La palabra indignado ha perdido buena parte de su significado; oigo a la Señora Doña Cospedal su defensa-ataque en el ombligo de la Democracia española, la oigo (e iba a decir “indignado”) con su estilo mafioso (y me refiero a los modos artísticos, yo soy muy cobarde y no la acuso de nada en la calle porque temo a las consecuencias) y las arcadas que me redefinen el tracto superior esofágico me amargan y queman la epiglotis.

Recomiendo que lean Últimos testigos. Los niños de la Segunda Guerra Mundial de Svetlana Alexiévich, Premio Nobel reciente, tras entrar los alemanes en una ciudad “[…] Dimos la vuelta. Alguien me dijo que había visto a mi madre: estaba muerta. / Y en ese momento me quedo en blanco… / No recuerdo ni cómo llegamos a Penza ni cómo me llevaron al orfanato. […] dormíamos dos niñas en la misma cama. Si una empezaba a llorar, la otra la seguía: ¡Mamá! ¿Dónde está mi mamá?”…

Sólo les pido que se pongan en la mente de esa niña y sus recuerdos. Háganlo. ¿Qué acción humana justifica una consecuencia así? Me cago en todo lo humano, incluida España y Cataluña y sus banderas. No me hablen de la legítima defensa, porque precisamente la esencia del concepto es su no previsibilidad, esto es: la legítima defensa se improvisa inesperadamente, pero no podemos generar todo un Estado (totalitario) empós de la legítima defensa.

Sólo hay una revolución pendiente y es de izquierdas y no es económica: es Ética. Y es de izquierdas porque es Ética, la revolución de la derecha es la Moral… a mí me interesa el pensamiento y la vida, no el Bien. Las demás, la económica por ejemplo, son consecuencia de la Ética porque si no se cambia al individuo a través de la Educación todo lo demás es un fracaso garantizado, o un crimen totalitario. Sí, esta gigantesca curva con el arcén repleto de muertos del siglo XX nos ha llevado a un nuevo siglo XVIII adaptado, análogo, revulsible, pero sea conservador sea progresista: aprenda usted de sus crímenes, y vuelva a leer la cita de arriba: ¿se haría usted responsable del sufrimiento de esa niña?

El horror nos enseña. Debería. No hablo de utopías, no hablo de pajas mentales, lo único que pretendo transmitir es que la Educación enfocada al humanismo, a la exaltación de la Razón, de la erudición, del laicismo, de la Historia encaminada al análisis de los comportamiento (jamás a heroísmos, banderas, naciones, dioses o símbolos), cambia nuestro entorno; esto es: que el programa de un partido de izquierdas debe ya atreverse a defender una revolución educativa en todos los ámbitos de la sociedad reestructurando el Estado (regulando cómo se ejercen los cargos públicos para que no sean un prerrogativa distintiva de clase, esto se les ha olvidado ya a algunos), vinculando las condenas penales a una formación y reinserción individuales severísimamente (se acabó la fiesta de la delincuencia, severísimamente significa que no se sale siendo un peligro para los demás, y hay que atreverse, la gente honrada se merece vivir tranquila y los desgraciados una reparación), hay que cambiar las relaciones internacionales condicionando los intercambios económicos a la Ética (no se trabaja con dictaduras; se debe permitir el flujo de empresas pero jamás “dobles economías”: tener sede en España, explotar en Tailandia y pagar en Suiza, hay que elegir; hay que legislar para proteger a la gente contratable y vincular beneficios y sueldos, al mismo tiempo que los incumplimientos de contrato reciban una penalización ejemplar sea de la parte que fueren…) y acatando las consecuencias porque la economía hay que frenarla en vez de crecer sin límite, eso incluye cambiar el modelo de consumo (lujo) e iniciar una política ecológica de verdad; la ideología de la revolución es el feminismo, toda la basura que nos rodea es patriarcal (no hablo del varón, sino de esa deformación originada por el dominio absoluto de la testosterona).

