La Asociación Agreal Luchadoras a través  del Bufete Almodóvar & Jara ha enviado varios burofaxes a cinco sociedades médicas que fabricaron el bulo de la inocuidad del fármaco Agreal cuando saltó el escándalo de sus múltiples y graves daños.

Lo hicieron mediante una nota informativa de la Agencia Española de  Medicamentos que luego el productor del medicamento, Sanofi Aventis, usó en todos los juicios para librarse de su responsabilidad desde entonces hasta la actualidad.

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps)  emitió una nota informativa sobre el medicamento Agreal el 9 de febrero de 2007, hace ya más de doce años. En ella se informaba sobre el dictamen de una comisión de expertos designados por cinco sociedades médicas del ámbito de la psiquiatría, la neurología, la farmacología, la  medicina de familia y el estudio de la menopausia para cuyos sofocos se usaba el fármaco, que fue retirado del mercado en 2005.

Dicha comisión afirmó que la sintomatología de las reclamantes correspondía a cuadros inespecíficos, con algunas excepciones; y que los cuadros de evolución prolongada y permanente NO tenían explicación biológica. Esa afirmación quedó desmentida por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) en julio de 2007 y 1 de octubre de 2007. Sin embargo, las pruebas científicas de los peligros de Agreal permanecieron ocultas hasta fecha reciente.

Esa nota informativa se ha utilizado durante estos doce años, indebidamente, en los numerosos juicios del Caso Agreal. Las mujeres alegan haber sido dañadas gravemente por este neuroléptico (les fue recetado durante años cuando no se puede consumir más de tres meses salvo riesgo de sufrir secuelas irreversibles, como así sucedió).

El uso por parte de Sanofi Aventis y sus peritos de dicha nota informativa en tribunales es ilegal, abusivo e improcedente por dos razones:

1) Nunca se ha podido conocer quién era el experto que trabajaba en nombre de las sociedades médicas comentadas. Ninguno de ellos ha podido ser citado, hasta ahora, para ratificarse y debatir en sede judicial sus conclusiones.

2) La valoración de causalidad que hacen estos llamados “expertos” de la asociaciones profesionales son erróneas pues niegan en cualquier mujer los reconocidos efectos adversos (documentados por la EMA y la Organización Mundial de la Salud (OMS) en julio de 2007).

El mero hecho de que esos supuestos especialistas, en febrero de 2007 no pudieran conocer el dictamen de la EMA de julio de 2007 y la simultánea alerta mundial nº 116 de la OMS, debería haber ANULADO automáticamente la nota de febrero de 2007 de la Aemps. Pero no fue así y Sanofi se benefició confundiendo a los juzgados y tribunales y eludiendo siempre su responsabilidad legal.

Se desconoce, por tanto si cada experto tenía algún conflicto de interés con Sanofi Aventis que le llevase a obrar de manera pseudocientífica. Lo que sí nos confirman desde el despacho Almodovar y Jara es que entre esas sociedades a las que la mujeres del Agreal han escrito explicándoles sus responsabilidades, está la Sociedad Española de Psiquiatría que, como muchas otras, recibe cada año dinero
de esa empresa farmacéutica (como también de otras).  Y como nos confirman, esto puede comprobarse en la página web del laboratorio, que está obligado desde 2015 a declarar todas las “transferencias de valor” a los médicos y sus organizaciones.

Los datos farmacológicos que los expertos refieren de la veraliprida (principio activo del Agreal) no pueden ser correctos ya que afirman que no explican los cuadros adversos de evolución prolongada o permanente. En primer lugar, por ser anteriores a lo que expuso la EMA en julio de 2007.

También son contrarios al documento “Razones científicas y motivos de la retirada de los medicamentos conteniendo Veraliprida” que motivan la Decisión de la Comisión UE de octubre de 2007.

Lo que explicaron en 2007 los especialistas sobre la no relación de causalidad entre la ingesta del fármaco y los daños sufridos por las afectadas contradice también un documento interno de Sanofi, confidencial, al que tuvieron acceso Agreal Luchadoras en 2015.

El denominado “Dossier Agreal” consta de 373 páginas con las preguntas de la EMA y las respuestas de Sanofi Aventis sobre la falta de seguridad del tratamiento.

Su traducción jurada al español para los juicios se consiguió, por primera vez, en octubre de 2018. En ese “Dossier” constan numerosos casos y reacciones adversas graves, persistentes, irreversibles de tipo psiquiátrico, neurológico, etc, producidas por Agreal.

Pese a que en ese informe Sanofi reconoce los daños que puede provocar su tratamiento los peritos de Sanofi Aventis en Tribunales de Justicia siempre han negado esos efectos secundarios, incluso en las mujeres que lo tomaron durante mucho tiempo (siendo el tiempo máximo posible de consumo, nunca advertido, de tres meses, reconocido por Sanofi Aventis ante la EMA en 2007, tal y como se constata en el “Dossier Agreal”).

En suma, es evidente que la circunstancias que concurren en la elaboración de esa nota de febrero de 2007 por los  «expertos» conduce a que la directora de la AEMPS produzca y emita una información falta de rigor y totalmente rechazable según el despacho que lleva este caso.

También es repudiable, según afirma Almodovar y Jara, más si cabe aún, que en los tribunales de Justicia y de manera sistemática, siempre sin identificar ni ratificarse sus autores, se considere, por el mero principio de “autoridad” de esas sociedades médicas, como de valor probatorio.

La EMA, OMS y la decisión de la Unión Europea de 1 de octubre de 2007 y el “Dossier Agreal” demuestran que las conclusiones de esa comisión de expertos han sido y son erróneas, es decir, objetivamente FALSAS.

La Asociación Agreal Luchadoras solicita pues a las sociedades médicas que participaron en la creación del bulo de la inocuidad del Agreal:

1. Que se comunique la identidad de los expertos designados por ellas y que son coautores de las citadas erróneas y falsas conclusiones de la nota de la AEMPS.

2. Que esas sociedades reconozcan y hagan saber a Sanofi Aventis que no pueden utilizar ni respaldar en 2019 las conclusiones de esa comisión de expertos de 2007, quedando al margen del Caso Agreal para no verse involucradas en los procesos judiciales aún pendientes.

Y advierten:

«De no hacerlo deberán tener en cuenta que un representante de cada sociedad se expondrá a tener que responder, ante los tribunales, de las afirmaciones que suscribió el experto que fue designado hace más de doce años».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × 2 =