martes, 22junio, 2021
17.7 C
Seville

Si Sánchez no aprueba ya un ingreso mínimo vital se enfrenta a un estallido social sin precedentes

En apenas un mes, millones de familias se han quedado sin ingresos y ya no pueden llenar la cesta de la compra, pagar el recibo de la luz o el alquiler, un caldo de cultivo perfecto para los planes de la extrema derecha populista

- Publicidad -

análisis

Garamendi vuelve al redil tras sufrir la caza de brujas del PP y la caverna

En apenas un par de días, el presidente de la patronal, Antonio Garamendi, ha pasado de defender los indultos a los presos soberanistas catalanes...

El país empieza a estar harto de la tabarra de Casado sobre los indultos

El líder del PP, Pablo Casado, ha acusado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de intentar un “cambio de régimen” en España. A su...

Los franceses castigan a sus políticos con la abstención pero la extrema derecha embarranca

Siempre hay que tener un ojo puesto en Francia porque todo, las revoluciones, los drásticos cambios sociales y culturales, las guerras, el futuro del...

El Repaso del 21 de junio: indultos, Asamblea del Consejo de Europa y el juicio por el caso del Banco Popular

Como cada mañana, a las 10, en directo analizamos en El Repaso las noticias de actualidad. Una forma de conocer las principales noticias, analizadas,...
- Publicidad-

La crisis económica provocada por la pandemia de coronavirus va a dejar la mayor recesión mundial desde el crack del 29. Y probablemente sumirá a España en la peor depresión desde el desastre que supuso nuestra terrible Guerra Civil. La producción caerá al menos 8 puntos, el desempleo se disparará hasta casi el 20,8 por ciento y la desigualdad entre clases sociales alcanzará cotas difícilmente imaginables. El escenario que le espera a nuestro país es dramático y no parece que la solución vaya a llegar por la unidad de los partidos políticos, teniendo en cuenta que a la extrema derecha no le interesa frenar la epidemia, sino derribar al “Gobierno social-comunista” que salió de las urnas en las pasadas elecciones.

Pedro Sánchez no puede contar con que fructifique su propuesta para unos idílicos Pactos de la Moncloa que, salvo sorpresa de última hora, no llegarán. Como tampoco puede esperar que Pablo Casado o Santiago Abascal le echen una mano. Y no puede hacerlo porque tres millones de trabajadores acogidos a ERTES tras el estado de alarma y el cese de la actividad económica no esencial se encuentran en una situación desesperada, al igual que más de un millón de autónomos y cientos de miles de familias que tienen que llenar la cesta de la compra, pagar los recibos de agua y luz y hacer frente a la hipoteca o el alquiler. La supervivencia de todas esas personas, confinadas hoy en sus casas en una especie de pesadilla terrorífica por el virus, peligra gravemente si no les llega ya el ansiado “escudo social”. O el Gobierno mueve ficha sin más dilación o medio país va a empezar a caer en la hambruna, con todo lo que ello supone de indignación y agitación social, un caldo de cultivo perfecto para que la democracia entre en crisis y vuelva a emerger con fuerza la extrema derecha. 

En ese contexto dramático, y a falta de un consenso entre las fuerzas parlamentarias y los agentes sociales (patronal y sindicatos), las políticas de cobertura asistencial propuestas por Pablo Iglesias se configuran como una cuestión de vida o muerte para millones de españoles. El “ingreso mínimo vital” no puede llegar “dentro de unos meses”, como dicen destacados ministros. Entonces será demasiado tarde. La población necesita ya ese dinero sencillamente para poder cubrir sus necesidades vitales más básicas. Y no basta con una simple ayuda de 500 euros. Esa cantidad resulta irrisoria si de lo que se trata es de que pueda sobrevivir una familia estándar formada por un matrimonio y dos hijos. Todo lo que no sea un ingreso próximo al salario mínimo interprofesional durante el tiempo que dure la pandemia será un parche inútil, absurdo, insuficiente. Y conviene tener en cuenta que tales ingresos no solo son necesarios para que millones de españoles no se mueran de hambre sino para seguir manteniendo la actividad económica del país, el consumo y por tanto la producción de las empresas y el maltrecho mercado laboral.

Pero no basta con el establecimiento de un ingreso mínimo vital para las personas sin recursos. También se antoja necesaria una tasa Tobin, un impuesto a las transacciones financieras que grave a las rentas más altas y a las grandes empresas y corporaciones. La medida, bautizada por la oenegé Oxfam como “Impuesto Robin Hood” (por lo que tiene de reparto de la riqueza entre ricos y pobres), ha sido propuesta por el diputado Íñigo Errejón esta misma mañana en el Parlamento, durante la sesión de control al Gobierno, y el Ejecutivo de coalición no debería pasarla por alto. La herramienta tributaria que fue propuesta por el economista estadounidense James Tobin en el año 1971, es una idea recuperada por los movimientos antiglobalización y los partidos de la nueva izquierda del siglo XXI. El impuesto podría gravar hasta con un 0,2% las grandes operaciones del sector financiero. Con esa recaudación, prevista en casi mil millones de euros, se podrían sufragar las ayudas sociales tan necesarias. A la tasa Tobin podrían sumarse otras como la Tasa Google, que gravaría con un impuesto especial al gigante de las comunicaciones.  

Todo ello no necesita el consenso de las derechas, que ya sabemos velarán por los intereses del gran capital. Pero sí al menos precisa del acuerdo del Gobierno. Las dos almas del Consejo de Ministros (PSOE y Unidas Podemos) deben cerrar filas en torno a estas medidas impositivas progresistas que no tienen otra finalidad que salvar vidas humanas. Lamentablemente, la peor noticia se ha confirmado. La pasada semana el vicepresidente de Derechos Sociales, Pablo Iglesias, planteó una propuesta de ingreso mínimo vital “puente” mientras se tramita una renta de carácter permanente dotada con unos 500 euros al mes. Sin embargo, ministros como la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, y el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, han tratado de “enfriar” la iniciativa. También la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, se ha sumado al bloque de “prudentes” al asegurar que el ingreso mínimo vital verá la luz “en pocos meses”. ¿Dónde estarán todos esos millones de españoles necesitados que esperan la ayuda como agua de mayo dentro de esos “meses” que propone la ministra? El estómago no entiende de plazos. Los niños no saben de política. Tratar de defender rigurosos equilibrios presupuestarios en estas circunstancias dramáticas para el país no es algo asumible desde un punto de vista ético y político. Hay que gastar cuanto haya que gastar sin reparar en déficits ni en cifras macroeconómicas, tal como viene repitiendo el propio Sánchez. Todo muerto viviente será convenientemente recogido y resucitado por Vox.

El único camino posible para evitar que el país se derrumbe socialmente es el que marca Pablo Iglesias: “Urge un ingreso mínimo vital puente, y tenemos que llevarlo a cabo lo antes posible para dar seguridad a las familias y para que nadie se quede atrás en nuestro país”, ha escrito en Twitter el vicepresidente del Gobierno. Si Pedro Sánchez empieza a escuchar a su izquierda y se olvida de las presiones de la patronal, de las derechas y del sector más neoliberal de su gabinete, millones de españoles, los más vulnerables, saldrán vivos de esta. Si no, solo nos aguarda un infierno de parados, colas de beneficencia, hambrientos y desesperados dispuestos a votar a cualquier salvapatrias que le ofrezca un trozo de pan.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

1 Comentario

  1. Me parece muy bien la propuesta y parece que la van a presentar mañana jueves 6 de Abril pero me da la sensación de que se van a olvidar de los hogares unipersonales que tambien los hay que las estamos pasando canutas y también comemos ( y ademas en mi caso soy Discapacitado y grupo de riesgo ). Toda mi vida he sido votante de izquierdas pero como se olviden de mi en esta situación tan extrema no me molestare en ir a votar mas.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Firmas por «el peso de la ley» versus firmas por la amnistía

Se ha hablado mucho estos días de la recogida de firmas contra los indultos de los presos del Procés. La campaña, orquestada por el...

La Abogacía se opone a que los Graduados Sociales se incorporen al sistema de Asistencia Jurídica Gratuita

La Abogacía Española ha rechazado hoy de plano ante el Ministerio de Justicia cualquier posibilidad de que los Graduados Sociales puedan entrar a formar...

Médicos sin Fronteras insta a BioNTech a compartir inmediatamente la fórmula de la vacuna contra la COVID

En vísperas de la asamblea anual de accionistas de BioNTech que se celebra mañana, Médicos Sin Fronteras (MSF) pide a la empresa farmacéutica, con...
- Publicidad -

lo + leído

Firmas por «el peso de la ley» versus firmas por la amnistía

Se ha hablado mucho estos días de la recogida de firmas contra los indultos de los presos del Procés. La campaña, orquestada por el...

La Abogacía se opone a que los Graduados Sociales se incorporen al sistema de Asistencia Jurídica Gratuita

La Abogacía Española ha rechazado hoy de plano ante el Ministerio de Justicia cualquier posibilidad de que los Graduados Sociales puedan entrar a formar...

Médicos sin Fronteras insta a BioNTech a compartir inmediatamente la fórmula de la vacuna contra la COVID

En vísperas de la asamblea anual de accionistas de BioNTech que se celebra mañana, Médicos Sin Fronteras (MSF) pide a la empresa farmacéutica, con...