El centro de primera acogida de Hortaleza lleva años ofreciendo condiciones críticas, con numerosos casos de sarna y una situación de hacinamiento que está ya a la orden del día. Desde mediados de 2016, los educadores del centro describen estar viviendo una situación caótica e insufrible tanto para los menores como para los educadores y el resto de personal del centro.

Todos los educadores del turno de noche del Centro de Primera Acogida de Hortaleza han dirigido a la Dirección un texto denunciando estas situaciones. Una denuncia más, de todas las que llevan sucediéndose desde hace dos años. Las reiteradas demandas parecen no dar su fruto y, los profesionales denuncian que “son habituales las agresiones y los intentos de amotinamiento, lo que obliga a llamar a la Policía”.

Actuación Inmediata

El centro de primera acogida de Hortaleza pide una actuación inmediata. El overbooking que sufren está generando una situación de desamparo, dónde el número de empleados es incompatible con el número de menores y la falta de actuación por parte de la dirección y la administración pública.

Según informan desde el SATSE, los menores ”sufren continuamente los insultos, agresiones, humillaciones y robos” por parte de otros jóvenes, también ingresados en el Centro.

Por ello han presentado un escrito a través del Registro de la Consejería de Políticas Sociales y Familia ya que la actual directora del centro, Olga Ventosa, se negó, en su día, a asumirla, rechazándola y negándose a firmar ‘el recibido’, según indican los educadores del turno de noche.

Desprotección

De igual forma, los educadores denuncian las condiciones en las que se ven obligados a vivir los ingresados. “Los jóvenes que ocupan las habitaciones de la planta baja duermen en colchones tirados en el suelo y en condiciones antihigiénicas la mayoría de las veces. (…) pudiendo consumir a sus anchas tabaco, bebida o hachís”.

“Las habitaciones están en un estado lamentable, con camas deshechas y la ropa por el suelo”. Cuando se les exige que cumplan cualquier tipo de normas “son habituales los intentos de amotinamiento y agresiones que hace necesaria la presencia de la Policía”.

Tras la cena, en vez de ducharse y ponerse el pijama, “gran parte de los menores se ausentan. (…) Van llegando a cuentagotas a lo largo de la madrugada, en un estado deplorable la mayoría de las veces, y cualquier intención de poner el mínimo límite a sus conductas o la correspondiente medida educativa, es respondida con todo tipo de insultos, vejaciones y agresiones físicas”.

Por último, los educadores del turno de noche que firman el escrito recuerdan que “el presente escrito, como todos los anteriores, no son más que un reflejo de las sensaciones, pensamientos y emociones que experimentamos en el continuo desempeño de nuestra tarea, siendo difícil reflejar, por escrito, la tensión de acompaña cada uno de estos momentos”.

Día a día, finalizan desde SATSE Madrid, todos los profesionales del Centro de Primera Acogida de Hortaleza están realizando un gran sobreesfuerzo físico y psicológico que está deteriorando gravemente su salud, por lo que insta a la Consejería de Políticas Sociales y Familia a intervenir y solucionar un problema que se encuentra enquistado.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre