La Nueve, los españoles que liberaron Paris

A la memoria de Luis Royo Ibáñez, veterano de la Nueve, fallecido en París el 23 de agosto de 2016.

Toda historia tiene su trastienda, a veces relegada, sin más, otras, incluso, olvidada conscientemente. Hay elementos que actúan como catalizadores. Sin su presencia la realidad no existiría, pero algunos prefieren negarlos. Son ese renglón de la historia que no conviene.

El 25 de agosto, como cada año, se celebra la liberación de París. ¡ París! ¡París ultrajado! ¡París doblegado! ¡París martirizado! ¡ Y sin embargo, París liberado! Y seguía De Gaulle en su discurso afrancesando el triunfo internacional; no solo el General de la Francia Libre, también su prensa que era capaz de traducir libremente y cambiar el nombre de Guadalajara que portaba el primer semioruga de la compañía que llegó a la plaza del ayuntamiento de Paris por Romilly, comenzando el olvido. Durante años la historia no quiso recordar quienes fueron los primeros en entrar a la capital francesa, no convenía. La Novena Compañía del Tercer Batallón del Regimiento de Marcha del Chad de la División Leclerc, más conocida como «La Nueve» estaba formada mayoritariamente por republicanos españoles al mando del Capitán Dronne. Ni De Gaulle y su grandeza, ni Franco y su miseria les dieron el más mínimo reconocimiento en los hechos que protagonizaron en primera persona.

La historia personal de cada uno de los componentes de La Nueve es una novela de aventuras en si misma. Jóvenes que entregaron precisamente eso, su juventud, por unos ideales. Sufrieron las terribles batallas de la Guerra Civil. Las sufrieron y lo que es peor, las perdieron y para salvar su vida, la huida, el exilio, los campos de concentración en Francia y, nuevamente, la lucha contra el fascismo. Algunos eran anarquistas, otros socialistas, había miembros del POUM y comunistas pero todos, todos, Republicanos Españoles que recorrieron los campos de batalla de Europa, que sufrieron dos guerras seguidas y, de alguna manera, dos derrotas seguidas. Perdieron la Guerra Civil y perdieron la II Guerra Mundial cuando sufrieron el olvido de sus actos y el exilio al permitir las potencias aliadas que Franco siguiera ejerciendo su terror en España.

Hoy, ya no se esconde ese renglón de la historia, ni ese, ni todos los renglones que escriben los españoles durante la IIª Guerra Mundial contra el nazismo, contra el fascismo. Esos grandes detalles de personas que se jugaron todo por esas ideas. Mi mayor de los reconocimientos, mi profunda admiración a todos ellos.

¡Como cambia la historia oficial escrita en los libros cuando tenemos acceso a los pequeños detalles que sirvieran para allanar los caminos que hicieron posible su consecución! ¡Cuánto orgullo para los republicanos españoles!

Paradojas de la historia: ver a los reyes de España rindiendo homenaje en París a los republicanos españoles. Paradoja de la historia: reconocimiento de sus extraordinarios méritos en el exterior y olvido indigno, muy, muy doloroso en nuestro país para ir eliminando una a una las fosas de la vergüenza, para eliminar los nombres de las calles que no cumplen la Ley de Memoria Histórica.

Como cada año, siempre nos quedará París. ¡Viva la Nueve!

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre