La Navidad está a la vuelta de la esquina y las autoridades sanitarias temen que pueda producirse una tercera ola de coronavirus que en pleno invierno y con la gripe arreciando podría terminar por colapsar el sistema sanitario público. De ahí que la mayoría de los expertos y virólogos apuesten por limitar las reuniones y cenas familiares en estas fiestas, ya que reducir las interacciones sociales, guardar la distancia y confinarse en el propio domicilio, además de utilizar la mascarilla y lavarse las manos con frecuencia son las únicas medidas que por el momento funcionan para frenar el coronavirus.

Así, José Luis Jiménez, uno de los grandes especialistas en la transmisión por aerosoles y que trabaja como profesor en la Universidad de Colorado, asegura en una entrevista en Isanidad que la prioridad debe ser “salvarnos a nosotros”, no salvar la Navidad, puesto que de lo contrario sería “pan para hoy y pandemia para mañana”.

Además, Jiménez apunta varias fechas clave en el calendario navideño. “Si tenemos buenas reuniones el 25 de diciembre, el 25 de enero tendremos un montón de muertos, los hospitales colapsados y un yoyó de confinamientos. Nos confinan, bajan los casos, nos relajamos, vuelven a subir los casos y vuelta a los confinamientos. Esto es extraordinariamente destructivo para la salud y para la viabilidad del país”, advierte.

Por contra, el experto entiende que lo que debería hacerse es que las familias no se reúnan este año con personas que no sean convivientes ni vayan a viajar durante las fiestas. “Sobre todo no reunirse con los abuelos, sino hacerlo por Internet o salir a pasear con ellos esos días y luego la cena hacerla cada uno en casa”, dice Jiménez.

Respecto a la peligrosidad del transporte público, el científico subraya que “si podemos mantener la distancia y limitar el contagio cercano, llevar mascarillas bien ajustadas, hablar lo menos posible y el transporte tiene una ventilación razonable, no es muy inseguro. Si empezamos a hacinar a la gente, o hablamos de vehículos muy viejos que no ventilan bien o la gente habla o grita, se convierte en más peligroso”.

Mientras tanto continúa el descenso en el ritmo de contagios de coronavirus en España, lo que supone que el pico de la segunda ola de la pandemia va quedando atrás. La incidencia media está en los 419 casos por cada 100.000 habitantes. Sin embargo, la mayor parte de la Península está en el tramo considerado como “escenario extremo”.

Cataluña sigue registrando cerca de 2.000 nuevos contagios en un solo día, aunque desciende el número de hospitalizados. En este sentido, la Generalitat ha notificado 44 fallecidos por coronavirus y 1.937 contagios en las últimas 24 horas.

Mientras, en Galicia han experimentado una mejora en los datos de covid-19, ya que por primera vez en las últimas semanas han bajado de 9.000 casos activos por coronavirus. Por su parte, Andalucía ha notificado 3.424 positivos confirmados por PCR y test de antígenos, 249 menos que los registrados la víspera. Además, en las últimas 24 horas se han registrado 50 fallecimientos, 12 de ellos en residencias de mayores. Sevilla y Granada siguen siendo los dos territorios que siguen encabezando el número de nuevos contagios, con 700 nuevos casos cada una.

Murcia suma 391 casos y 12 muertes en las últimas 24 horas. La mayor incidencia de contagios en España está en Granada y Burgos, dos provincias por encima de los 1.000 casos por cada 100.000 habitantes. En lo referente a comunidades autónomas, Castilla y León sigue teniendo la incidencia acumulada más alta de España: 769 casos por cada 100.000 habitantes. Sin embargo, en España cerramos una quincena con la incidencia a la baja, que pasa de los 529 a los 419 casos por cada 100.000 habitantes.

Llama la atención Madrid, ya que es la tercera comunidad con una incidencia acumulada más baja después de los archipiélagos (285), mientras que hace un mes su incidencia acumulada era de 431 casos. En este sentido, el epidemiólogo Daniel López Acuña explica que “en Madrid se ha cambiado el protocolo y no se hacen test a los contactos directos”.

En el lado opuesto a Madrid está Asturias: hace un mes notificaba 259 casos por cada 100.000 habitantes y ahora comunica 623, más del doble. Mientras, Euskadi se convierte en la segunda comunidad con la incidencia más alta. La región ha comunicado 867 nuevos positivos, casi 70 menos que este viernes. En Valencia, el Ayuntamiento de Callosa de Segura ha pedido autoconfinamiento por una incidencia cercana a los 600 casos y en Burgos se harán test masivos después de que Castilla y León haya decidido prorrogar los confinamientos 14 días más. Melilla, Aragón y La Rioja destinan más de la mitad de sus camas UCI a pacientes covid. La peor cifra en España siguen siendo las muertes, que aunque se han estabilizado suman un total de 1.341 por coronavirus en la última semana.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. pues muchos inrreponsables no van a hacer ni puto caso yo le e dicho a mi hermano tu en tu casa y yo en la mia

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre