Comenzaba la semana comentando la intervención de la periodista Cristina Pardo en el programa de Antena 3 «El hormiguero», dirigido por Pablo Motos, en la que se hacía una valoración jocosa y sacada de contexto sobre el juicio al procés.

Primer charco: crítica al análisis banal y en clave de humor del juicio en El hormiguero

Mi crítica se fundamenta en que la mayor parte de la sociedad española no ha seguido el video del juicio al Proceso soberanista catalán. Y que, informándose de esta manera, su percepción de lo que realmente ha sucedido en la Sala Segunda del Tribunal Supremo pueda estar sesgada. De hecho, Antonio Resines, reconoce no haber visto algunas de las cosas que se comentan. No es de extrañar. El silencio informativo sobre lo que ha sucedido durante el juicio ha sido muy llamativo durante las 52 sesiones que ha durado, unos cuatro meses.

Me parece, personalmente, grave esta situación que se genera, porque nos encontramos ante un juicio de máximo calado. No ya por las connotaciones que al independentismo se refieren, sino por la incidencia directa en la democracia española, en las libertades civiles y en los derechos fundamentales de toda la sociedad.

Segundo charco: crítica al supuesto doble rasero de Toni Soler

Amiga de meterme en charcos, después de que este video fuera compartido y las críticas a Cristina Pardo por su falta de rigor y sensibilidad ante la situación que están sufriendo personas privadas de libertad (en contra de lo que se solicita por parte de organizaciones como Amnistía Internacional, o Naciones Unidas), me introduje en otro.

Esta vez puse el dedo en una llaga, en la de un intocable. Toni Soler. Uno de los principales productores, tanto en la televisión pública catalana como en otras cadenas de máxima audiencia en España. Comenzó trabajando junto a Andreu Buenafuente y su éxito es incontestable. Su encumbramiento (si puede decirse así) fue en 2006 con el programa de sátira catalán Polonia. Es anecdótico, pero el nombre del programa viene de la manera en que se ha venido llamando «polacos» a los catalanes, al no entender el catalán y considerarlo un lenguaje extranjero. Es un programa de humor, de sátira, análisis de actualidad, republicano y divertidamente crítico. Después creó la productora Minoría Absoluta, y copresenta un programa junto a Jair Dominguez, en TV3, «Està Passant».

Como decía, el charco en el que me metí fue este:

Concretamente la información se publicó aquí . Mi «charco» venía a cuento de aquel tuit que publicó en su momento Toni Albà, que según se explicó en su día, le costó sus colaboraciones en el Polonia. Sinceramente, no me pareció para que le costase su trabajo a Albà, como tampoco me escandaliza la broma sobre Valls. La cuestión es el doble rasero. Pero a Toni Soler no le gustó mi comentario, evidentemente. Negó que se hubiera llamado «gigoló» a Valls, y me dijo que no me dejase intoxicar. Que le tenemos harto.

Estando así la semana, no podía tardar en llegar un contraataque. Y así fue. En redes sociales, promovido por distintos perfiles, aparecía un fragmento de una intervención mía en una charla en el Ateneo de Barcelona el pasado mes de mayo de 2018.

En el fragmento del video planteo la diferencia entre lo que se «consume» a nivel informativo en Cataluña y en España. Sí, hablo de Cataluña y de España, como dos realidades porque es el parámetro de la comparación. Sin embargo, el video está cortado para que parezca lo que NO ES: un discurso que pretendería decir que en España son «borregos» y en Cataluña «son muy listos. Y no. Si uno ve la parte previa (intencionadamente cortada), de lo que hablo es del hecho de que TV3 no pueda verse en los demás territorios de España, cosa que considero que sería muy oportuna. Precisamente porque allí se tratan temas de otros territorios que en las televisiones nacionales no se han tratado: como por ejemplo escuchar voces como la de Jon Iñarritu (entonces Senador de Bildu y hoy diputado en el Congreso), o conocer en profundidad lo que estaba sucediendo en Murcia con la vía del tren (asunto por el que los activistas murcianos denunciaron el silencio de los canales de información nacionales en España).

Pero la explicación de lo que YO Sí DIGO en esa charla la explicaré en otro artículo. Puedes leerlo aquí.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

3 Comentarios

  1. Oh Beatriz, ibas para lo que ibas y te quedas en generadora de polémica. Triste pero cada uno a lo suyo, venga, lo próximo sobre si los hombres del Estado español a diferencia de los Catalanes se mean mas fuera de la taza del water. Seguro que consigues ser trending topic. Animo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

nueve + cinco =