Foto Stop Desahucios Móstoles

Stop Desahucios Móstoles ha conseguido evitar que un empleado de una empresa de desocupación permanezca en la puerta de la casa de una familia. El banco malo, Sareb vendió la vivienda a sabiendas que estaba ocupada desde hace cuatro años por Yuri, su hija y su padre.

El actual propietario, que no era el original que fue desahuciado por su banco, ha contratado a la empresa Rekupera para sacarlos de su casa.

A Yuri metieron silicona en las cerraduras que fueron tapadas con cinta de embalar, además le han cortado el agua y la luz en plena ola de frio.

STOP Desahucios Móstoles han denunciado que los últimos días de la familia han sido un infierno. A Yuri no le permitieron salir de la casa, por el temor fundado de no poder volver a entrar en ella.

La mujer asegura que es un piso del Sareb, pero la empresa Rekupera la ha desmentido y ha asegurado que un particular compró la vivienda hace varios meses, sabiendo que estaba okupada, y ahora quiere recuperarla y son los que han recurrido a la empresa cuyos miembros han estado presionando a la familia para que abandone la casa.

A Yuri metieron silicona en las cerraduras que fueron tapadas con cinta de embalar, además le han cortado el agua y la luz en plena ola de frio. Foto Stop Desahucios Móstoles.

José María, el padre de Yuri que convivía con ella y su nieta, no pudo volver a acceder a ella. Eso sí ha asegurado que entraron en la vivienda alquilándola, pero luego resultó ser que estaban okupándola.

José María que salió del piso el pasado 2 de diciembre, desde entonces ha estado durmiendo en su coche. “Salí ayer a comprar y ya no he podido volver y porque tengo coche donde he dormido, porque no tengo ninguna salida habitacional, porque esta gente las salidas que dan son pisos que tienen ellos de banco, trabajan con dos caras y ya le dije yo a mi hija para que vamos a salir de Málaga para meternos en Malagón”, ha afirmado a Telemadrid.

Yuri lleva varias noches sin dormir, “porque están aquí y no sé si van a entrar o no.

“Yo siempre he querido hacer las cosas bien, tener un alquiler social desde el primer momento. Yo ahora no tengo a donde irme”. Además, las personas que se pusieron delante de su puerta las 24 horas le dijeron que abandonara el piso de un día para otro.

Hoy gracias a Stop Desahucios Móstoles la propia Yuri, ha conseguido que “estos matones que están en la puerta para no dejarla salir” abandonen la vivienda.

Stop Desahucios Móstoles ha denunciado que desde el mes pasado la empresa lleva metiéndole avisos por debajo de la puerta y le han dañado tres bombines de la puerta. Además, dicen que han estado dando golpes durante la noche para no dejarla dormir.

Yuri dice que cuando el piso pertenecía a la SAREB tuvo tres juicios, pero no consiguieron desalojarla, uno de ellos porque el juez lo desestimó porque había pedido un alquiler social.

Ha pedido ayuda a los servicios sociales del Ayuntamiento de Móstoles, pero dice que solo le ofrecen una habitación.Yuri lleva viviendo en esa casa de Móstoles desde hace 4 años cuando en ella vivía una conocida de una amiga suya. Luego ella se fue y se quedó ella viviendo con su hija de 14 años, su pareja y su padre adoptivo. Yuri trabajaba en la restauración, pero lleva 9 meses sin conseguir ingresos y no tiene posibilidad de irse a otro sitio ni ningún tipo de subsidio.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre