Enrique del Olmo / Foto Agustín Millán.

Estamos con Enrique del Olmo que se ha vuelto a presentar a las primarias del Partido Socialista de Madrid. Como hace 3 años tampoco esta vez ha logrado los avales suficientes. Denuncia la premura en convocar las primarias a la secretaria general del partido Socialista de Madrid y también las dificultades para el acceso a los datos de los militantes socialistas.

Al convocar públicamente su candidatura, invocó al candidato de izquierda a la presidencia de EEUU Bernie Sanders. Se presentó como el “modesto Sanders”.

Lideró la plataforma “Gana Madrid”, en una época ilusionante para las confluencias de la izquierda, con actores como Tania Sánchez y Mauricio Valiente, antes de la aparición de Podemos. En cambio considera Enrique del Olmo que esta época es más propicia para un intento de acuerdo de las izquierdas para desalojar de la presidencia al PP de Cristina Cifuentes. Se presentó para un Intento al asalto a la alcaldía de Madrid, enfrentándose a Antonio Miguel Carmona, cayendo derrotado en las primarias.

Nos concede una entrevista después de anunciar que no ha conseguido a los avales necesarios para presentarse a las primarias del PSOE, por apenas 100 votos.


¿Porqué su candidatura no ha conseguido los avales necesarios?

Llevo más de 4 años denunciando el sistema de avales, como un sistema fundamentalmente antidemocrático, que fuerza las condiciones de voto de la militancia, -con una declaración de adhesión inquebrantable al líder o lideresa que haya en ese momento-. En este sentido, condiciona muchísimo la libertad de concurrencia.

¿Qué propone para sustituir a las primarias?

Existe un sistema a dos vueltas. En la primera vuelta se podrían presentar los candidatos que lo deseasen y en la segunda vuelta, después de votar la militancia, competirían los mejor colocados. Sin embargo este sistema de avales tensa a la organización y genera tensión en la militancia. Es como si se pasara lista, decir con quién estás y con quién dejas de estar.

Foto Agustín Millán

El aparato del partido, ¿cómo se ha comportado con las diferentes candidaturas, y en especial con la suya?

A habido muy poco tiempo para formalizar las candidaturas, la información ha sido muy deficiente, sobre todo para aquellos que no controlamos agrupaciones o estructuras del partido. Nosotros esa información nos la hemos tenido que buscar paso a paso solos. Y no nos han facilitado ninguna comunicación con la militancia. Nosotros calculamos que al ser comunicación electrónica, más del 20% de la militancia no tiene acceso a ella. Y luego el tiempo ha sido muy reducido, a la vuelta del verano y casi entre vacaciones. Pero a pesar de eso nos han faltado muy pocos avales. Es muy mal ejemplo, ir a un proceso competitivo sin que te dejen competir.

En Portugal aquello que han sido temas conflictivos se han separado de la negociación y se ha llevado un programa que ha dado unos resultados excepcionales

A usted se le consideraba sanchista antes que Pedro Sánchez. Durante las primarias a secretario general del PSOE, en la candidatura de Tapias y en una época en la que se habló de las confluencias en Madrid, pero no fraguó ninguna. ¿Por qué no se logró la unidad de la izquierda?

Yo creo que más allá de la facilidad o dificultad, ahora es más fácil, porque el Partido Socialista ha girado y se lo ha planteado en su agenda. Antes no estaba en la agenda. En podemos hay una reflexión evidente, no pueden pervivir en la oposición permanentemente.

¿Con Podemos va a ser más fácil llegar a gobernar la Comunidad de Madrid?

Creo que hoy es mucho más fácil, más allá de la facilidad o dificultad, hay la obligación moral de intentarlo pero también la obligación política de comernos todos los sapos. Los acercamientos políticos no se conforman con afinidades personales. Es imprescindible echar al Gobierno del partido Popular de la Comunidad de Madrid y de muchos ayuntamientos, y eso obliga sí o sí al entendimiento del partido Socialista y Podemos.

¿Hay grandes diferencias con Podemos?

No es cierto que haya grandes trabas programáticas, hay bases de programas suficientes. Aprendamos de Portugal. En Portugal aquello que han sido temas conflictivos se han separado de la negociación y se ha llevado un programa que ha dado unos resultados excepcionales. El domingo ha salido la noticia de que las agencias de calificación, le han retirado la categoría de –bonos basura- gracias a la acción de un gobierno conjunto de izquierdas.

¿Va haber una sola candidatura sanchista?

Vamos a ver si es una candidatura única o hay rebelión con los votos de los militantes como con Pedro Sánchez.

Nosotros calculamos que al ser comunicación electrónica, más del 20% de la militancia no tiene acceso a ella

¿Qué futuro tiene el Partido Socialista después de estas primarias?

Me hubiera hecho mucha ilusión haber pasado de esta ronda, porque tenía un discurso muy ilusionante que no tenían los otros candidatos. Proponía mediadas concretas, como entrar en el gobierno de Madrid de Manuela Carmena. Apostar por derribar a Cristina Cifuentes antes del 2019. También proponíamos luchar en el Parlamento nacional y en los municipios, para eliminar las leyes contra el régimen local de Montoro y del partido Popular. Creo que este discurso no lo tenía nadie y era una cuestión de hacer un revulsivo en la organización. Tanto es así que algunas candidaturas ya se han planteado incluir algo parecido a lo que yo decía.

¿El partido Socialista en Madrid ilusiona?

Yo creo el futuro del Partido Socialista en Madrid tiene que replanteárselo con la capacidad de reilusionar a la misma gente. Me he encontrado una organización muy desmovilizada y desgraciadamente muy exhausta de las batallas internas; y esto hay que cambiarlo, en esto tendrán responsabilidad, la nueva ejecutiva de Madrid que surja y también la dirección federal.

¿Sara Hernández tendrá alguna responsabilidad en su gestión?

Ha sido secretaria general durante un tiempo importante. Claro que tiene responsabilidad, pero ha sido también un tiempo muy convulso dentro del Partido Socialista, muy mediatizado por las peleas internas y en ese sentido tampoco creo que Sara haya podido desarrollar una propuesta con claridad. El sábado estuve con ella presentando mi acto en Getafe y lo hablé bastante. Estuvo muy atenazada con las condiciones mismas de su elección.

El otro día se produjo la gala de Telemadrid y desde ciertos sectores de Podemos el discurso cambió. Errejón insinuó que volverían a sintonizarla y la pondrían en el canal 3, ¿qué ha cambiado en Telemadrid?

Me ha dejado sorprendido con el anuncio de esta noticia, porque Telemadrid no ha dado ninguna pista de que volverá a ser un instrumento comunicativo público y veraz, sino todo lo contrario. Que haya una resolución parlamentaria de cómo se va a elegir al presidente del ente público a partir de ahora, es un hecho absolutamente insuficiente. Como dice el dicho, por sus hechos los conoceréis. Si los hechos no están en las antenas, no podemos darlo por válido. A mí me parece un error.

Como dice el dicho, por sus hechos los conoceréis. Si los hechos no están en las antenas, no podemos darlo por válido. A mí me parece un error

Respecto el referéndum de Cataluña, ¿se está haciendo bien? ¿El Partido Popular lo está aprovechando en beneficio propio?

Se está haciendo no mal, peligrosamente mal y eso es un problema. Al Partido Popular es cierto, igual que con el tema del terrorismo, le interesa el conflicto, la tensión y el hecho de arrogarse la idea de España– y ese mecanismo es muy dañino, porque está afectando a la sociedad catalana. La política del sector independentista también tiene una responsabilidad indudable, está conduciendo a una situación cada vez más difícil. Yo que veraneo en Cataluña desde hace más de 22 años, noto un fenómeno parecido al del País Vasco, donde las familias ya no hablan de política por miedo a la tensión que se genera. Esto es una catástrofe en una sociedad que siempre ha sido plural y dialogante.

¿Y qué efectos puede tener para la sociedad catalana?

En Cataluña la integración de las comunidades ha sido un valor, sin embargo se está abocando a un camino terrible, tiene una veta represiva. Esto me preocupa muchísimo. La policía está actuando, los jueces interviniendo en temas de urnas, como si esto fuese una gran afrenta, si no han sido capaces mínimamente de reunirse para dialogar. En esa exigencia, el Partido Socialista tiene que dar un paso al frente y no puede avalar ninguna de las políticas represivas. En segundo, lugar tiene que apostar por el diálogo y la salida democrática que el pueblo catalán está exigiendo.

El perfil bajo de la presidenta de la Comunidad de Madrid Cristina Cifuentes ¿qué le parece?

El problema del perfil bajo de Cristina Cifuentes, es que hay que hacer que eleve el perfil. Una de las cuestiones que planteaba en mi candidatura a ser secretario general, era diseñar una estrategia con el grupo Parlamentario para hacerla salir y que cambiase su perfil. No sólo es una cuestión de corrupción, ahora mismo es la peor de las Administraciones Públicas que queremos: las listas de espera son más impresionantes, la atención a los ciudadanos es nefasta. El respeto a los derechos de los madrileños y madrileñas está siendo pisoteado. El gobierno campa por sus respetos cuando quiere, siempre sostenido por Ciudadanos. El Partido Socialista tiene un perfil demasiado bajo tendría que elevarlo rápidamente.

Hablando de Cultura, ¿qué le parece el traslado de la Orquesta de Radiotelevisión Española (ORTVE) de Madrid? El Teatro Monumental se estaba cayendo y les han trasladado a El Escorial, cuando en la Gran Vía hay un teatro de Bankia que es de un banco del Estado. Y sin que protesten la presidenta Cifuentes y la alcaldesa Manuela Carmena.

Hay un tema que para mí personalmente lo considero como madrileño muy doloroso. La pérdida de patrimonio cultural. Yo sé que no le interesa nada a la Comunidad de Madrid de Cristina Cifuentes, pero me preocupa que la reacción del ayuntamiento no sea la que tiene que tener.

¿No hay ningún interés en la Comunidad de Madrid por la cultura?

Es que no se puede perder la tradición madrileña. Hay un tema que particularmente siempre me importó. Fue como se ha permitido que la casa de Santiago Ramón y Cajal se haya convertido en un hotel, que habría que haber paralizado. No podemos perder un valor cultural, en los otros temas hay cierto atentismo.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre