El caso de la adjudicación de la reapertura de las Minas de Aznalcóllar sigue adelante con la reapertura del mismo por parte de la Audiencia Provincial de Sevilla. Mas de 26 artículos documentados desde 2015 a 2016, más los publicados en 1998 en el Diario de Andalucía referente al “día fatal, la madrugada del día 25 de abril de 1998” todos ellos fruto de años de investigación insitu, con todo respeto, me ilustra para comenzar de nuevo a escribir sobre el Caso Minas de Aznalcóllar, sin improvisar ni atender peticiones de expolíticos que en esos años ni estaban ni se les esperaba.

 Sin embargo, la realidad es que la Justicia no ha entrado aún en determinar cómo y por qué ocurrió el desastre de la presa, el sábado víspera de la Feria de Sevilla de 1998, quiénes fueron los verdaderos responsables de que esa concesión vía el concurso del 2015, 13 años después,  se hiciera con las irregularidades que la Justicia está investigando y por la que las acusaciones piden duras penas de prisión, mientras que la Fiscalía…, siempre o casi siempre la Fiscalía, a pesar de que hay pruebas contundentes de posible manipulación de la adjudicación, haya solicitado una vez más, y ya son incontables, el sobreseimiento definitivo de la causa. Habría que preguntar al exconsejero de Justicia de la Junta de Andalucía, Emilio Llera (ex fiscal) del Gobierno Susana Díaz, siempre Susana Díaz, la presidenta asesorada por el expresidente nacido en Sevilla, Bellavista, muy cerca de Dos Hermanas, siempre Dos Hermanas, tierra de políticos supervivientes como la ciencia que se impartía en el deseado Cortijo del Cuarto. Dos Hermanas, tierra de Faraones y del Dorado.

La concesión, en realidad, era una lucha de poder interno del PSOE y de los intereses personales de muchos de los miembros más importantes del socialismo andaluz. Por un lado, se encontraban los barones, exconsejeros y muy altos, altísimos cargos  de la Junta y el expresidente de Bellavista que sostenían a Susana Díaz, que casualmente fueron los que se lo llevaron y, por el otro, una facción de empresarios y tapados políticos amigos, directa o indirectamente, de la presidenta de Triana que, aunque no se enfrentaron políticamente a los primeros, sí que tenían sus propios intereses económicos que se extienden desde el Mediterráneo, las aguas del presidente Ximo, a las del Atlántico de Huelva, las aguas de ex presidente en la Diputación de Huelva con Aljaraque.   

En aquel momento Mario y Javier, tanto montaba, montaba tanto, eran guardia pretoriana de doña Susana Díaz. Ahora ambos, como el Caballo de Troya, no saben qué conquistar ni a quién traicionar. Mario perdió la confianza en su derrota como portavoz de la Gestora del PSOE liderada por el asturiano Javier Fernández y apoyada por los barones felipistas en contra de Pedro Sánchez, mejor dicho, de los militantes afines a la ideología de las siglas que apoyaron desde el primer momento, él en su casa, hasta casi el final al hoy Secretario General Pedro Sánchez.   

En el concurso de explotación de las Minas de Aznalcóllar sigue sufriendo el pueblo desde 1998. Todo el procedimiento de la concesión estuvo presuntamente dirigido desde el Palacio de San Telmo y aunque ahora, por el caso Vicente, se pretenda responsabilizar de las decisiones propias de la incumbencia administrativa de la mesa de adjudicación a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, por el papel que jugaron personas de su confianza, la realidad es que no fue así. Las decisiones acertadas o desacertadas, éticas o corruptas, la justicia justa lo determinará, emanaban del interés político de San Telmo y de los asesores internos y externos del Palacio.

Susana Díaz conocía el interés de quienes la sostenían en el poder autonómico, eran los mismos a los que más interesaba que el grupo mexicano se llevara la licitación, como así fue.

El hecho de que hubiese una guerra interna de los socialistas andaluces se muestra en las personas que, desde la sombra, dirigieron presuntamente todo el procedimiento de adjudicación que terminó, casualmente, volcándose hacia el lado de los patrocinados por el expresidente socialista de Bellavista y familia, es decir, el Grupo de México junto a la empresa Cordobesa  elegida como socio local por los mismos que contactaron y presentaron a los mineros mexicanos, por cierto, muy conflictivos social y económicamente en México.

En el lado canadiense, además de los cuñadísimos, había importantes empresarios y sociedades como Aguas de Valencia, protegida por PSOE de Huelva, por el gobierno valenciano del PSOE (amigos muy íntimos, en general, del presidente valenciano). No obstante, la influencia de Felipe con Susana pudo mas, por el momento.

El grupo mexicano apareció de la mano de las empresas de los hermanos Magdaleno, conectados con importantes miembros del PSOE andaluz que, en la actualidad algunos ocupan cargos en la Real Federación de Fútbol y otros en la vicepresidencia del Grupo Prisa.

Grupo México fue elegido por la familia González por sus conexiones y relaciones empresariales en el país azteca. Según la información que dispone Diario16, recogida a través de distintas fuentes, la familia socialista de Bellavista influyó decisivamente en la decisión de la adjudicación. Por el momento no se ha podido conocer la influencia de las relaciones brasileñas de Vicente Fernández con una intervención indirecta del Grupo Brasileño Odebrecht en este proyecto junto al grupo mexicano y cordobés.

Todo el caso de adjudicación del concurso de explotación de las Minas de Aznalcóllar se produjo en un momento en que es coincidente el proceso de adjudicación con el apoyo de los barones andaluces a Susana Díaz en su lucha contra Pedro Sánchez.

Sin embargo, Susana Díaz siempre ha negado su responsabilidad escudándose en que todo fue una guerra de empresas como señaló en una entrevista concedida en la Cadena SER, solo que se le olvido puntualizar que se trataba, por uno u otro lado, de empresas protegidas por los barones socialistas que formaban y apoyaban a la gestora que le habían elegido a ella como líder nacional del PSOE.  Sin embargo, en el mismo espacio dejó una frase que tenía doble filo: «Yo he hecho lo que tenía que hacer». Sin duda, así fue dirigida desde su sillón la decisión de la mesa.

La entonces presidenta de la Junta no dudó hacer lo mismo que otros personajes que llevaban la culpa a sus espaldas: cargar la responsabilidad sobre los funcionarios. No obstante, los datos y las informaciones que obran en poder de este medio indican lo contrario, tal y como analizaremos en las próximas semanas.

El caso Aznalcóllar, el sufrimiento de 11 años de un pueblo no debería ser utilizado ni por los medios de comunicación inmersos en favores con promesas de pagos, menos aún por la justicia, ni por las luchas internas de ningún partido, y mucho menos por frívolos lobistas utilizados que presumen de que su trabajo actualmente solo consiste en levantar el teléfono, esos ya señalados que han ejercido de socialistas, sin sentimientos ni ideología.

4 Comentarios

  1. Vaya pais de corruptos que tenemos, y con ello no echo la culpa sólo a los políticos, lo cuál es muy fácil, ellos sólo son la representación del pueblo español, desde el empresario que hace chanchullos, al trabajador que los consiente, un disparate

  2. Esta sujeta que jamás trabajó y se le llena la boca con tópicos haya logrado ser una dirigente política, dice de lo que son la mayoría de los políticos españoles: analfabetos funcionales. Porque estoy seguro que su licenciatura que logró siendo presidenta de la Junta de Andalucía, sería una cuestión a investigar como la consiguió; pues el «laburu» de presidenta debe ser complejo, y yo a esta individua no la veo que sea un portento de inteligencia. Más o menos es un Pablo Casado, al quien también le regalaron la licenciatura en derecho.

  3. Estamos en un sistema capitalista CORRUPTO cuyo único fin es ESTAFAR AL PUEBLO PARA DARSELO A LOS MUY RICOS.
    LA BURBUJA DE LAS RENOBABLES YA HA EXPLOTADO : EMPRESAS COMO SOLARIA, SOLTEC…HAN TRIPLICADO SU VALOR Y AHORA LAS VENDEN COMO EL FUTURO PARA QUE LOS PEQUEÑOS ACCIONISTAS COMPREN ACCIONES DE ESTAS EMPRESAS PARA EXPOLIARLOS…
    LAS ESTAFAS SIGUEN Y SIGUEN…

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre