Tenía 21 años, estaba en cuarto de carrera, hacía prácticas de verano en Salamanca y Luis Eduardo Aute daba un concierto en “Las Noches del Fonseca”, en aquel verano del 90. Y mandaron a la becaria a esperar, mientras duraba el ensayo, para el canutazo al artista.

Y allí le pude seguir, en el patio del maravilloso Colegio Fonseca de Salamanca, edificio plateresco, de tipo conventual, organizado alrededor de un claustro. Y Aute ensayó con su equipo, con la voz femenina y maravillosa que le acompaña en este concierto, durante horas y horas.

Los periodistas se marcharon, ya no había opción para las entradas en emisoras locales y para la prensa escrita era tarde. Yo, sin moverme. Porque tenía más miedo que a un nublado a mi redactor jefe, un hombre duro, malhablado y con peor estilo, que luego fue un jefazo de El Mundo, y que me había dicho “si no consigues unas declaraciones, no vuelvas”.

Y allí seguía, escuchándole, mientras oscurecía, con una temperatura de aquel agosto de fuego, emocionada de poderle escuchar teniendo ya a mí sola como espectadora, pero muerta de miedo por si, al finalizar, no me concedía unas palabras. Y esa era exactamente su intención. Aute, bajó del escenario, serio -como era él-, y relajado para salir por la puerta tras mirarme y decir un “hasta luego”.

Casi me muero. Y corrió hacia él, que estaba muy cansado, que en un rato tenía que dar el concierto -a las 22.00 horas y serían las 19.30 h- y que lo sentía. Me dio la espalda. Y no sé bien si grité, lloré o qué hice exactamente, pero -como después de ha ocurrido mil veces en mi vida profesional- viví aquel instante como si no hubiera un mañana. Y sé que le dije: “no puedes hacerme esto, mi madre y yo comparamos todos tus discos, soy tu fan, si no me haces declaraciones igual me echan del periódico…Por favor, ayúdame…”. Y, entonces, sin perder la calma, se dio la vuelta y me dijo, “dale, tienes cinco minutos”.

Y yo seguí quejándome, pidiendo, lloriqueando. Y me miró, me puso mi mano en mi hombro y dijo: “tranquila, vamos a joder a ese hijo de puta de tu jefe”. Y no sé si estuve 5, 10, o 30 minutos. Ni idea. Pero en aquel patio del Fonsea plateresco tuve mi historia con Aute mientras él “Pasaba por aquí” y yo supe que siempre siempre “queda la música”, la suya claro.

Hoy sé que aquellos minutos (los que fueran) sólo para mí fueron momentos maravillosos, que él me confesaría años después que no recordaba, pero que a mí se me grabaron a fuego en el alma.

Así, Aute se convirtió en mi héroe, sin pretenderlo, ni recordarlo, ni valorarlo. Porque así era él. Discreto, distante -hasta que se le conocía mejor y llegaba a conocerte- y generoso sin darse importancia. Y así también pude ir a redacción y presumir de que sólo yo tenía en la ciudad declaraciones de Aute. Nadie me felicitó por ello (la bronca hubiera sido monumental si no lo hubiera conseguido), pero las lecciones del Periodismo se escriben con renglones torcidos. Sólo los periodista de alma y vida lo sienten.

Mi madre me enseñó a conocer, admirar y seguir al artista que hoy nos deja, como al alba, huérfanos. Otro de los millones de cosas que sólo a ella tengo que agradecer.

Ya en la tele

Tuve ocasión años después de acudir a una rueda de prensa de Aute. Él más mayor, yo menos joven. Al acabar hablé un rato con el cantautor de mi alma. Le recordé la anécdota del 90 cuando me salvó la vida de becaria, y me hizo un dibujo -que he perdido en algún traslado para mi desgracia- porque se encontraba en pleno apogeo artístico de su pintura.

Ya en la época de la televisión, en Localia, en mi programa de debate semanal, le tuve a mi lado -mientras nos maquillaban a ambos- a él para una entrevista con el excelente periodista Ricardo Montilla y- y yo para pasar a mi plató de Localia TV.

Y me reconoció Aute que cuando gente como yo le muestra tanta admiración “me da miedo”, porque le aseguré que en cada momento importante de mi vida él había estado presente a través de su música, de su voz, de sus maravillosas letras.

Fue la última vez que le vi en persona en distancia corta. Todavía asistí a un par de conciertos suyos con Sergio -mi compañero de profesión y vida- . Yo ya como mujer madura, él mucho más mayor, pero imperturbable al paso del tiempo en alma y mente.

Ese tímido Aute, intimista, medio ausente, medio tranquilo y todo él esencia de artista, se nos ha ido. Sin hacer ruido, discretamente, enfermo desde aquel nefasto ataque, y sin ni siquiera pedir la inmortalidad de su obra. Pero lo será. Y grito “Al Alba” y temo a la madrugada sin él mientras paso por aquí para desahogarme.

Grande Aute y gracias por tanto.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorHazme un hueco
Artículo siguienteSantander-BBVA: el BCE allana el camino para la fusión o la OPA
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

2 Comentarios

  1. Nunca me gusto al alba era una cancion que me daba escalofrios ,ayer lei una entrevista que se hizo en diario 16 hace tiempo y lo entendi todo ,como rosa leon se dio cuenta de algo que ni aute se dio cuenta , queria escribir una cancion de amor y escribio la cancion de una persona que iba a ser fusilada al alba.
    la volvi a oir y la sensacion de frio helado me volvio a recorrer el cuerpo .
    lo increible es que aute quiso escribir la cancion de una persona que iba a ser fusilada pero no le salia nunca y de forma inconsciente al escribir una cancion de amor la salio lo que tenia inconscientemente en la cabeza.
    por favor oigan la letra detenidamente y les pasara como a mi me corta la sangre ,una obra maestra terrorifica y real .
    que dios tenga en su gloria al genio de luis eduardo aute ,casualmente en you tube vi a aute en un documental que trataba de filipinas y los españoles durante la segunda guerra mundial en manila ,luis eduardo aute estaba perseguido por la tragedia?

  2. Aute ya dijo que la letra no fue escrita por el motivo de los fusilamientos, la estrenó antes de esa fecha. Rosa León lo interpretó así y así lo creímos, pero Aute lo desmintió. Con todo se puede interpretar como cada uno quiera, es una canción de amor.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre