Con información de The New York Times, Fondo de Emergencia para Periodistas de la National Geographic Society, Diario16, El Mercurio Digital, Tandil News. Panorámica de Milán.

 “Vivimos” una crisis única en el siglo. Más de 100 millones   de personas  son arrastradas a la pobreza extrema.  Más de 1,4 mil millones de niños y niñas afectados por el cierre de escuelas y un desempleo récord…más cifras. Este es un balance elaborado por decenas de instituciones de prestigio y publicado por  medios de comunicación de  los 5 continentes. 

La incorporación de la biología al nuevo orden internacional obliga a las Naciones Unidas a transitar del homo centrismo al biocentrismo. La presencia de ese nuevo factor, -el biológico-, trae consigo la necesidad de elevar la ética y el derecho al más alto nivel de respeto a la biodiversidad y a la preservación de todas las formas de vida.

El PNUD, predice que el desarrollo humano mundial va camino de retroceso. En la exhibición Photoville  en Nueva York, se observa los efectos de la pandemia,  desde calles desiertas, donde ya no funciona el motor económico de la ciudad…hasta el  «Barrio de aguas residuales» de Nairobi, donde las personas más vulnerables de Kariobangi ha sido demolido, dejando sin techo  a  miles de personas.

La «Isla de los Dioses» en Bali, Indonesia, es el hogar de cuatro millones de personas. Más del 50% de su economía depende directamente del turismo. El año pasado, la isla atrajo a más de seis millones de turistas internacionales y diez millones de turistas indonesios. Desde los atentados terroristas que asesinaron hasta la erupción del monte Agung en 2017, Bteali ha sobrevivido antes a devastadores crisis económicas. Pero la pandemia actual es la peor hasta ahora.

En la India se recuerda que más del 80% de los indios, alrededor de 450 millones, trabajan en el sector informal. Zimbabwe,  afectado por galopante hiperinflación, pasa por una sequía. El Programa Mundial de Alimentos indica que la mitad de su población, 7,7 millones de personas, no tiene suficiente alimento para comer.

En Bogotá, Colombia,  cuya economía informal es dominante, empezando, con el narcotráfico, los únicos seres vivos en las calles eran policías, vagabundos y palomas en busca de comida. Bogotá revela el espejismo construido sobre los excesos de una sociedad de consumo que se desvaneció. Ahora,  el liderazgo del narcotráfico ha pasado al Perú, con cinco expresidentes, en prisión, suicidio y “asilado” o con detención domiciliaria.

La Línea Ecuatorial divide al mundo en Norte Desarrollado y el Sur en secular subdesarrollo, cuenta con ciudades emblemáticas como Quito, Guayaquil y Cuenca (Atenas de América). En este meridiano, la educación ahora es través de WhatsApp, el cual  resalta las crecientes desigualdades sociales y económicas en la escuela primaria. Unos 4,6 millones de niños se han visto afectados por el cierre de colegios, y el Departamento de Educación ha pasado al aprendizaje virtual.

La solidaridad del pueblo de Ecuador, en décadas atrás presentó su profundo sentimiento de pesar, y su solidaridad a las naciones del sudeste asiático, azotadas por el tsunami. En igual gesto, saludó a los hermanos del sur de Estados Unidos, duramente golpeados por el huracán Katrina. En el presente, la tierra dividido en dos el bloque terráqueo, los del Norte desarrollado y del Sur tragado  por el subdesarrollo.

El entonces Presidente ecuatoriano, Alfredo Palacio, cuando  la ONU convocó a   los pueblos de la Tierra para celebrar 60 años de esperanza humana, dejó un discurso emblemático. “Seis décadas después, podemos celebrar con júbilo, con el viejo Neruda que no muere. Con Stravinsky, con García Márquez, con la Madre Teresa. ¡Celebremos!, pero también el inventario del sueño. Insomnes, afrontemos amenazas y desafíos que comprometen la supervivencia de la especie”.

Incluso expresó simpatía por el líder Alfaro, que años más tarde creó una organización guerrillera ecuatoriana, que a finales del gobierno de Osvaldo Hurtado Larrea y durante el gobierno de León Febres Cordero cometieron acciones armadas en Ecuador,​ de influencia colombiana (M-19) y nicaragüense (Revolución Sandinista).  Fueron responsables de varias acciones violentas.

En el  segundo milenio Ecuador y muchos lugares de América viven la realidad de una creciente pobreza en las dos terceras partes del planeta. Falta de agua, agujeros en la capa de ozono, destrucción de la Amazonia, de la biodiversidad. Pueblos enteros condenados a ser desheredados migrantes. Enfermedades mortales se ciernen sobre la humanidad y el terrorismo asecha.

“Vengo, agregó el liberal jefe de Estado,  desde la mitad del mundo, con la voz y fe en la renovación del sueño. El Ecuador es un pequeño país, de Sudamérica, que comparte la identidad de casi 400 millones de seres humanos que viven en 8 millones de kilómetros cuadrados. Somos dueños de más de la cuarta parte del agua dulce del mundo, de inmensos recursos energéticos, minerales, alimentarios, de la más grande selva tropical lluviosa del mundo, de montañas colosales, de desiertos yplanicies. Y, sin embargo, es el reino de la inequidad”

El orden mundial que nos rige, no es el que queremos. La ONU debe desarrollar nuevos mecanismos para proteger la supervivencia de la especie y de toda forma de vida: La Economía de nuestro tiempo debe suprimir la marginación y la desigualdad de oportunidades, tanto entre países como entre individuos.  Se planteó la imperiosa necesidad de políticas que incentiven una distribución justa y progresiva del excedente. Sin embargo, 60 años después, crecen la distribución regresiva y las brechas de todo orden, cuya mayor tragedia es la acumulación de la deuda externa, que agobia a los países en desarrollo. El peso de la deuda se convierte en un factor de pauperización de nuestros pueblos, que frena el desarrollo productivo, anula la legítima aspiración de cada individuo de acceder a alimentos, salud, vivienda, seguridad y educación.

El mandato ético de nuestro tiempo, impone un cambio en la conciencia colectiva de bienes. La incorporación de la biología al nuevo orden internacional obliga a transitar del homo centrismo al biocentrismo. La presencia de ese nuevo factor, -el biológico-, trae consigo la necesidad de elevar la ética y el derecho al más alto nivel de respeto a la biodiversidad y a la preservación de todas las formas de vida.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. Siempre que leo un articulo como el suyo pienso en el crecimiento demográfico al que casi nadie presta atención.

    Cada mes aumenta en 7.000.000 millones de personas la población del mundo. Perú ha pasado en 50 años de 14 a 32 millones. Nigeria en el mismo tiempo ha pasado de 60 a 170 millones.

    Que parte de culpa habría que atribuir al crecimiento desbocado de la población y por qué los gobiernos (salvo el chino) no se implican y hacen campañas para evitarlo.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre