Timo Werner en un partido de Champions League. Foto: Commons Wikipedia

El Real Madrid de la temporada 2019/20 tiene varias carencias que se pueden sustanciar en dos: la primera, la preocupante falta de gol que le lleva a que en los últimos 6 partidos oficiales sus delanteros no hayan marcado; la segunda, el déficit de su entrenador a la hora de realizar movimientos tácticos durante los partidos.

Ante esta carencia de gol, el Real Madrid sólo podría optar a unos pocos delanteros: Mbappé, Kane, Lewandowski y un etcétera muy pequeño. Sin embargo, existe la posibilidad de lograr gol y conocimiento del juego con el punta alemán Timo Werner, actualmente en el Red Bull Leipzig, y que está demostrando que la Bundesliga se le está quedando pequeña, puesto que lleva 20 goles en 18 partidos, a los que hay que sumar los 3 que marcó en la Champions League y los 2 en la Copa alemana.

No estamos ante un delantero «tanque» germano al uso, sino que se trata de un «9» completo. Velocidad, potencia, buen manejo de balón y, sobre todo, en carrera, y con un golpeo a la pelota con una elevada precisión. En temporadas pasadas tuvo un porcentaje de acierto del 67% respecto a tiros a puerta, es decir, que de cada 3 disparos entre los tres palos, 2 terminan en gol.

Por tanto, es el momento de que el Real Madrid dé un paso y, de cara a lo que queda de temporada, se refuerce e impida que sus rivales directos en la Champions League se hagan con los servicios de un delantero centro joven y que entra en la filosofía de fichar talento a temprana edad. Además, su precio no será muy distinto de lo que pagaron por el media punta Jovic al Eintracht, un joven talento que, por más que en año pasado tuviera una buena racha goleadora, no es un delantero y, por desgracia, lo está demostrando.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre