WhatsApp se actualiza y a partir de febrero los usuarios de esta aplicación de mensajería instantánea deberán aceptar los nuevos términos y la política de privacidad si quieren seguir usándola.  

Si se aceptan los cambios, la información que WhatsApp compartirá con otras empresas de Facebook, según informan desde la propia aplicación, incluye el número de teléfono, datos de transacciones, información relacionada con el servicio, información sobre cómo interactúa con otros (incluidas empresas) cuando «utiliza nuestros servicios», información del dispositivo móvil, dirección de IP y, además, podrán incluir otra información identificada en la sección de Política de privacidad titulada «información que recopilamos» u obtenida mediante notificación o en base a su consentimiento.

La nueva política de privacidad de WhatsApp deja claro que otras empresas de Facebook podrán utilizar, casi a su único criterio, la información recopilada por la aplicación de mensajería instantánea y para justificarlo, entre otros argumentos, afirma que ayudará a mejorar la infraestructura y los sistemas de entrega.

Así, WhatsApp, con la disculpa de ofertar un mejor servicio, a todas vistas pide autorización a sus usuarios para poder entrar a fondo en su privacidad y después manejar sus datos para fines comerciales.

Es posible que este cambio no guste al consumidor, al considerar muchos que se vulnera su privacidad, y las beneficiadas sean otras aplicaciones que, de momento, mantienen cierta distancia con el manejo de datos personales y garantizan una mínima seguridad para sus usuarios.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre