Son tantos los últimos acontecimientos, en mi pequeño país, Catalunya, que me incitan a recordar, a visionar lo que ha sido el largo caminar transcurrido tras la Guerra incivil de 1936, y la larga noche de la dictadura cuando teníamos la esperanza que: nunca más se repetiría.

Falso pensar ya que, la derecha española, acompañada de otros que no deberían ser sus compañeros de viaje -algunos socialistas-, se están superando en cantidad y alevosía.

Recuerdo grandes sentadas frente al Ayuntamiento de Granollers por parte de unos pocos, cuando el miedo frenaba. No existen imágenes pero veo las caras de mis compañeros de fatigas. Silencio total, simplemente, presencia activa.

Tira y afloja para editar un periódico en catalán, cuando hablar y escribir en catalán –no nos lo habían enseñado en la escuela, tuvimos que hacerlo de escondidas, en hora y lugares especiales-, era sinónimo de humillación por parte de muchos. Éramos unos pobres infelices, «los señores» hablaban castellano, incluso en la intimidad.

Tuve la suerte de vivir mis primeros años de vida en un pueblito donde nadie sabía una sola palabra en castellano. Hablaban un catalán muy correcto, con palabras que nunca más escuché. En mi casa todavía hoy se ríen de algunas que, de vez en cuando me pongo en boca.

Me gusta, pasados los años, en un mundo de grandes tecnologías y ciencia, el comportamiento de la gente. Me enorgullece el sentimiento de país, de jóvenes y no tan jóvenes. La serenidad con la que enfrentamos tanta manipulación y control por parte del Estado español que nos quiere encasillar donde NO queremos.

Impresiona la alegría que mostramos en calles y plazas: sonrisa en los labios, cantando y «botando» al grito de » Independència o, las calles siempre serán nuestras». Es cierto, NADIE nos las puede robar.

¿A qué viene pues tanta obsesión de control por parte de los manipuladores de siempre, autoridades locales y de España, de algunos medios de comunicación escritos y, algunas TV que informan con tantas mentiras?

¡Queremos votar! Queremos comprobar cuál es el sentir de los catalanes y de los que, llegados de otros lugares del mundo, compañeros que abandonaron familia-amigos en busca de futuro, tienen, ahora la oportunidad de sentirse o no tocayos nuestros.

Complace también conocer el gran número de Organizaciones de fuera de nuestro país que apoyan la Consulta que, el Gobierno español NO quiere permitir se lleve a cabo. ¡Sordos-ciegos, no mudos, impresentables!

Nunca, la fuerza, podrá cambiar nuestro sentimiento de país, al contrario, lo está fortaleciendo y ampliando.

Si hubiesen negociado a tiempo, en alguna de las muchas ocasiones que desde el Gobierno catalán han solicitado reunirse, otro gallo les cantara a ellos, los que no aceptan que nos vayamos de su «redil.» Sepan que hemos madurado, que acabó la sumisión.

Nuestra firmeza no tiene parangón. Como reza una bella sardana «som i serem gent catalana, tant si es vol como si no es vol….«porqué así lo sentimos en nuestros corazones y, curiosamente se ha acrecentado ante la prohibición y las formas que ustedes han utilizado.

Votaremos con toda la serenidad que nos es habitual.

NO nos asustan los policías que estos días velan por nosotros -eso afirman-, para que nada malo nos suceda, aunque nos preguntamos:  ¿de qué y de quienes nos protegen?

Menuda papeleta la de la Guardia civil y policía nacional. Los de verde y los de paisano, “habillados” con signos catalanes. NO cuesta descubrir su identidad.

No teman, somos gente de paz y bien. Solo queremos votar.

¡VOTAREMOS! el 1 de Octubre.

13 Comentarios

  1. Votar, pero no solo, ustedes ya votan siempre que así lo han estimado. Ahora lo que pretenden es robar y anexionarse para sí unas playas, un patrimonio, un espacio aéreo, La Moreneta, etc. Respecto al catalán nadie les ha estorbado para que arrinconen a 2 horas semanas el español en educación y laminado en la universidad -solo en horarios imposibles- y ya ve, el tolerante pueblo español nada les ha impedido. Y ahí está el nordeste español, con hospitales, universidades, aeropuertos e instalaciones al mejor nivel de lo que en España pueda haber.
    Ustedes lo que desean es robar imponiendo sus personales derechos, sentimientos y una inventada superioridad a la gran mayoría… !como si los demás no tuviésemos sentimientos tan grandes o más que los suyos! Si usted trata de imponerlos justificando en una urna o en el lanzamiento de una moneda me es indiferentes, me defenderé de su fascista imposición.
    Sea buena.

