Soraya Sáenz de Santamaría es la líder que necesita ahora el PP y España. En primer lugar porque es eso, una líder. Indiscutiblemente, el suyo constituye uno de los más grandes y afianzados liderazgos que hay en nuestro país. Su capacidad de gestión cuando una mujer ha tenido la mayor cuota de poder en España, es el principal aval para presidir el PP y disputar a Pedro Sánchez el Gobierno de España. Porque claro, entre Sáenz de Santamaría y Sánchez no hay color.

Viene siendo hora que nuestro país, ejemplo y espejo de medio mundo en derechos y libertades, tenga una mujer al frente del principal partido y, si los electores lo avalan, del Gobierno. Y no una mujer cualquiera: una abogada del estado experta en nuestras leyes con la solvencia y la experiencia necesaria para tomar decisiones de calado.

Y Soraya también es garantía de lucha contra la corrupción. Prueba de ello son todos los caídos en el PP por meter la mano en la caja, que le culpan injustamente de su caída atribuyéndole falsamente maniobras de filibusterismo. Todos ellos, cuyo único objetivo es barrar el paso a Sáenz de Santamaría, saben bien que la ex vicepresidenta es el mayor látigo contra la corrupción que durante muchos años han practicado y que injustamente ha manchado la confianza y el buen nombre en pro del servicio público del Partido Popular.

Ante una España de retos y oportunidades en una Europa en crisis, Soraya Sáenz de Santamaría es nuestra Ángela Merkel. La persona capaz de plantear un proyecto de España fuerte y unida ante los socios comunitarios, con grandes mayorías que supere el sectarismo de los partidos en el cual se ha movido la política española desde la transición.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre