En un referéndum realizado el pasado fin de semana el 63% de los votantes aprobaron la prohibición de la homofobia, condenándolo de la misma manera que el racismo.

Hasta ahora la prohibición explícita por discriminación hacía referencia a cuestiones raciales, religiosas o contra grupos étnicos. A partir del referéndum celebrado este fin de semana, también se considera la homofobia como una de las discriminaciones prohibidas.

Llegar a esta votación no ha resultado sencillo, y es que desde la Unión Democrática de Centro, un partido de ultraderecha, se ha estado recogiendo firmas precisamente para considerar que la homofobia no debía prohibirse, porque podría estar atentando contra la libertad de expresión, según ellos.

Los promotores de esta recogida de firmas no están contentos con el resultado del referéndum y por eso acaban de anunciar que se disponen a recoger firmas para una nueva consulta, esta vez con ir a por el matrimonio homosexual.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre