirus va a permitir que los hospitales de Cataluña dupliquen sus  ganancias con cada persona que ingrese en una UCI aquejada del virus asiático. Una bicoca, una jugosa paga extra que le ha caído de golpe y porrazo a la Sanidad privada por decisión directa de los responsables autonómicos catalanes.

Detrás de la orden, cómo no, está el presidente de la Generalitat, Quim Torra, quien bajo el disfraz de independentista activo esconde un convencido neoliberal a calzón quitado. Torra es ese líder político que acusa a España de robar a los catalanes mientras él potencia un sistema de salud que degrada lo público y prima lo privado. Ayer mismo, sin ir más lejos, se supo que el honorable president, en su voracidad insaciable, ha pedido más dinero a Pedro Sánchez para hacer frente a la pandemia. A Torra le parece poco el fondo extra de liquidez para las comunidades por importe de 14.000 millones de euros que el Gobierno central ha aprobado en las últimas horas.

Por mucho que conocemos a Torra no deja de sorprender su facilidad para echar pestes de Madrid mientras no le hace ascos al dinero de la meseta. Con una mano pide pasta mientras que con la otra transfiere inversión a la Sanidad del traje y la corbata. Y entre medias, a difamar al Estado opresor en la BBC. Según Torra, “esta crisis la tiene que pagar España” y no los empresarios, ni los trabajadores, ni los autónomos. Una declaración cuanto menos extraña, ya que el Estado son los contribuyentes, el Estado es la ciudadanía, el Estado es el dinero que sale de los bolsillos de todos y que él maneja alegremente para engorde y beneficio de los empresarios que hacen “negosi” en la Sanidad privada de Cataluña.

Ante el revuelo que se ha montado, los técnicos y asesores de Torra han tenido que salir al paso y dar explicaciones para asegurar que una futura auditoría determinará los costes reales que tendrá para las arcas públicas derivar pacientes de coronavirus a centros privados. “Únicamente se obligará a los hospitales privados a devolver dinero si han obtenido un beneficio excesivo (…) Si la factura es más elevada, la Generalitat abonará la diferencia, pero si la privada acaba obteniendo beneficios, se devolverán si estos son superiores a lo razonable, tal como dice literalmente el decreto aprobado hace una semana por el Gobierno de Cataluña”. Cuestión aparte es lo que Torra entienda por “beneficios superiores a lo razonable”. Habrá que consultarlo con el jefe que sigue en Waterloo o en alguna otra parte.

Pero más allá de jugar con la salud del bolsillo de los catalanes, lo único cierto es que en Cataluña el dinero oficial (y también el negro) ha fluido como un rico manantial en los últimos años. No hace falta recordar el feo asunto del 3 per cent, las comisiones ferrusolianas, el pujolismo jeta y todo aquello. Luego, para esconder el butroneo y el atracón a manos llenas, el soberanismo post convergente puso en marcha el “procés” bajo el eslogan del “Espanya ens roba”. Don Jordi le pasó la herencia a su delfín Artur Mas, este a Carles Puigdemont y al final la patata caliente ha caído en manos de Torra, un chico aplicado y obediente más bien gris que es fiel a la causa y hace lo que le dicen sin rechistar. Mientras tanto la pela es la pela, la burguesía sigue progresando, el Estado de Bienestar se degrada con las privatizaciones y las clases trabajadoras del país pierden renta y calidad de vida. El condado de la derecha catalanista se transmite de generación en generación sin que nada cambie por allí. Más allá de revoluciones y esteladas, todo sigue igual y la tradición del desfalco andorrano de lo público permanece intacta (aunque siempre se le puede echar un poco más la culpa a la pérfida España). Sería un buen momento para ponerle una alcachofa delante al brillante Gabriel Rufián, en Al Rojo Vivo o donde sea, y que se explique, que diga qué opina de ese oscuro pelotazo sanitario tramado en medio de una trágica epidemia y por qué un partido de izquierdas como ERC ha alternado y compadreado tan descarada e íntimamente con el patrón millonario de Canaletas.

Apúntate a nuestra newsletter

5 Comentarios

  1. Se puede ser nacionalista español, se puede ser nacionalista catalán; esto en última instancia es accidental, lo substancial es a la clase que representas y cuyos intereses defiendes. Las diferencias entre las burguesías madrileñas y las catalanas, se resuelven con un nuevo reparto del botín. Esto lo tenían bien claro la burguesía catalana a principios del siglo pasado, cuando los enfrentamientos entre la CNT y los patronos “chupa-sangre”; sabían que con llamar al ejercito a Madrid, resolvían el problema con una matanza de familias proletarias. Esta es la raíz profunda que une a ambas burguesías, el odio y el miedo a los humildes.

  2. Es una lástima que en un medio realmente plural como es Diario16, auténtico oasis en el pantano español, se cuelen informaciones poco rigurosas como ésta, dicho suavemente. Sería de agradecer un poco más de rigor para no caer en ese foso donde toda Europa sabe que están los media de este país. Aquí los datos de fondo de la noticia: https://octuvre.cat/desmuntant-una-greu-manipulacio-sanitaria-de-la-cadena-ser-i-destapant-el-seu-us-partidari/. De nada, un saludo.

  3. Parece mentirà que un periodico que presume de objetividad se preste a semejante falsedat. Pero seguro que la G. Civil no la intercepta. Escandaloso¡¡

  4. Descarat desacord, amb l’article. Catalunya é un dèficit fiscal de 16.000 milions d’euros anuals, el basc Anasagasti va escriure que eren 20.000 anuals el dèficit fiscal de Catalunya, i és una realitat permanent de dècades? NO! de segles!, ara són 250 euros aproximats mensuals, Gràcies Espanya, no et mereixes aquestes actuacions contra una part important del territori, Tanmateix cansats, de ser una colònia, d’ençà el primer dia els Catòlics, no deixaven anar a Amèrica com poble particularment i jurant ben agenollats fidelitat, guerres, cops d’estat absolutisme de segles. TURURUT. Hi ha una altre Espanya que no la deixen expressar-se

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre