Alicia García, consejera de Igualdad y Servicios Sociales.

Serena, firme, sin nada que lamentar. De no ser porque se trata de uno de los episodios más dramáticos y crueles, y porque se podría haber evitado, parece que la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades de la Junta de Castilla y León, Alicia García, está hasta satisfecha. Pero una niña de cuatro años ha muerto por maltrato y abusos sexuales. Una muerte anunciada, si no se intervenía, cuando casi un mes antes el parte médico avanzaba que podía ser un caso de maltrato. Los tíos de la menor también advirtieron que algo raro pasaba a la Policía. Tampoco fue suficiente para salvarle la vida.

La consejera ha comparecido para informar sobre las actuaciones de los Servicios de Protección a la Infancia de la Gerencia Territorial de Servicios Sociales de Valladolid en relación con la menor de 4 años que falleció el pasado 3 de agosto, un caso por el que se encuentran presos la madre de la pequeña y su pareja. No ha convencido a nadie más que a los suyos.

Sara, de tan sólo cuatro años, no tuvo oportunidad, ni apoyo institucional. Pero la consejera lo dice contundente y firme: “nada hay que reprochar a los profesionales”. Aunque, probablemente la pregunta debiera ser: “¿y a la Administración? ¿y a usted consejera? ¿hay algo que reprocharle a usted?

Alicia García ha tardado semanas en comparecer, en dar explicaciones y lo hace como si no hubiera pasado nada. Como si la pequeña Sara de cuatro años no hubiera muerto por palizas y abusos sexuales. Como si nadie superiora lo que estaba pasando y no hubiera partes médicos y llamadas de familiares a la policía.

Pero la consejera defiende la gestión de su Administración con pasión. Ojalá hubiera puesto la misma en poner los medios para que casos como el de la pequeña Sara no hubieran sucedido.

 

Defensa de los Servicios Sociales 

La consejera de Familia de Castilla y León ha defendido ante Las Cortes la actuación de los Servicios Sociales en el caso de la niña de 4 años que murió, supuestamente tras sufrir maltrato y abusos sexuales, y ha explicado que la Junta iba a asumir su tutela un día antes del fallecimiento. Nadie llegó a tiempo de impedirlo, a pesar de que había informe médico que advertía de que existiera esa posibilidad y que hasta los tíos de la pequeña pidieron ayuda a la Policía. Por 24 horas, no se llegó a tiempo de salvar a la niña.

Alicia García ha dejado muy claro en su comparecencia que “no hay nada que reprochar a los profesionales”. Según explica en su comparecencia, la decisión de tutelar a la menor y a su hermana se adopta el 2 de agosto “no porque se piense o se tengan indicios de que pueda existir un riesgo vital para las niñas, que hasta ese momento no se desprendía de nada de lo que se conocía por ninguno de los diversos profesionales de los distintos ámbitos que habían tenido conocimiento del acaso”.

La decisión de toma “por la negligencia de la madre en la atención doméstica de sus hijos y por su falta de colaboración con los servicios sociales”, ha aclarado la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades en la Comisión Extraordinaria correspondiente de las Cortes autonómicas. Por tanto, y a pesar de lo dicho anteriormente, sí hay indicios, informe e intención de actuar.

En una convocatoria urgente de rueda de prensa del sábado por la mañana, dos días antes de que la consejera de Familia, Alicia García, explicara este lunes las actuaciones de la Junta en este caso, Rosana y Pedro Muñoz, hermanos de la madre de la niña, y visiblemente afectados, han pedido que se clarifiquen «unos hechos tan trágicos» como los ocurridos con su sobrina para que no se vuelvan a producir. En este sentido, han narrado lo ocurrido en las últimas semanas de vida de la pequeña, cuando ellos mismos, los tíos maternos, tuvieron que trasladar a Sara a un centro de salud ante la «indiferencia» mostrada por el novio de la madre con un golpe que la niña presentaba en un dedo.

Los tíos de Sara han apuntado además a unas «claras deficiencias» en el funcionamiento de las administraciones con respecto a la gestión de este caso, por lo que exigen que se depuren responsabilidades.

Respuesta socialista

La portavoz de Familia e Igualdad de Oportunidades del Grupo Parlamentario Socialista en las Cortes de Castilla y León, Ana Muñoz, señaló los “recortes económicos” como posible causa de continuos fallos de protocolos en asuntos de menores ya que los mismos han originado “una falta de recursos humanos y económicos”.

En su intervención tras la comparecencia de la titular de la Consejería, la portavoz socialista reclamó políticas transversales en el seno de la Junta de Castilla y León con la implicación de las consejerías de Familia, Sanidad, Educación o Presidencia.

También se mostró contundente ante la “excesiva burocracia” para detectar con rapidez posibles maltratos ya que el expediente del caso “estuvo 24 días de peregrinaje” en varias instituciones entre las que hubo “gravísimos fallos de coordinación”.

Podemos: “hay que evitar en lo posible la burocratización, para que haya mayor agilidad y las comunicaciones no se demoren tantos días como en este dramático suceso”

Por eso, se refirió a “fallos” en el protocolo sanitario, que ya fue modificado “por ineficaz”, y también en la Red Centinela de alerta infantil, desconocida entre los profesionales del sector en la Comunidad. Por ello, Muñoz fue explícita al reclamar a la consejera “humildad y honestidad” para asumir la necesidad de modificar los protocolos.

La portavoz socialista reclamó que esas “modificaciones” se hagan “por la vía de la urgencia” y señaló que las mismas ya podrían reflejarse en los Presupuestos Generales de la Comunidad para el ejercicio 2018.

 

Podemos 

Para Podemos, según explica su portavoz, Pablo Fernández, a Diario16 “es una comparecencia decepcionante”. La consejera, a su juicio, “ha intentado en todo momento eximir a la Junta de Castilla y León y a su Consejería de cualquier tipo de responsabilidad llegando a indicar en varias ocasiones que en todo momento se había hecho lo correcto”.

Desde Podemos entienden que, siendo un tema muy delicado y doloroso, “hay que hacer las críticas oportunas para mejorar y corregir lo que ha fallado”. Para Pablo Fernández, “está claro que hay que mejorar los protocolos y la coordinación entre las distintas administraciones implicadas en menores”.

Es evidente, para Podemos, que hay que evitar en lo posible la burocratización, para que haya mayor agilidad, para que las comunicaciones no se demoren tantos días como en este dramático suceso y “es obvio que hay que recuperar a Servicios Sociales los recortes realizados por el PP, que han provocado que no haya profesionales suficientes para atender las necesidades de la ciudadanía y especialmente de los menores”.

La comparecencia no ha estado a la altura, para Pablo Fernández, “porque no ha hecho una autocrítica que es necesaria para mejor mecanismos que impidan situaciones tan dramáticas” y Podemos espera que en los próximos días “se den explicaciones más detalladas para que jamás vuelva a ocurrir un tema tan grave como éste”.

Apúntate a nuestra newsletter

2 Comentarios

  1. Los responsables de la Junta deberían investigar y corregir muchas cosas, además de asumir responsabilidades. Los servicios sociales han sido uno de sus puntos fuertes y ahora… Qué o quién ha cambiado?

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre