El Supremo ha confirmado la condena de 23 años de cárcel impuesta a Miguel Ángel Muñoz Blas por los delitos de asesinato y robo con violencia de los que fue víctima una peregrina estadounidense que realizaba el Camino de Santiago, Denise Pikka Thiem, en abril de 2015 cerca de Astorga (León).

El Supremo ha desestimado íntegramente el recurso de casación presentado contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, que a su vez ratificó el fallo dictado por un tribunal del jurado de la Audiencia Provincial de León.

 

Hechos Probados

El 5 de abril de 2015, hacia el mediodía, Denise Pikka, que se encontraba realizando en solitario el Camino de Santiago, que había iniciado en Pamplona el 6 de Marzo anterior, se desvió de la ruta oficial para visitar el pueblo de Castrillo de los Polvazares (León) y, al salir del mismo, se desorientó debido a que siguió las indicaciones de una flecha amarilla que, en vez de devolverle a dicha ruta oficial, le llevó por un camino que pasa delante de la finca de Muñoz Blas. Cuando la peregrina pasó andando a la altura de la casa, el acusado se acercó a ella y la acompañó durante un tramo del trayecto. En un momento determinado, la joven, como consecuencia del comportamiento del acusado, «se sintió molesta por la actuación y presencia de éste, el cual, con un objeto contundente, golpeó fuertemente a la mujer en la cabeza, a consecuencia de lo cual la misma cayó al suelo.

Los jueces del Supremo que el hecho de que la joven fuera agredida en un descampado solitario y sin posibilidad defensa constituyen un caso “evidente” de “homicidio con alevosía”.

 

Desenterró el cadáver

Tiempo más tarde, en fecha no determinada de finales del mes de agosto de 2.015, «ante la presión policial y el temor de ser descubierto», el acusado desenterró el cadáver y lo trasladó al lugar donde apareció. Finalmente, fue detenido en septiembre de 2015 en Grandas de Salime (Asturias), e indicó el lugar donde estaba enterrado el cadáver. Además, Muñoz Blas quemó e hizo desaparecer las ropas y pertenencias de la víctima, apropiándose de 1.132 dólares USA en billetes, que la mujer llevaba en su poder para imprevistos.

La condena es de 20 años de cárcel por el asesinato, y de 3 años por el delito de robo con violencia. Además, se le ha impuesto la prohibición de aproximación, a una distancia inferior a 500 metros, respecto de los padres y el hermano de la víctima. Asimismo, deberá indemnizar a los padres con 120.000 Euros y con 30.000 euros al hermano de la misma.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here