Es habitual entre las elites intelectuales y políticas dar poca relevancia al sentido común en debates digamos académicos, políticos, periodísticos, económicos de transcendencia. Es como si el sentido común molestara a las conclusiones de los expertos, a las indagaciones de los sesudos pensadores. El sentido común es muy difícil de definir. ¿Por qué? ¿Qué quiere decir sentido común?

Hay cosas muy básicas y precisamente esta es una de ellas y debido a que son muy básicas, no pueden encontrar cosas más elementales a partir de las cuales explicarlas.

Podemos decir que es la facultad de no decir un exceso de tonterías, de buen juicio, de contención. Gracias a estas propiedades, el sentido común debería ser una facultad exigible en alto grado a magistrados, jueces, altos funcionarios, mandos militares etc.

Es verdad que cuesta mucho definir, pero sin embargo, cuando conoces a una persona a lo largo de la relación, al tiempo de conocerla percibes si tiene o no sentido común. Hay cosas que cuesta mucho definir pero que son diáfanas.

Una de las características de las personas que tienen sentido común es que es fácil entenderse con ellas, facilitan el entenderse. Entenderse con alguien parece sencillo pero es de lo más alentador. No quiere decir estar de acuerdo en todo, pero sí, que se percibe una sintonía que hace que los puentes puedan ser establecidos con más facilidad. ¿Se imaginan la cantidad de malentendidos que nos hubiéramos ahorrado con el uso de esta facultad en el conflicto territorial Catalunya-España?

Pero lo que hoy vende es el sentido crítico. Pero el sentido común, de entrada, no hace grandes elogios del ser crítico, ya que ser crítico se entiende como una sospecha generalizada. Ser crítico viene a decir: no te lo creas todo tan pronto. Está bien el sentido crítico pero no antes de tiempo. Porque si tú haces que la gente demasiado pronto sospeche de todo, no tiene tiempo para recibir cosas valiosas. Si tú de entrada siembras la sospecha, no dejas una puerta abierta para recibir cosas valiosas.

Sentido crítico quiere decir capacidad de examinar las cosas, discernir con criterio la que merece la pena de la que no lo merece. Si tú antes no has recibido, no puedes examinar nada con criterio. Siempre la certeza debe preceder a la pregunta. El sentido crítico cierra puertas en lugar de abrirlas.

Hay que volver al sentido común, frente a la inconsciencia de la academia, frente a la inconsciencia de la cultura y frente a la inconsistencia de la judicatura. Hay que volver a la frialdad en el pensar. Nada de entusiasmos especulativos.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre