Asistimos impasibles a la barbarie diaria de la ejecución de un ser humano y no movemos ni un solo dedo para evitarlo. Igual pasa, cuando vemos a una mujer con marcas en la cara, guardando tras las gafas de sol un dolor que no conoce patria ni frontera. Y, sin embargo, un silencio íntimo recorre los relojes, mientras amanece un día más sobre nuestros cuerpos.

Quizás, porque nuestras arterias marchan calladas día a día con esa voluntad íntima de seguir siempre luchando en contra de la tiranía del hombre, de ir en contra de la misericordia del amo –no queremos limosna- o en contra de la indulgencia –no hemos hecho nada malo para que nos oprima. Así es como se tejen los días ajados de una mujer. Afirmando cada día que se es merecedora del respeto. Defendiendo su libertad, a pesar del miedo. A pesar de temer por su vida, por el mero hecho de ser simplemente mujer. Por querer no pertenecer a nadie ni a nada. Por no tener dueño, aunque algunos se crean con derecho a algo.

Así es como se tejen los días ajados de un ser humano. Por empuñar unos poemas sobre su frente. Por arrastrar una tormenta entre la garganta. Por ser mujer, por ser aquella donde no sólo germina la vida, sino la virtud de la humanidad: la belleza contenida de un ser humilde que proclama paz para sus agónicas banderas, que pronuncia ternura con sólo nombre.

Quizás es por esa razón que, aquí y ahora, compañeros y compañeras, debemos de defender una sociedad más justa y equitativa, más compresiva, si cabe. No podemos permitir que el silencio hable por nosotros, que sea la podredumbre del hombre quien alimente las almas y la razón del día a día. Debemos de luchar por un lugar donde no contemos la ausencia de aquellas personas que nos dieron la vida. Donde respetemos al más débil. Donde amemos al prójimo. Donde evitemos que, un día más, la heroína impávida que sobre el acero hendido derrama su sangre, no sea una esquela, una lágrima, un dolor que nos asalte los párpados, los ojos, el cielo. Que no sea la vecina de enfrente, ni la madre de eso niño que llora desconsolado. Que sea la mujer, su vida y la dignidad de la humanidad la manera con la que damos forma a todas las cosas, como el pan por ejemplo entre las manos de un panadero. Que demostremos, de una vez por todas, que esta sociedad que estamos construyendo es digna de nosotros y de nuestros hijos. Que un silencio íntimo no recorra los relojes, mientras amanece un día más sobre nuestros cuerpos.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorHaz Milagros
Artículo siguienteRajoy, decidido a aprobar el día 27 los Presupuestos aunque no cuente con el apoyo del PNV
Guillermo de Jorge (Guillermo George Hernández), Santa Cruz de Tenerife, 1976. Cursó Filología Inglesa en la Universidad de La Laguna. Suboficial del Ejército de Tierra del Arma de Infantería, es Diplomado Superior de Montaña por la Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales del Ejército de Tierra. Ha participado en operaciones de seguridad y misiones de paz, significando su estancia en Mauritania, Afganistán e Irak. Ha estado en países como Marruecos, Portugal, Senegal, Sierra Leona, Kuwait, Francia. Poeta - soldado, armas - letras, en la actualidad ejerce la presidencia de la Asociación Nacional Círculo Artístico Cálamo. Miembro del Centro Andaluz de las Letras, ha colaborado con medios de comunicación, destacando sus colaboraciones con el Diario de Sevilla, con el periódico La Voz de Almería, el Periódico El Día de Canarias y el Periódico El Mundo. Dirige la Colección “Letras del Mediterráneo”, de la Editorial Playa de Ákaba. En 2008 fue nombrado Miembro del Instituto de Estudios Almerienses. Le ha sido otorgado por la Junta de Andalucía, Diploma por su contribución y participación en Nueva Literatura Almería y fomento de la Cultura 2004. Accésit del Premio Creación Joven de Poesía de la Universidad de La Laguna 2005, actualmente colabora con Diario de Almería y Onda Cero Almería. Ha participado en encuentros literarios de carácter nacional e internacional, destacando el Festival Internacional de Getafe de Novela Negra, el Encuentro Nacional de las Letras Islas Canarias, Festival de Poesía del Mediterráneo o el Ciclo Internacional de Poesía Ciudad de Valladolid, estando sus textos reunidos en varias antologías poéticas y narrativas. DATOS BIBLIOGRÁFICOS Ha publicado diez libros de poemas, entre ellos: “Corporeidad de la Luz", Ediciones Idea, 2006 y “HK-G36E", prologado de Rafael Guillén, Premio Nacional de Literatura. Instituto de Estudios Almerienses, 2008. Ha colaborado con revistas especializadas, como la Revista Literaria Río Arga, Navarra; La Galla Ciencia, Murcia o la Revista Literaria Culturamas, Madrid. Y sus textos han sido publicados en suplementos literarios, destacando: “Selección de poemas" Publicado por el Servicio de Publicaciones de la Universidad de Puebla, México. “Varied poems" Publicado por la Universidad de Columbia, EE.UU. En narrativa ha publicado: “Relatos a Glo”. Editorial Ediciones Idea, 2008. Como Cuadernos de Combate ha editado: “Irak: Diario de un legionario”, publicado por el Periódico La Voz de Almería, 2004. “Afganistán: Diario de un Soldado”, prologado por Lorenzo Silva, Premio Planeta de Novela. Editorial Playa de Ákaba. 1º Edición, Dic 2015. 2º Edición Feb 2016. 3º Edición Sept 2017. Exposiciones fotográficas realizadas: “Afganistán: Pasajes”. Monográfico junto con Lorenzo Silva y comisariada por el artista plástico Fernando Barrionuevo, en la Sala de Arte Contemporáneo MECA Mediterráneo Centro Artístico (Almería, Andalucía).

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre