El Sindicato de Enfermería en Madrid (SATSE) denuncia que esta comunidad sólo cuenta con 0,12 fisioterapeuta para 1.000 habitantes. Una cifra que está muy por debajo de lo recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Así, según SATSE, la Comunidad de Madrid cuenta, de media, con 0,12 fisioterapeutas por cada 1.000 habitantes, lejos de las cifras recomendadas por la OMS que es de 1 fisioterapeuta por cada 1.000 habitantes. No obstante, en Primaria la situación es mucho peor ya que hay fisioterapeutas que tienen asignados hasta de 80.000 usuarios para un solo profesional.

El domingo, 17 de febrero, se examinan para optar a una de las 208 plazas convocadas en la categoría de Fisioterapia (193 en turno libre y 15 de discapacidad), un total de 3.817 opositores. Es decir, una plaza para cada 18 opositores.

Actualmente, la plantilla de fisioterapeutas en el Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) es de 838 profesionales, una cifra muy alejada de las recomendaciones de la OMS que recuerda que debe haber 1 fisioterapeuta por cada 1.000 habitantes. Madrid cuenta, de media, con 0,12 fisioterapeutas por cada 1.000 madrileños. Es decir, de media, cada profesional de la Sanidad Pública madrileña tiene a su cargo a 7.850 usuarios, casi 8 veces más de la cifra recomendada por la OMS.

Cifra que se dispara si hablamos de Atención Primaria ya que hay numerosos fisioterapeutas que tienen asignados más de 35.000 usuarios, llegando en algún Centro de Salud a tener 80.000 usuarios, un número desorbitado y muy lejos de cualquier recomendación nacional o internacional.

Compartir
Artículo anteriorPolíticas de transparencia
Artículo siguientePauline Kael, la mujer que reinventó la crítica cinematográfica
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

16 + 2 =