Hace días que se mueve por los teléfonos y por las redes sociales un mensaje que trata de explicarte que hay que votar a candidaturas diferentes al Senado para evitar que gane “no sé quién”, que “no sé cuantos” no consiga tener mayoría absoluta, o que las formaciones A, B y C consigan tener un senador. Es la teoría del 1+1+1.

La cuestión es que este mensaje se ha movido de manera llamativa tanto en círculos independentistas como en círculos del centro derecha. Y esto ya debería llamarnos la atención.

Lo cierto es que para intentar darle respuesta se han escrito distintos artículos que tampoco lo terminan de aclarar del todo, puesto que el sistema electoral español no es sencillo de entender para un “usuario nivel medio” y además, hay que añadir que la manera de contabilizar los votos para el Senado no es igual que para el Congreso.

Vamos a intentar aclararlo un poco, por si sirve aportar algo de información ante tanto galimatías.

Datos previos:

Problemas con el censo en las elecciones anteriores

Según la Ley General Electoral, el censo electoral ha de ser el mismo para la votación al Congreso y para la votación al Senado. Sin embargo, en las últimas elecciones se produjeron una serie de irregularidades, “fallos técnicos” según el Ministerio de Interior, que hacían bailar las cifras en un millón de votantes aproximadamente. Es un dato a tener en cuenta y no carece de relevancia. Aquí puede consultar lo sucedido con el censo y las denuncias que se hicieron (y que curiosamente han sido silenciadas).

Para este domingo el censo es de casi 37 millones de votantes.

Lista abierta para el Senado

La papeleta para votar al Senado es la de color sepia, y el sobre es del mismo color. Es la comúnmente conocida como “sábana” porque es un papel muy largo donde se pueden votar tres nombres de partidos diferentes. A quien se vota es al candidato, no a la formación política.

El número de senadores no es fijo. En esta legislatura, en total, elegiremos por sufragio universal a 208 senadores de los 266 que integran la Cámara Alta. Los 58 que quedan se reparten entre los elegidos por los parlamentos autonómicos (asambleas legislativas de las comunidades autónomas) que se elegirán después del 26 de mayo, teniendo derecho cada comunidad a un senador (uno por comunidad y otro más por cada millón de habitantes de su respectivo territorio).

Los otros 23 corresponden a las autonomías que ya han celebrado sus comicios autonómicos y han designado a sus senadores.

Se pueden votar tres nombres diferentes (incluso de distintos partidos) en todos los territorios, salvo en Canarias, Baleares, Ceuta y Melilla ( máximo de 2 para Gran Canaria, Mallorca, Tenerife, Ceuta y Melilla y 1 para las demás circunscripciones insulares).

Obtendrán escaño los candidatos que obtengan el mayor número de votos en su circunscripción.

Alerta a los votantes de centro derecha

Según informa esta pieza de El Mundo los votantes del centro derecha están siendo “alertados” bajo el eslogan de que Sanchez ganaría la mayoría absoluta en el Senado ante la división de votos en la derecha. Además, lo que les dicen es que tengan cuidado porque si Sánchez obtiene la mayoría absoluta en el Senado, tendrá la llave para la aplicación del artículo 155 (tranquilidad, que esto lo explicamos más adelante).

Aquí puedes ver uno de los videos que están haciendo virales para que se vote con el 1+1+1:

Ante este “peligro” de la mayoría absoluta socialista en el Senado, se viene a explicar que en el Senado hay listas abiertas. Y que se puede repartir el voto entre las distintas formaciones. Vayamos por pasos para no perdernos.

En cada circunscripción se eligen cuatro senadores (salvo en Canarias, Baleares, Ceuta y Melilla). Los votantes solamente pueden marcar tres casillas en la papeleta –sí, tres-. Es la papeleta laaaaarga y de color sepia.

Normalmente lo que ocurre es que los tres senadores suelen ser del partido más votado y el cuarto se queda para el segundo partido más votado.

¿Dónde van los demás votos? Pues sencillamente, se pierden. No obtienen representación. Y precisamente por ello están intentando explicar que si repartes tus tres votos entre todas las formaciones, saldría elegido, supuestamente, un senador de cada formación.

Este mensaje, como señalamos, está siendo enviado entre la gente de centro derecha para tratar de evitar que el PSOE tenga mayoría absoluta. Sin embargo, el Partido Popular ha salido a desmentir que sea cierto. Y lo ha hecho con este video:

¿Dónde está el problema?

Básicamente en que si esto lo hiciera todo el mundo, podría llegar a tener cierto sentido. El problema es que si no lo hacen todos los votantes, lo que se está haciendo es precisamente tirar muchos más votos y reforzar a los más votados.

Habrá gente, según explican desde el PP, que nunca pondrá una cruz en la casilla de Vox, o de Ciudadanos, o del PP. Incluso entre la propia gente de derechas, hay estas confrontaciones. Según PP esto conseguiría la mayoría absoluta para el PSOE y que Vox o Ciudadanos no obtuvieran ninguno.

También este mensaje se ha difundido entre círculos independentistas

Precisamente porque está corriendo como la pólvora el mensaje que señala hacer lo mismo: el 1+1+1 entre los círculos soberanistas e independentistas, se ha escrito también para tratar de explicarlo.

En este artículo de Las Repúblicas se viene a hacer un análisis pormenorizado atendiendo a la realidad de las distintas provincias. Básicamente lo que viene a explicar es que “en aquellas circunscriupciones donde el primer partido y el segundo son independentistas, la mejor opción es que los votantes voten los tres senadores del partido que han votado”. En cambio, añade “en Tarragona y, sobre todo en Barcelona, no es así. Siempre que alguno de los dos primeros partidos en el Congreso no sea independentista, la mejor opción es que el votante independentista escoja el primero de cada partido independentista y no los tres de la formación que ha votado”.

En este artículo se hace una explicación meramente analítica, pensando que si todo el mundo tomase esta decisión, saldrían las cuentas. Pero el problema es que no lo harán de la misma manera todos, y partiendo de la base de que los votos que no consigan tener un fuerte respaldo quedarán fuera de la foto, habría que plantearse seriamente a quién benefician realmente los mensajes del 1+1+1.

En este interesante artículo de Vilaweb hacen distintas simulaciones para explicarnos que no es una cuestión sencilla de analizar.

Vicent Partal lo explica de una manera excelente en este artículo.

Y concretamente, resalto esto: “si antes ERC, Juntos por Cataluña y el Frente Republicano hubieran pactado presentar sólo cuatro candidatos por circunscripción, el resultado cien por ciento seguro sería que los dieciséis senadores en juego en Cataluña sin duda serían independentistas. Esto lo sabemos todos. Y si esto hubiera sido así, cuando el senado vuelva a debatir el 155, que lo hará, se podría decir, y no sería poco, que todos los senadores catalanes, del primero al último, van en contra. Ahora ya hemos llegado tarde.”

Conclusión: tengan en cuenta toda la información aquí presentada y valore. Personalmente creo que, efecitvamente, si todos tuviéramos clara la necesidad de un senado que represente la pluralidad que hay entre los votantes, lo lógico sería la fórmula del 1+1+1. Pero como está claro que los votos que no sumen mayorías quedarán en la papelera, es mejor reforzar, en mi opinión, al caballo que se quiera que sea ganador. El problema está, en mi opinión en un sistema que no apuesta por una democracia más dinámica, más plural y más representativa de una sociedad heterogénea. Está en los “fallos técnicos” que hacen desaparecer un millón de votos en una página web oficial. Está en las jugadas extrañas de los votos en el exterior. Está en muchas cosas que cuando se denuncian, se pierden.

Por lo tanto, vote con todas sus fuerzas aquello en lo que crea que es mejor. Y no se deje marear por conejos sacados de chisteras en último momento. Para hacer algo así hace falta mucha información, tiempo suficiente para explicarlo y una manera de trabajar con unidad estratégica hacia objetivos comunes. Si los partidos políticos no han sido capaces de hacerlo, me río yo de que millones de personas lo consigamos hacer en estas circunstancias.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

12 + 18 =