  2. ¿Tuvo que aprender el catalán a escondidas cuando «viví mis primeros años de vida en un pueblito donde nadie sabía una sola palabra en español? Usted nació catalanaparlante -envidiando a los señores que hablaban español- y ahora, en venganza, quiere devolvérsela. Ese sentimiento; la venganza es lo que rezuma su escrito. Ese territorio pertenece a la Corona y al pueblo español y no puede usted, por mucho sentimiento que tenga, evitar que el resto de españoles puedan circular, transitar, comprar, vender sus propiedades en ese territorio libremente. ¿Qué está usted defendiendo, que por un simple sentimiento del que a ninguno nos falta, nos quiere incautar?

  3. Oiga, oiga, déjese del 36 que con ustedes a Franco todo fueron medallas; 3 más un busto, por parte del Barcelona. La Generalitat se sublevó en el 31 y en el 34 contra la II República precisamente con traiciones a España, quema de conventos y ausencia de ley en las calles poniendo la simiente para justificar una guerra civil entre españoles con 1.000.000 de muertos que, fíjese, usted no cita y yo, en cambio, tengo en el sentimiento, ese sentimiento que usted, que se autoconcede el activismo por la paz, utiliza para exclusivamente mirarse el ombligo.

  4. Azaña ya nos avisó de personas como usted En uno de los artículos de la serie «Sobre la guerra de España», que escribió, ya en el exilio, concluye: «Nuestro pueblo está condenado a que, con monarquía o con república, en paz o en guerra, bajo un régimen unitario o bajo un régimen autonómico, la cuestión catalana perdure, como un manantial de perturbaciones, de discordias apasionadas, de injusticias…».

    Cita textualmente Enterría la Resolución nº 1.514 de la Asamblea General de la ONU: «Todo intento encaminado a quebrantar, total o parcialmente, la unidad nacional y la integridad territorial de un país es incompatible con los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas».

    Como le molestará leer español por su trauma infantil al oirlo en boca de los señores le ofrezco este editorial de The Economist donde lo podrá leer en inglés.
    https://www.economist.com/blogs/economist-explains/2017/09/economist-explains-17?fsrc=scn/tw/te/bl/ed/

  5. Solo quiero pedirle que, para hablar como habla, de la cara, no se esconda tras un seudónimo. No he injuriado a nadie, simplemente explico mis sentimientos. Escriba un articulo para que todos le lean.
    Yo no me escondo de nada ni nadie. Gracias por leerme.

  6. Hispanista Sir John Elliott profesor regio emérito de Historia Moderna en la Universidad de Oxford: «El victimismo catalán es el mismo que el de los serbios» https://www.elespanol.com​/reportajes​/entrevistas​/20161111​/169983431_0.html
    Por otro lado no, no señora mía, no es prudente ponerme delante de sus hordas por lo que, si no tiene inconveniente cíñase a contestar lo evidenciado; que usted habló catalán desde su nacimiento sin que nadie se lo impidiese, que Companys fue sentenciado a 25 años por la II República por sublevarse contra ella, que Azaña dijo lo que dijo, que Mr Elliot dice lo que dice y que ustedes pretenden anexionarse propiedades que son de todos los españoles y que esto es tan ilegal que lo voten o tiren una moneda al aire. No es legal y ustedes lo esconden bajo una votación… para mí tan ilegal compo si quiere jugárselo a lo chinos de eso es lo que podemos hablar y déjese de ampliar amistades que estoy encatando de no relacionarme con usted y, si aquí escribo, es por hacer ver a los lectores que hay otros sentimientos que colisionan con los suyos y que cada uno se vaya formando opinión.

    Nota al pie. A ustedes les tengo miedo. Para ser una «activista de la paz» ¿ya piensa en enviar a partirme la cara?
    «Bebiendo uno en el Nilo al mismo tiempo corría, bebe quieto le decía una taimada secesionista; dañoso es beber y andar pero, ¿acaso es sano el aguardar a que me claves el diente?

  7. He visto quién es usted en Internet. Su vocabulario no le corresponde en tanto que Profesor regio-emérito en la Universidad de Oxford. Es inadecuado, por lo visto solo le han contado falsedades. No soy importante como usted pero sí racional, sincera. Nací el año 1937- tengo 80 años- en plena guerra incivil. Si quiere, aun que está escrito en catalán, le obsequiaré con un librito que me editaron con motivo de mis 80 años el pasado mes de marzo. Se trata de mis Recuerdos de 0/7 años. Mi paso por la escuela de mi pueblo, qué hacíamos, qué esperábamos y, lo felices que éramos a pesar de tantas privaciones. Educación siempre en lengua castellana, nunca una canción ni una palabra en catalán. NO me duele, simplemente, lo corroboro. No se preocupe, nunca partía la cara a nadie y, NUNCA lo haré. Mis armas son fundamentales, simples: Educación y Palabra. Si todo el mundo las usara, viviríamos en un remanso de paz. Nadie escribiría como lo hace usted. ¿Me lo diría cara a cara? Gracias, un abrazo…

  8. Mire, usted sola se contesta. Verá, los sentimientos, en colectividad, es de buena educación guardarlos. Si no los guarda y los airea no debería molestarle coo así parece que otro exponga diferentes puntos de vista a los suyos que me permito recordar:
    que usted habló catalán desde su nacimiento sin que nadie se lo impidiese, que Companys fue sentenciado a 25 años por la II República por sublevarse contra ella, que Azaña dijo lo que dijo, que Mr Elliot dice lo que dice y que ustedes pretenden anexionarse propiedades que son de todos los españoles y que esto es tan ilegal que lo voten o tiren una moneda al aire, que le enorgullece su sentimiento de pais, que las calles serán siempre suyas -sus palabras me recuerdan a Fraga, !fíjese!-

    Mire, no hay mejor paz que no apropiarse de lo de otros -espacio aéreo, playas., calles, patrimonio, imágenes religiosas, etc- y que cumplir la Ley, porque sentimientos, fuertes sentimientos, tienen los miembros del Isis o los asesinos… o los bosnios.
    John H. Elliott: «El victimismo catalán es el mismo que el de los serbios»
    https://www.elespanol.com/reportajes/entrevistas/20161111/169983431_0.html

    Sin necesidad de acercarnos tanto como para abrazarnos porque tengo miedo a la proximidad de quienes «sienten» como usted, ello no impide que le desee lo mejor, nada menos de lo que quiero para mi y los míos. Ley y paz.

  9. Acabo de llegar del Arxivo para buscar unos escritos que me interesan de los años 60. Me han caido en las manos algunos del año 1977. ¿Portadas? ¿Opinión? Se repiten hoy. Podrían ahorrarse escribir.
    Catalunya les duele, a los de Madrid de manera especial. Solo se que, cuando te presentan a alguien de más allá del Ebro lo primero que te pregunta es: «todos los catalanes son como tu? Ante mi asombro -ahora ya conozco la pregunta- la misma persona responde a su pregunta: «NO eres como nos han contado que sois los catalanes.» Y así en Valladolid donde tengo muchos amigos, o en cualquier lugar de España, bello país, sin excepción de ninguna província. Si viene usted por Barcelona charlamos de tu a tu…sin abrazarnos, aunque es la acción más poderosa del ser humano. Me consta.

  10. Si usted comienza su relato «en mi pequeño país, Catalunya» adjudicándose ese territorio común como su exclusivo pais y no compartiéndolo conmigo simplemente por residir en otra zona geográfica española y me expulsa de él ¿de qué podríamos hablar? y aún compartiendo los beneficioso de las caricias y abrazos ¿qué motivos tendría yo, expulsado por gentes con sentimientos como los de usted llevados a hechos. para abrazarla?
    Finalizaré diciendo que creo que es usted buena gente, que no ve donde está el error pero ello no obsta con que pueda estar muy equivocada, que no está defendiendo la paz general y que, de llevar sus sentimientos a los hechos incautará bienes y derechos de terceros.
    Usted verá razonable que unas pocas obras de arte aragonesas del monasterio de Sijena no salgan de ahí, pero no ve razonable que esas obras y muchísimo más, todo el conjunto de ese territorio con sus bienes, playas, aeropuertos calles, y La Moreneta permanezca aquí, en España donde llevan centenares de años. Vé como no puede ser, usted quiere lo suyo, lo de los demás… y además que corramos a abrazarla. Por favor, piense un poco.

  11. Qué pena que siga manipulando las palabras. Digo mi pequeño país porqué es pequeño, mío, porqué es aquí donde nací, donde me eduqué, donde conocí al amor de mi vida, donde he criado a mis nueve hijos, donde disfruto de dieciséis nietos y dos biznietos. Donde he visto morir a mis mayores entre los cuales mi esposo y uno de mis hijos de repente, donde me siento acompañada de amigos de todo el mundo. Sí, de todo el mundo intentando, juntos, que este mundo sea mejor, igual para todos. Duele en estos momentos no poder actuar de forma activa como solemos hacer en Catalunya con tantos Refugiados a los que España se comprometió acoger. Tristemente no solo no lo hace, sino que impide que las otras «regiones» de España puedan hacerlo sin “su permiso”. Nos gusta compartir lo que tenemos no importa con quién, llegue de donde llegue, sea cual fuere el color de su piel, su lengua…Que pena que usted, un personaje tan laureado maneje a su albur cualquier tema que, por lo visto, no tiene claro, por tanto, NO manipule información. Yo No tengo ni aspiro a nada, solo intento que el mundo sea más equitativo. Tristemente España, la grande y libre, NO lo permite.

  12. «Impresiona la alegría que mostramos en calles y plazas: sonrisa en los labios, cantando y “botando” al grito de ” Independència o, las calles siempre serán nuestras”. Es cierto, NADIE nos las puede robar.
    Vea la ley de transitoriedad y ya verá como además de las calles y de un mundo «más equitativo» según usted pretenden votar para apropiarse, poco equitativamente, puertos, aeropuertos e instalaciones del resto de españoles.
    Por otro lado, mire la alegría que les queda a estos aplicados jóvenes que desean asistir a clase en una universidad de su idílico «pequeño pais»
    https://youtu.be/zr_BCh-yn1E

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre