Foto: Pool Moncloa/Borja Puig de la Bellacasa

Presidente Sánchez, en medio de toda la confusión en la que vivían los millones de ciudadanos y ciudadanas de este país, realizó usted una comparecencia de liderazgo, de lo que debe ser quien se ponga al frente de una situación de crisis con la coherencia ideológica por bandera.

Ante una situación como la que está viviendo el mundo, usted y su Gobierno han tomado una decisión que le separa, definitivamente, de quienes han abandonado la ideología por el marketing de las ideas, como Donald Trump o Jair Bolsonaro. El país le estaba pidiendo que decretara el estado de alarma porque había muchas vidas en juego, casi todos los presidentes de las comunidades autónomas querían aplicar medidas que necesitaban de su Gobierno y lo ha hecho posible.

Estamos en un escenario desconocido en el que los liderazgos ponen la medida de la grandeza de un país, sobre todo si las decisiones se adoptan en función del bien común y no sólo para favorecer los intereses individuales. Eso es socialismo, la colectividad por encima del individuo. Marilyn Manson, que a pesar de su excentricidad es un hombre con mucha profundidad, afirmó que «sólo a través de la experiencia cada uno puede determinar su moralidad» y la medida adoptada es la muestra de dónde se ha puesto el listón de la ética: en el bien común y en la justicia social vista desde la propia humanidad.

Por otro lado, la coherencia con el mensaje socialista se ha visto reflejada en cómo ha expuesto la priorización de las personas mayores y más vulnerables a la hora de iniciar la aplicación de las vacunas contra el Covid19. Esto es una muestra de humanidad porque, como siempre ha ocurrido, los más fuertes siempre se imponen a pesar de que haya necesidades más importantes que cubrir. Que sea desde el Gobierno donde se ponga por delante a los más vulnerables ha sido una muestra del socialismo con el que hizo bandera cuando se ganó la simpatía y el apoyo de la militancia del PSOE.

Esa fue una de las consecuencias de ser coherente con la ideología que se dice defender. Los partidos socialdemócratas europeos y los voceros de ese invento llamado socialismo pragmático han desaparecido del mapa político por, precisamente, ser incongruentes con las políticas que deberían haber aplicado. El pueblo dejó de creerles y ya puede ver dónde han terminado: o en el olvido o en los partidos de la derecha.

Un presidente socialista sólo puede lograr el favor de su pueblo si es coherente con lo que la ciudadanía espera de él. Usted puede evitar, con acciones como la de ayer, que en las calles se vuelva a gritar aquello de «PSOE y PP, la misma mierda es» o que se refieran a un partido con más de 140 años de historia como «PPSOE». Es cierto que hay viejas glorias que se lo ponen muy difícil, pero sus actos son más fuertes que las palabras, sobre todo si éstas vienen provocadas por intereses espurios.

Nelson Mandela decía que «Es mejor liderar desde atrás y poner a otros al frente cuando las cosas van bien. En cambio, debes tomar la primera línea cuando hay peligro. Es entonces cuando la gente apreciará tu liderazgo». Ayer usted se puso al frente, porque la ciudadanía está en serio peligro, con la ideología por encima de las ideas. Por tanto, sólo me queda decirle: Señor Sánchez, ayer sí.

Apúntate a nuestra newsletter

2 Comentarios

  1. Parece que va reculando respecto al su último artículo sobre el presidente. Al parecer va volviendo una opinión más razonable, en vez de a su último artículo(ojalá pase algo) muy a la derecha y bastante desafortunado para su periódico, Diario 16.

    Aunque sigue siendo bastante desacertado el comentario entre Trump-Bolsonaro y Sánchez, ya había quedado bastante claro que no tienen nada que ver ninguno de los dos. Eso de que le separa definitivamente de Trump y Bolsonaro… Sr. Domínguez, me podría decir usted cuando estuvieron juntos en alguna postura política Sánchez con estos dos individuos???

    El único en la política española que va de la mano de Trump y Bolsonaro, le recuerdo Sr. Domínguez, es Abascal y VOX.

  2. Muy cierto, lo malo es que como siempre el PP le dice no a todo, ahora el mafioso de Casado quiere que El Estado de Alarma sea de dos meses porque al malnacido ese no le preocupan las muertes y contagios, lo cual demuestra que Casado es un sociópata de mucho cuidado y chantajista de marca mayor. Donald Trump es un psicópata, Bolsonaro es un genocida y Pablo Cacado es igual de criminal.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre