Han causado gran revuelo y levantado muchas ampollas, las manifestaciones de Pablo Iglesias cuestionando la plenitud de nuestra democracia. Pero…… ¿quienes se sienten agraviados?. Sin duda, los que sacan réditos de la misma, empezando por los poderes facticos, como parapeto del sistema que les representa y ampara.

La parte socialista del Gobierno ha hecho causa común para manifestarse en contra de Pablo Iglesias, coincidiendo con veteranos jerarcas “socialistas” de gran renombre, que no han dudado en unirse una vez más en torno a un manifiesto, con personas independientes conservadoras y políticos de la derecha extrema.

Y pensar que el PSOE ha estado dirigido por éstos personajes y como cargos públicos, representando a sus siglas en muchas instituciones. Han sido ellos los que con el secuestro del Partido Socialista, mediante las estructuras jerarquizadas que impusieron, le fueron vaciando de sus principios valores y convicciones, siendo los máximos responsables de la aparición y creación de Podemos, organización política a la que ahora no paran de criticar y tratan de denostar.

Los miembros del Gobierno por la parte socialista, se han dedicado a “echarle flores” a nuestra democracia, manifestando que ésta es plena y es ejemplo internacional, pues está entre las 20 más importantes del mundo. Como socialista pero sobre todo demócrata, me da la impresión que vivimos en dos mundos diferentes. Mas que la impresión es la realidad.

La democracia que reivindico no es la de solamente ir a votar cada cuatros años, después de haber soportado toda clase de peroratas y promesas hechas por los candidatos, acólitos elegidos (impuestos en listas cerradas) por los jerarcas en sus diferentes niveles, gran parte de ellos acceden a los cargos públicos sin méritos que les avale. No les caracteriza la sensibilidad social y si la han tenido, en el transcurso del tiempo la suelen perder y con las estructuras poco democráticas y funcionamiento de sus respectivas organizaciones  políticas, aún siendo mediocres, por regla general se perpetúan en las instituciones como políticos profesionales.  

Son  muchos los ejemplos que se podrían exponer para demostrar que nuestra democracia es insuficiente y de mala calidad, entre otros, cuestionar si es democrático el Poder Judicial. Lógicamente el estamento judicial muy conservador contestaría que si, y las organizaciones políticas de igual signo ideológico se pronunciarían en los mismos términos. De ahí viene la obstrucción desde hace mas de dos años (diciembre de 2018), del Partido Popular para que no se renueve el Consejo General del Poder Judicial, pues cuentan con la mayoría de sus miembros.

Si queremos una autentica democracia, La Justicia como tercer poder del Estado debe emanar del Pueblo, mediante la elección del CGPJ por Sufragio Universal. Con lo que desde hace tiempo viene sucediendo, ¿vamos a dudar que España es uno de los países más corruptos de Europa?. No creo que con  una democracia plena eso pudiera ocurrir y menos si no nos limitáramos a votar cada cuatro años y ésta fuera participativa, mediante las ILP (Iniciativas Legislativas Populares), a las que hay que darle facilidades legales y estructurales,  para que se puedan con agilidad y todas las garantías realizar. Lo mismo con los correspondientes referéndums (de haberse producido la consulta para decidir cambiar el articulo 135 de la Constitución, el rechazo hubiera sido seguro). En consecuencia, no se trata retóricamente en defender ésta democracia con palabras y si con hechos.

Desde posiciones democráticas, por su gran importancia tenía que haberse realizado una consulta popular o referéndum sobre la necesidad de dotarnos de una banca publica, que nos evite seguir siendo sometidos a la extorsión y abusos de la banca privada. Existía (existe aún porque no se ha culminado la absorción por parte de La Caixa de Bankia). A ésta entidad bancaria le inyectamos 24.000 millones de euros y podría haber sido (o ser) la que nos hubiera posibilitado contar con un banco del Estado.  Calidad democrática es tener o más bien recuperar, renacionalizando servicios esenciales como el energético y remunicipalizar los servicios de abastecimiento de agua.  

La vicepresidenta Carmen Calvo, es una de las mas firmes defensoras de ésta  según ella “plena democracia”. Pues bien, como militante socialista le pregunto si fue democrático lo que ocurrió en el último 39 Congreso Federal (17-18 junio 2017), donde ella José Luís Ábalos y Adriana Lastra, retuvieron en una sala por mas de dos horas (el congreso durante ese tiempo se paralizó), a un grupo de jóvenes de Juventudes Socialistas, que habían presentado en la Comisión Política y se aprobó por amplia mayoría, una enmienda a favor de un referéndum para reivindicar la Republica y les presionaron tanto, que no les quedó más remedió y la “retiraron” (no podían hacerlo porque al haber sido aprobada en comisión, ya no era de su exclusividad y si de todos los delegados pertenecientes a la referida Comisión Política).

Con arreglo al reglamento del congreso, la enmienda no admitía ninguna modificación, pero así y todo, hicieron un texto transaccional o bodrio, pues  sabían que de pasar intacta al pleno, lo más probable hubiera sido aprobada y pasaría a ser una firme resolución del Congreso, para llevarla a efecto pero sin que  por supuesto fuera  de su agrado, tal y como se viene demostrando por los apoyos que el PSOE (Pedro Sánchez), viene dándole a la Monarquía, incluido al rey emérito con todas las indecencias y presuntos delitos que ha venido cometiendo. 

Aún no se ha derogado la Reforma Laboral, ni la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana (Ley Mordaza) y en consecuencia, se menoscaba la democracia. La modernidad y eficacia del país igualmente debe contar dentro de la calidad democrática y en ese sentido, España con sus tradiciones tiene mucho que desear. No se concibe por ejemplo la continuidad del mal trato animal. Tampoco la existencia de fuerzas y cuerpos de la seguridad del Estado obsoletas y desfasadas y ultraconservadoras como la Legión y la Guardia Civil y así un largo etc.     

En líneas generales Pablo Iglesias hizo criticas razonadas a la baja calidad democrática, no dando buen ejemplo por todo el poder que ha venido acumulando, que le posibilita mediatizar a su formación política. Es de esperar que no pase a ser un miembro más de la casta política que con toda razón tanto criticaba.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorAnalogías singulares
Artículo siguienteFernando Simón destaca la caída de la tendencia de la Covid en las residencias
Militante de los sindicatos ingleses (Trade Unions) desde 1971 y hasta mi regreso de Londres en 1976. Afiliado a la UGT y al PSOE en Londres desde junio de 1972. Cofundador y coordinador sindical de la F.A.E.E.R.U. (Federación de Asociaciones de Emigrantes Españoles en el Reino Unido). Fundador de la cooperativa de servicios PAILARCA (Pablo Iglesias-Largo Caballero). Miembro de los dos primeros comités regionales del Partido Socialista Canario -PSOE- 1977-1985 y por esas mismas fechas, miembro de las primeras ejecutivas insulares de Gran Canaria del PSOE y de la UGT. Cofundador en 1980 de Izquierda Socialista y su coordinador en Gran Canaria hasta 1989. Miembro del primer Consejo Federal de la Emigración del PSOE. Presidente del 1er. Comité de Empresa por la UGT del Hospital Materno Infantil de Gran Canaria. Concejal de deporte y de los distritos: Isleta, Santa Catalina y Guanarteme del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, legislatura 1983.1987. Miembro de la Comisión Permanente de Deporte de la FEMP (Federación Española de Municipios y provincias) y del pleno del CSD (Consejo Superior de Deporte). Cofundador en 1991 de la Fundación Juan Negrín y su secretario durante 23 años (hasta 2014).

2 Comentarios

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre