El tío de las matrículas de honor ha suspendido para septiembre la asignatura más importante de su vida: la que tenía que ver “con los problemas de la gente”, eso de lo que a él tanto le gusta hablar. La oferta que el Psoe ha hecho a Unidas Podemos es tan generosa, que a mí, militante del Psoe, me ofende y me preocupa. Permitidme un ejemplo, queridos compañeros y compañeras. Imaginemos que yo soy un operario que trabaja con una máquina de muchas toneladas y miles de CV. Me llega un estudiante recién terminado y me dice, “déjame la máquina, que estoy bien preparado porque he sacado muy buenas notas en el grado de FP donde he aprendido a manejar la máquina”. Yo le respondería: “un capullo. Ponte aquí a mi lado y poco a poco yo te iré enseñando. Cuando estés preparado, llevarás la máquina”. Pues bien, la máquina es el gobierno de la nación. La única forma de saber lo que pasa en un consejo de ministros es formar parte de él. Eso no se aprende en ningún sitio, porque las deliberaciones del consejo de ministros son secretas. Además, parece que en Unidas Podemos no conocen la Historia más reciente de nuestro parlamentarismo. Hace muy poco tiempo Alberto Ruiz Gallardón dimitió porque SU GOBIERNO, su consejo de ministros, le tiró para atrás una propuesta de ley que consideró demasiado conservadora. Es decir, el ministro no manda más allá de su prestigio y de su capacidad de convencer, o imponer, sus criterios en el seno del consejo. Quien decide es el consejo de gobierno, y quien ejecuta y se responsabiliza es el gobierno de la nación. Así pues, ¿qué sentido tiene pedir ministerios que, para empezar, no sabrás controlar, despiezando los contenidos de otros ministerios para hacer los que tú quieres “ad hoc”, si después, de todas maneras, habrás de ver sometidas tus propuestas a los designios de un consejo de ministros mayoritariamente socialista, y bajo el liderazgo de un presidente del gobierno socialista? Y esto además de que, al elaborar las competencias de los ministerios a tu gusto, descapitalizas los ministerios de los demás, vaciándolos de contenido. ¿No hubiera sido mejor aceptar algún ministerio muy protocolizado, con la mayoría de las competencias transferidas, como por ejemplo Sanidad y Educación (auténticas joyas de la corona de cualquier gobierno socialdemócrata), e ir aprendiendo los resortes del poder para, tal vez dentro de cuatro años, en otro gobierno de coalición, entonces sí pedir carteras más trascendentales? Esto es lo que hubiera hecho cualquier persona mínimamente responsable: hacer los experimentos (de gobierno en este caso) con el mínimo riesgo posible. Pero para el Robespierre podemita encoletizado esto no era suficiente: había que “asaltar los cielos” aunque eso supusiera hacer “saltar a España por los aires”. Tal vez habría que recordarle a pablocristo superstar, en este su segundo advenimiento (ya es la segunda vez que se carga la posibilidad de que salga adelante un gobierno socialista…), cómo terminó Robespierre, el incorruptible custodio de las esencias revolucionarias: “revolucionado” en la gillotina.

Estoy convencido de que habrá un septiembre. Unidas Podemos entenderá la grandísima oferta que se le ha hecho, y aceptará la oportunidad histórica que el destino les ha brindado. Entonces tal vez entiendan que, en este sistema capitalista, quien de verdad gobierna es la banca, los del Ibex 35, y la troica. La política solo da la oportunidad de tratar a los ciudadanos con más o menos ternura. Somos un rebaño de ovejas, el capitalismo es el dueño de la finca, y los gobiernos son el capataz que puede tratar a las ovejas con más o menos amabilidad. Es jodido de aceptar, pero esta es la realidad. Las conquistas de “la izquierda” no han sido sino concesiones de “la derecha”. ¿Por qué Pablo Iglesias, y los de Unidas Podemos se resisten tanto a entender esto? Porque el día que lo entiendan, serán del Psoe. De hecho, esto fue lo que me pasó a mí…

Aunque parezca mentira, en realidad la investidura está casi hecha. Lo hemos visto durante la intervención del representante celestial: solo hubieran faltado las transferidas competencias en materia de creación de empleo. La vergüenza que ha sentido todo el mundo ha sido tan espeluznante, que hasta las taquigrafistas han dejado de escribir. Pablo Casado estaba tan estupefacto, que ni se ha reído. Y Pedro Sánchez, un santo Job empoderado, se ha agarrado al sillón para no escurrirse.

Habrá acuerdo cuando el mes de agosto haga mella en las endurecidas cabelleras melismáticas. El problema es otro. El problema es que se han acusado de mentir mutuamente, y lo han hecho en público. Cómo restablecer ahora una confianza que en realidad nunca ha existido (recordemos la Rioja, sin ir más lejos…). Cómo gobernar estando hipervigilantes, echándose las culpas los unos a los otros, y queriendo asumir como propios todos los éxitos… Alguien tendrá que rebajar su ego, y el presidente del gobierno no puede ser, porque ya ha sido demasiado generoso. Creo que te toca, Pablo.

Apúntate a nuestra newsletter

8 Comentarios

  1. No se confunda,ni confunda al personal,a quien le toca es a Pedro.Y tenga por seguro que ya ha hecho lo que quería el capital, deber 40 millones de euros es una losa para su libertad de movimientos políticos.
    La jugada del Psoe ha sido indigna una vez más.No me tome por tonto.

  2. Lleva tres o cuatro dias sin tomar la medicación para lo suyo…..
    Solo así se explica que confunda realidad con diarrea….Este articulo ni siquiera merece la calificación de tal, una muestra mas de mediocridad intelectual de algunas pretendidas élites , siendo muy generoso…

  3. Vd. Sr. articulista lo que es un suciolisto o algo peor un Psicopata, al decir las mentiras que dice, Mr. Handsome el nieto del mano derecha de Queipo de Llano en Badajoz, lo que quiere es nuevas elecciones para noviembre porque cree que la gente le va a votar más que antes, creo que se va a equivocar yo voté a vox, pero no dude que en las próximas votaré a PODEMOS.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre