Según todos los principios esenciales (los de la Naturaleza o esos de cómo funciona físicamente todo el mundo real), todo muere.

¡No hay más vueltas!… o no es preciso aquí ninguna truculenta vuelta: Todos morirán algún día; pero mejor hacerlo sin haber engañado a la dignidad de los demás, sin haber explotado a un pobre niño directa o indirectamente, sin haber ninguneado a algún valor ético, sin haber recibido miserablemente un excusado beneficio a costa de sacrificar la decencia, sin haber ninguneado el esfuerzo del que aporta esencialidad imprescindible-indetestable, sin haber borrado las lágrimas a un mendigo siquiera, sin haber desviado a un río hacia el desierto, sin haber tapado la     humilde esperanza a la misma humanidad, sin haber robado las informaciones de muy precisa relevancia, sin haber desprotegido a la libertad de algún pueblo, sin haber derrotado-matado “con el no darle agua” a alguien, ¡exacto!, sin haber utilizado la cultura para callar, sin haber obedecido demasiado a los miedos, ¡oh!, pero sin tener esos tantos cuentos o mentiras organizadas, sin haber llegado a todo para ti o para lo mismo, sin SIN HABER IMPEDIDO A LA VERDAD.

Una vida, en el fondo, tiene sentido por lo que ha evitado de indignidades o de no-vidas tal vida, entonces tiene sentido para amar a lo que ha dejado después de morir.

Una comunicación hilazada de informaciones tiene sentido si se ha entregado al camino más racional por dar tales informaciones relevantes, veraces y prudentes a la sociedad.

Una política (ya que lo político no es menos preocupante-importante para un contexto humano) tiene sentido si reconocen tantos “charlatanes” de una vez que hay que ATENDER a todas las necesidades primeras o dignas de cada ciudadano.

Todos morirán o… ¡todo en su parcial finalidad universal!;  pero mejor hacerlo sin haber rastrera o inhumanamente desprotegido al que aporta luz-bien al mundo, o dicho más clarísimo: al que aporta base de bien o razón al mundo.

Morirán todos los que se niegan a acordar caminos para España,  todos los que escupen con tantos descuidos a los que sufren sin recursos de supervivencia, todos los informadores de conveniencias, todos los seudomúsicos del mal ruido o todos los que CON SUS PALABRAS aún no han conseguido asquerosamente una digna verdad (de ésas dignas verdades, únicas o no interesadas que salen del demostrar razón indesmontable).

En fin, morirán  los que utilizan la cultura solo para sus intereses, los que utilizan las religiones para dejar menos libres a los pueblos, los que saben quitar socialmente los sagrados espacios a la razón para poner sus entretenimientos (¿de qué?, que lo digan equilibradamente),  los que utilizan el amor para apalear a sus esposas, los que utilizan la “imagen” siempre para desalmar, ¡oh malditos!,  los que utilizan la sabiduría solo para sus caras duras.

Morirán los que no quieren al Sol ni a la lluvia ni al Amazonas ni a la vida ni al mejoramiento de una civilización ni de una palabra (algunos no quisieron… ¡nada!).

Sí, es lógico,  la muerte llegará para todos, pero mejor que sea sin haber traicionado a una humanizada vida, siempre conforme a una iluminación de vida, y nunca de mentiras.

Mejor que sea sin “ventas” (que es mejor), mejor que sea sin que se venda la esperanza a la cobardía, sin que se vendan los grandes  valores de luz a las pillas corrupciones, sin que se venda el natural-limpio sentimiento a la vil imagen o a la apariencia.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorLos albaranes de Ayuso
Artículo siguienteTodo patas arriba
Escritor español de larguísima trayectoria nacido en Cuevas de San Marcos, Provincia de Málaga, que ha publicado miles de obras en 50 años (literarias, de conocimiento,etc), y ha obtenido premios y reconocimientos por su participación en concursos, periódicos, revistas, recitales, programas de radio, acciones humanitarias y eventos literarios en todo el Mundo.

2 Comentarios

  1. Lo mismo digo,aqui no se salva ni el tato,espero tener suerte y poder ver ir por delante a toda la banda de ladrones delBanco Popular donde ROBARON a mas de 1200.000 españoles.Bueno a todos no creo, por la edad que tengo pero con unos cuantos me conformaria,ya que que en este pais no hay ni constitucion ( porque nadie la cumple ),ni gobierno,ni corona que no miran por sus ciudadanos,solo hay corrupcion al mas alto nivel.Viva españa, Viva franco.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre