La vinculación de los seguros de vida con el préstamo ha sido una práctica generalizada en los años de la crisis y su nulidad podría beneficiar a decenas de miles de clientes. De hecho, ya hay sentencias a este respecto, tras el cambio de la ley con el Gobierno de Pedro Sánchez, y un un juez ha anulado dos seguros de vida vinculados a hipotecas por “abusivos”.

La decisión del juez afecta a CaixaBank y BBVA con argumentos casi idénticos: los bancos empaquetaron con el préstamo un seguro de vida cuya póliza se firmó y se abonó el día de la hipoteca.

Una práctica abusiva y radicalmente nula, según el juzgado de primera instancia número 7 de Pamplona, que condena a los bancos a devolver el importe de la póliza no consumido. Es decir, el correspondiente al tiempo pendiente de la cobertura y a contar desde el día que se reclamó al banco.

Ley

No es obligatorio contratar los seguros con el banco. Por ley no hay por qué contratar un seguro de vida o de hogar (por ejemplo) con la hipoteca o cualquier otro préstamo.

La nueva ley hipotecaria prohíbe expresamente las ventas vinculadas de productos financiero, entre ellos, los seguros.

La Unión Europea quiere terminar con la obligación de aceptar una serie de productos financieros como condición para obtener una hipoteca. A partir de ahora, las entidades financieras deberán presentar a sus clientes ofertas alternativas -con y sin productos asociados- y permitir que, en el caso de los seguros, el consumidor pueda contratar la póliza por su cuenta, cumpliendo los requisitos establecidos por la entidad, y presentarla al banco.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorConclusiones de abuelos
Artículo siguienteImpulso a la consulta popular sobre Monarquía o República
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 3 =