Los pechos redondeados y de cierto volumen no solo son propios de las mujeres. ¿Sabías que aproximadamente la mitad de los varones también los tienen? En efecto, es una afección que durante el transcurso de la adolescencia tiende a ir desapareciendo. Pero, ¿y en caso de que no sea así?

Este tipo de problema llega a afectar psicológicamente a quienes lo sufren. Por ello conviene ponerle fin, lo cual es posible llevando a cabo un procedimiento conocido como operación de ginecomastia masculina. En Diario 16 te contaremos todo lo importante sobre dicha situación y su solución.

Qué causa la ginecomastia y qué tipos existen

Varios factores pueden dar pie al surgimiento de la ginecomastia. En muchos casos son las hormonas las encargadas de que las mamas pasen a presentar un tamaño excesivo. Así lo demuestran los adolescentes e incluso los pacientes que llevan a cabo un tratamiento de tipo hormonal.

Hablando de edades, las ginecomastias pueden dividirse en varios tipos en función de la época en la que surgen. La neonatal afecta a los bebés y se caracteriza por tener una duración escasa, mientras que la puberal –propia de los adolescentes– es la más habitual. Finalmente, la senil que se produce en varones de avanzada edad suele ser debida a la carencia de testosterona.

Conviene destacar el hecho de que no siempre es la glándula mamaria la única que sufre un aumento de volumen. De hecho, un elevado porcentaje de hombres con ginecomastia acusan un incremento que también afecta a la grasa del área en cuestión.

Sea cual sea la causa, el paciente puede sufrir las consecuencias –sobre todo a nivel psicológico– derivadas de varios tipos existentes. Por ejemplo, en el último caso descrito hablamos de una ginecomastia mixta. La glandular, como su nombre indica, hace referencia al incremento de las dimensiones propias de la glándula, mientras que la catalogada como grasa sólo guarda relación con dicho factor.

Por otra parte, precisamente en base al nivel de incremento sufrido por la persona afectada, también se categorizan las ginecomastias. El primer grado no presenta una mayor cantidad de piel respecto a la considerada ‘normal’, puesto que los pechos no aumentan considerablemente.

El segundo grado sí puede acarrear una excesiva presencia de piel. Dicha condición siempre se da en el tercer grado, siendo el más elevado de todos: abarca incrementos mamarios de notables dimensiones.

Así es la operación de ginecomastia

Ahora ya sabes cómo es el problema de la ginecomastia, por lo que toca averiguar en qué consiste la solución que actualmente ponen en práctica multitud de españoles año tras año. Nos referimos a la operación que acostumbra a durar una hora y media, variando en función de diversos parámetros.

El primero está relacionado con el tipo de procedimiento a llevar a cabo. Debido a que en muchos casos no sólo se debe acabar con la grasa sobrante, sino también con el tejido de la glándula que hace acto de presencia de forma excesiva, se combinan dos técnicas: liposucción con lipoláser y cirugía de tipo endoscópico.

Otro aspecto que puede dar pie a que varíe el tiempo medio de la operación de ginecomastia hace referencia a la piel. Si la reducción es considerable, la capa de dermis mostrará una apariencia ‘sobrante’, lo cual puede corregirse fácilmente acabando con la cantidad excesiva de la misma.

Es innegable que uno de los factores que más preocupan a los pacientes que se someterán a una operación es el tipo de anestesia que se les aplicará. En el caso de la ginecomastia masculina se trata de una combinación de sedación con anestésico local, evitando cualquier tipo de dolor. Así pues, los nervios iniciales son eliminados por completo sabiendo que no tendrán que lidiar con una anestesia general.

Antes de efectuar el citado procedimiento puede ser recomendable llevar a cabo una mamografía. Por supuesto, también se realiza un estudio del problema a tratar y sus causas. En ciertos casos el profesional puede desaconsejar la operación, normalmente en aquellos hombres cuya ginecomastia viene dada por un sobrepeso a causa de una mala alimentación y falta de ejercicio.

Si finalmente es requerida la intervención, los riesgos son mínimos gracias tanto a la sencillez de la operación en sí como a la dilatada experiencia con la que cuentan los profesionales de Clínica Elena Jiménez.

Además, no es necesaria la hospitalización, tras la cirugía el paciente puede irse a su casa.

Para conseguir unos resultados óptimos es conveniente realizar drenajes linfáticos. Clínica Elena Jiménez propone Programa de Recuperación Acelerada Postcirugía adaptado a cada paciente.

Por todo ello la operación de ginecomastia masculina suele ser el tratamiento de elección para poner fin a la mayoría de casos de aumento mamario en varones. Si tú también sufres este problema es aconsejable consultarle tu caso a las especialistas de Clínica Elena Jiménez para determinar las posibles soluciones, las cuales harán que ganes en calidad de vida.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 − tres =