No me enredo más. Qué asco, tener la solución en nuestras narices y vivir la mierda de vida que vivimos. No piense más en los otros, fórmese, estudie, piense, decida, no se fíe de la respuesta de nadie: las preguntas que usted se hace y los intentos honrados de respuesta son la Cultura, lo otro es estímulo. Atrévase a saber. Muchos cambios pequeños generan un caos, necesario; huyamos de la catástrofe.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorNo se trata de ver, consiste en mirar
Artículo siguienteArranca la cuarta moción de censura de la democracia
Huelva, 1969. Licenciado en Filosofía por la Universidad de Sevilla y Doctor por la Universidad de Valladolid (tesis: Obra y edición en Juan Ramón Jiménez. El «poema vivo»; Premio Extraordinario de Doctorado). He sido gestor cultural, lógicamente frustrado, y soy profesor funcionario de Enseñanza Secundaria, de Filosofía, hasta donde lo permitan los gobiernos actuales. Otras experiencias profesionales: -Director del Festival Internacional de Música Clásica Ciudad de Ayamonte (2002 y 2003). -Director de la Oficina y Coordinador de los actos del Trienio Zenobia-JRJ 2006-2008 organizado por la Diputación Provincial de Huelva, las Consejerías de Cultura y Educación de la Junta de Andalucía, los Ministerios de Educación y Cultura del Gobierno de España y la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales de España, entre 2005 y 2008. -Asesor musical para la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía (2003-2013). -Consejo Asesor Literario de la Diputación Provincial de Huelva (2002-2013). Conferenciante recurrente en programas educativos del Centro Andaluz de las Letras de la Junta de Andalucía y del Ministerio de Educación y de Cultura del Gobierno de España. Como escritor he colaborado con la prensa escrita, antes en Cuadernos de la Campiña, Huelva Información y los diarios provinciales del Grupo Joly, y ahora en la web semanalmente con Diario16.com y mensualmente en la revista en papel Diario16, publicando varios cientos de artículos. He contribuido con textos críticos y de creación esporádicamente con una multitud de revistas literarias. Junto al Catedrático Francisco Javier Blasco Pascual, he codirigido Obras de JRJ, en 48 volúmenes (49 tomos) para la editorial Visor; he publicado varios ensayos en torno a su concepto de «obra»: -Copérnico y Juan Ramón Jiménez. Crisis de un paradigma (2008) -El materialismo de Juan Ramón Jiménez. (JRJ excavado: alma y belleza, 1900-1949) (2010) -Juan Ramón Jiménez en el Archivo Histórico Nacional: Vol 2. MONUMENTO DE AMOR, ORNATO y ELLOS (2011) -Poesía no escrita. Índices de Obras de JRJ (junto al profesor Javier Blasco, 2013) -Obra y edición en JRJ. El Poema Vivo (2017) Además he preparado la edición, selección y prólogo de la antología del poeta granadino Premio Nacional de las Letras Antonio Carvajal: -Alzar la vida en vuelo (2014 y 2019) Lejos de tener vocación de cuentista, sí me encuentro cómodo en la prosa corta, lo que me hace deambular entre el relato, el microrrelato, la estampa o el poema en prosa. Veo poco más que comercio en la literatura actual; suelo experimentar con la forma. Mis libros: -Las apoteosis (2000) -Libro de las taxidermias (2002) -Libro de los humores (2005) -Libro del ensoñamiento (2007) -Álbum blanco (2011) -Tenebrario (2013) -De la luz y tres prosas granadinas (2014). -Libro de las causas segundas o Las criaturas (2014, Epub) -Mar de historias. Libro decreciente (2016). -La Gloria del Mundo (2017) -Libro de los silencios (2018) [XXV PREMIO DE LA CRÍTICA ANDALUZA 2019] -Pintar el aire (2018, en colaboración con el pintor Miguel Díaz) -Las criaturas (Reedición 2019) -El mar de octubre (2020) También he publicado cuentos en diversas revistas físicas y virtuales y he sido recogido en varias antologías, como Mundos mínimos. El microrrelato en la literatura española contemporánea (2007), editada por la profesora Teresa Gómez Trueba; Microrrelato en Andalucía (2007), edición del crítico Pedro M. Domene, Velas al viento. Los microrrelatos de La Nave de los Locos (2010) o Mar de pirañas. Nuevas voces del microrrelato español, ambas por Fernando Valls (2012), y en 70 menos uno. Antología emocional de poetas andaluces (2016), coordinada por Antonio Enrique, entre otras. El jurado del XXV PREMIO DE LA CRÍTICA ANDALUZA de 2019 me ha distinguido con su Premio para Libro de los silencios. En el blog literario de Fernando Valls se pueden encontrar textos míos. Mis artículos en las webs del Grupo Joly, de Diario16 y www.quenosenada.blogspot.com

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre