Silvia Clemente el día en que renunció a la Presidencia de las Cortes.

Silvia Clemente, la ex presidenta de las Cortes de Castilla y León, no irá en la lista a las Europeas por Ciudadanos tal y como se rumoreaba entre la opinión pública y publicada.

Justo ayer, Ciudadanos cerraba la investigación de las Primarias en Castilla y León y otras comunidades sin detectar anomalías. El partido que preside Albert Ribera advierte, además, que pueden ser sancionados quienes denunciaron supuestos fraudes.

Según han confirmado fuentes de toda solvencia a diario16.com, la que durante apenas unas horas fue la candidata por Ciudadanos a la Presidencia de Castilla y León, y por una denuncia de pucherazo interno de Ciudadanos al que era completamente ajena, se vio relegada por su rival en las Primarias, Francisco Igea, quien finalmente aspira a liderar la comunidad autónoma donde más años lleva gobernando el PP.

 

Periodo de reflexión

La política, que inicia un proceso de reflexión tras el duro batacazo y dar el portazo al PP, donde había ocupado puestos en el Gobierno de Juan Vicente Herrera en diferentes consejerías, no ha hecho una sola declaración desde que se proclamó candidato a Igea en Ciudadanos, y sus redes sociales dejaron de funcionar desde ese mismo instante.

En medio del proceso que ha convulsionado la política de Castilla y León como nunca en la historia de la Democracia, Clemente dejó las Cortes y el PP recordando el riesgo que tiene la comunidad de quedarse sin proyecto si gana las elecciones el candidato popular a la Junta, Alfonso Fernández Mañueco.

Como ya se hizo eco Diario16, el día en que Silvia Clemente anunciaba su dimisión, la todavía presidenta de las Cortes dejó claro que no cree en el proyecto de Mañueco y que “no se han dado cuenta de que ya se ha terminado la época de las mayorías absolutas y los ciudadanos exigen diálogo y entendimiento y que exista una verdadera división de poderes”.

En su sorprendente intervención ante los medios, Clemente explicó que “creí que Alfonso Fernández Mañueco podía dirigir el Partido Popular de Castilla y León y tener un buen proyecto, pero me equivoqué. En el proceso de renovación en Castilla y León, me pidió ayuda y se la di. Ahora sé que lo único que pretendía era que yo no me presentará a ese proceso de renovación”.

 

Bloqueo del PP

Según explicó, el aspirante a la Junta por el PP, “me encomendó realizar el programa electoral y aunque no era lo pactado, lo acepté, porque me pareció que me permitía trabajar en contacto con la gente, con la calle”, e insistió en que “he reivindicado el trabajo con la sociedad civil, con los colectivos a los que había que escuchar, a pie de obra. Y me he encontrado con que solo se mantenían reuniones en la sede del partido desde la dirección. Volví a confiar y me volví a equivocar. Me puse a trabajar inmediatamente en ello, me encontré con el bloqueo de la dirección del Partido Popular por respuesta”.

El torpe y chapucero pucherazo de Ciudadanos en el proceso de Primarias por voto electrónico, como parece que también ha ocurrido en otras provincias y comunidades españoles, ha dado el traste con la única oportunidad que tenía Castilla y León de un cambio de rumbo político y de nuevos proyectos para la comunidad más envejecida de España y con un serio problema de despoblación para el que, por el momento, no hay alternativa.

Compartir
Artículo anterior“Voy a matar a veinte personas con un AR-15”
Artículo siguienteEn abril entra en funcionamiento el Registro electrónico de los VTC
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diez − nueve =